EPALEN247_14-15.indd

POR MERCEDES CHACÍN / CARTA

Querida Caracas:

“Te conozco, te conozco desde siempre, desde lejos, te conozco…” dice una canción de Silvio. Siempre quise hacerlo y heme aquí, 638 meses después de aquel 31 de agosto de 1964. Sé que tienes muchos hijos y no puedes recordarte de las historias de cada uno. Tranquila. No pasa nada. Te lo recuerdo sin melodrama querida ciudad: mi mamá biológica, es decir Victoria, mi verdadera mamá, estaba estudiando para “normalista”. Para maestra, tú sabes. 1964. Y ese año era su graduación. Mamá estudiaba en vacaciones. Y así fue. Salió preñada el año anterior, llegó agosto: “Me gradúo este año así sea pariendo”. Y parió. A mí y a su título de maestra normalista. Le echó bolas mi mamá (digo bolas porque mi mama tiene 83 años y no hubiese dicho hace 53, ni ahorita tampoco, que le echó ovarios). Vivíamos en San José de Guaribe, y en 1968 la familia Chacín Díaz se instaló en Altagracia de Orituco, pueblo al que considero y trato como “mi terruño”.

Te lo aclaro de una vez: nací aquí pero cuando me preguntan de dónde soy (algo siempre me delata, un gesto, tono, alguna vaina) digo: “De Altagracia de Orituco”.

Casi 16 años años después de que mi mamá se graduó de normalista llegué a Caracas con un bastimento de sueños y emociones. Eso quiere decir, mi amor, que tengo ya 38 años durmiendo contigo. A ver si me explico. Me la he pasado contigo queriendo estar con otra. Lo cierto, querida mía, es que las quiero a las dos. Mucho.

Aquí en Caracas he logrado algunas metas, sueños, anhelos. Me gradué, me enamoré, me desenamoré. Aquí nació mi hija. Aquí he llegado a estar muy cerca de ti. Viéndote. Tratando de entenderte. Y de entender a mis iguales, tus hijos, tus hijas. Y, como buena madre, tienes hijos buenos, malos y peores. Ya llegaste a 450, querida. Nos falta mucho por aprender. Es una relación complicada. Sé que tengo que hacer mi mejor esfuerzo por cuidarte (sé que todas y todos somos unas ratas contigo) porque no quiero abandonarte nunca. ¡Un abrazo!

Mercedes Chacín

EPALEN247_14-15.indd

ÉPALE 247 EDICIÓN 5° ANIVERSARIO

Artículos Relacionados