ÉPALE297-QUE LO QUE

ENTRE EL RIGOR EPISTÉMICO Y EL RAP INCRUSTADO COMO UN DIAMANTE EN EL TEXTO, EL UNIVERSO DISCURSIVO DE LA CALLE NOS TRAE ALGUNAS PALABRAS QUE ENTRAN Y SALEN DE LA CÁRCEL PARA CONSEGUIR REINSERTARSE EN NUESTRO VOCABULARIO

POR CÉSAR VÁZQUEZ • @CESARVZQUEZ3

ÉPALE297-QUE LO QUE 1

“El lenguaje es, como saben, el murmullo de todo lo que se pronuncia y es, al mismo tiempo, ese sistema transparente que hace que, cuando hablamos, se nos comprenda; en pocas palabras, el lenguaje es, a la vez, todo el hecho de las hablas acumuladas en la historia y, además, el sistema mismo de la lengua”.

Michel Foucault

En la plasticidad del lenguaje popular, me refiero a la cancha que tiene el lenguaje para modelarse de forma descomunal, al imponer sus propios límites y transmigrar a través de diferentes formas y significados se suprimen se relajan y se despeinan ciertas tensiones: la del sujeto y el objeto del conocimiento que, sin aplicar mucha lógica, se refiere a la del sujeto y el objeto del enunciado.

A esta correlación básica e interdependiente que se arroja sobre las cosas, que cuenta los pasos del baile uno hacia delante, dos hacia atrás del sujeto al aprehender al objeto y del objeto a ser aprehendido por el sujeto, queda diluido, aturdido o incauto el sentido común: fetichizar o cosificar al sujeto, su voluntad, su deseo o su capricho nos acerca a la extensión infinita de los universos discursivos de la imaginación y la creatividad en clave de jerga callejera.

“Vamos a enseñarte como se habla con                                                                          [glamur

en Venezuela sí se habla con glamur

si tu eres caribeño entonces habla con                                                             [glamur

como yo como tú con glamur

enséñale a tu madre a que hable con                                                                [glamur

si tú eres criollito mejor habla con
[glamur”.

ÉPALE297-QUE LO QUE 2

Se trata de una forma desparasitada que abre las palabras como latas para servirlas sobre el plato y canibalizar, predando o depredando, sus significados. Sin convencionalismos necesarios o consensos lingüísticos universales se requiere, ante todo, afrontar el vértigo del vacío dejando atrás el miedo al relativismo de las palabras, mientras observamos cómo cae lo que sale de la lata.

Yo les voy a enseñar como se habla en este                                                                                [pueblo

van a creer que tenemos voltiao el cerebro

cuando alguien tarda mucho uno dice se da                                                                               [postín

y si tiene mal olor en las axilas es violín

si pagas algo de contado pagas chinchín

y si van a matá alguien dices le daré balín

el que tiene mala suerte le dicen que está salao

y el que se enamora mucho le dicen que esta                                                                       [empepao.

ÉPALE297-QUE LO QUE 3

El giro lingüístico esa casa que pretendió al “ser” de las cosas en toda su dimensión, a través de la comprensión más que del entendimiento se desvanece frente a la aparición del cuerpo real: el cuerpo de la cana, privado de libertad, explotado, sexualizado y racializado.

Si hubiera que buscar el centro del planeta buscaríamos un taladro muy eficiente, pero si quisiéramos conocer el centro del mundo, parafraseando a Foucault, nos bastaría con conocer la prisión donde las convenciones se deslenguan a sí mismas: el lenguaje popular, muchas veces, pasa por la cárcel, entra y sale con la visita, se desfragmenta en el intercambio de fluidos, detrás de la cortina, en el cuarto del encuentro conyugal, hasta agarrar la pátina que le da el trajín de la calle, donde se naturaliza a través de la transgresión y la legitimación de la violencia.

Si sientes mucha rabia eso se llama arrechera

y si una mujer gusta de otra es cachapera

aquí cuando tienes una novia se llama jeva

y a la flojera le llamamos la caligüeva

la pulpa de fruta con el alcohol es la guarapa

y la película porno son carne con papa

cuando matan a alguien dicen le dieron                                                                                                     [chuleta

y cuando se es indiscreto dicen que eres boleta.

ÉPALE297-QUE LO QUE 4

Que este tiempo de lectura oyendo de fondo el rap de Pande Sousa sea una apología a lo indecible, en ese “rumor” que le suma opacidad a la transparencia del lenguaje; es recrear ese espacio que se encierra dentro del círculo de la “o” y te lanza pal barrio a buscar el código, desdeñando el entendimiento y la operación lingüística con la que la palabra “causa”, por ejemplo, deja de ser el sujeto del saludo o del reconocimiento de quien comparte una razón, un ideal, una prueba penal o criminalística, y pasa de ser sujeto a marcador de discurso.

“Si no te preocupa nada dices que no hay rollo

un cafecito clarito le dicen guayoyo

la resaca después de tomar es el ratón

y si un beso es muy largo le dicen lata o jamón

si eres un hombre muy lucío eres un pantallero

si eres un mentiroso dicen eres un cobero

si eres amanerado dicen que eres medio pato

y a los roqueros se le dice comegatos”

ÉPALE297-QUE LO QUE 5

Hablar de cuándo entra o sale “el murmullo” de las palabras, los neologismos y sus actualizaciones a la calle es una arbitrariedad. “Beta”, por ejemplo, delimita algo pero no lo define. Con esta palabra que postula la relatividad “en banda”, de la polisemia, una molécula de intuición con la que se explora la aplicación de un teléfono puede ser vital para evitar una simple “caída”: “Le dijeron que había un beta, pensó que había una fiesta y era un allanamiento”.

Existen tantas definiciones de “beta” como de la palabra cultura. El beta no acepta razonamiento alguno ni boleteos, la única bandera que levanta es la de la indeterminación.

“Si un muchachito se porta bien dicen que es un                                                                                             [pan

a los vigilantes se les dice guachimán

a las axilas le decimos el sobaco

y a los policías le decimos pacos

el despecho es el guayabo

la siesta es un camarón

los zapatos son los pisos

el envidioso es mochador

el chismoso es un pajúo

la vagina es la totona

una pistola es una bicha

y el pene es la paloma

el dinero es el billuyo

quien tiene mucho es un chivo

2 mil bolos son 2 lucas

si no hay problema no hay güiro

si vas a pelear con alguien le dices abre cancha

la chancleta son las cholas

la pantorrilla batata

si come rápido en la calle es una bala fría

tus padres son los pures, los hijos son las crías

una espinilla es un timbre

la casa es el rancho

la cerveza es la birra

un golpe es un coñazo

el autobús estudiantil es el recoje loco

¿tas viendo que sí tenemos volteado el coco?

 ÉPALE297-QUE LO QUE 6

En este estadio del lenguaje popular la irracionalidad es imperativa y entra en juego bajo la complicidad del interlocutor, en él no hay garantías más que afecciones; se entrelazan códigos que incluyen la solidaridad y la identidad de una clase, una forma de vivir y de hacer en lo cotidiano lenguaje.

Para algunos estudiosos y académicos es la debacle reducida a lugares comunes que reprueba el mínimo examen de la transparencia del lenguaje. Sin embargo, la riqueza del lenguaje popular no puede ser medida ni certificada en esos términos; la forma de encriptar el mensaje, enmascararlo ante cualquier sospecha, lo dota de un recurso lingüístico inagotable, que se consigue a través de los poderes creadores e imaginarios del pueblo.

ÉPALE 297 EDICIÓN 6º ANIVERSARIO

Artículos Relacionados