PARA VIVIR

POR VÍCTOR VILLASMIL VICTORVILLASMIL@OUTLOOK.COM

La revista de salud The Renegade Pharmacist explicó qué le sucede a nuestro cuerpo una hora después de beber una lata de bebida gaseosa, como Coca Cola o Pepsi Cola. El punto es que sabemos que las gaseosas producen adicción y favorecen el aumento de peso por su alto contenido de azúcar pero, en general, desconocemos el total de sus consecuencias.

1.- A los 10 minutos después de sentir el sabor y sensación característicos en nuestra garganta, diez cucharaditas de glucosa alcanzan tu organismo (equivalente al ciento por ciento de la ingesta diaria recomendada). No vomitas inmediatamente debido a la dulzura abrumadora, ya que el ácido fosfórico y otros aromas cortan el sabor que te haría aborrecerla. Asimismo, tu cuerpo inicia la producción de dopamina, estimulando los centros de placer del cerebro. Esta opera, químicamente, de la misma forma en que funciona la heroína.

2.- A los 20 minutos ya toda todos los carbohidratos están en tu sangre como glucosa, causando una explosión de insulina para metabolizar la misma. Igualmente, se convierten los excesos de glucosa en grasa: en el hígado como glucógeno o en el tejido adiposo si el hígado está graso.

3.- A los 40 minutos la absorción de cafeína es completa. Tus pupilas se dilatan, tu presión sanguínea se eleva como respuesta a la droga y a los excesos de glucosa en el torrente sanguíneo. Los receptores de adenosina en el cerebro se bloquean y viene la prevención de somnolencia.

5.- A los 60 minutos, o más, el ácido fosfórico se une al calcio, magnesio y zinc en el intestino inferior, proporcionando un temporal impulso al metabolismo. Esto se ve agravado por la excesiva glucosa y por el aumento de la excreción urinaria de calcio. De la misma forma, propiedades diuréticas de la cafeína entran en juego: ahora se aseguran que vayas a evacuar el calcio, magnesio y zinc que se dirigían a los huesos; así como el sodio, los electrolitos y el agua.

Del mismo modo comienzas a tener un bajón de glucosa, ya que la misma comienza a ser almacenada como grasa por la insulina. Puedes volverte irritable y/o lento; también has eliminado toda el agua que estaba en la bebida. Pero antes eliminaste los nutrientes valiosos que tu cuerpo podría haber usado para hidratar tu sistema o construir tejidos, huesos y dientes fuertes.

EPALEN242_19.indd

 

ÉPALE 242

Artículos Relacionados