Raquetazos legales

Por Gerardo Blanco • @GerardoBlanco65  / Ilustración Justo Blanco

Lo que ocurre en la Federación Venezolana de Tenis (FVTenis) es otro capítulo, repetido, de los conflictos que se producen en los maleables procesos electorales de las organizaciones sociales promotoras del deporte.

FVTenis está bajo la mira de las autoridades deportivas nacionales desde 2019. El directorio del Instituto Nacional de Deportes (IND) emitió, en agosto del año pasado, una providencia administrativa en la que anula el reconocimiento a las autoridades de esta entidad, encabezada por su presidente Luis Contreras, por los múltiples vicios cometidos en el proceso electoral celebrado para el período 2017-2021.

En algunas instituciones deportivas hay una suerte de aversión por la democracia participativa y protagónica, misma que consagra la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y la vigente Ley del Deporte. Cuando se trata de legitimar a las autoridades los amos del deporte nacional se saltan, a la brava, los estatutos de las entidades, los reglamentos y las leyes. Y lo más grave es que los dirigentes que cometen esas irregularidades terminan siendo reconocidos y amparados por quienes defienden a capa y espada la sacrosanta Carta Olímpica.

Los más perjudicados, como siempre, son los atletas. Sólo hay que echar una mirada a las federaciones que han sido amparadas por la impunidad. La Federación Venezolana de Judo se hundió en el descrédito y fue sancionada internacionalmente mientras estuvo bajo la gobernanza (como dicen los atildados del deporte nacional) de un dirigente al que la campeona panamericana, Elvismar Rodríguez, demandó ante los tribunales por acoso sexual.

¿Qué ha ocurrido en FVTenis en los últimos tiempos? En el torneo más emblemático de esta disciplina, la Copa Davis, Venezuela ha cosechado sus peores resultados y anda extraviada en la Zona I americana, cuando en otros tiempos acarició el ascenso a la élite del Grupo Mundial. No podía ser de otra manera, porque para cada competencia se designa un nuevo entrenador, sin tomar en consideración el trabajo de los anteriores capitanes y sin tener la cortesía de escuchar la opinión de los tenistas sobre el tema.

FVTenis realizó nuevas elecciones el pasado sábado y basta echar una mirada al registro electoral para constatar la nulidad del proceso. Solo dos delegados de asociaciones (Aragua y Carabobo) participaron en estos comicios. ¿Qué pasó con los representantes del resto de las asociaciones? Si éstas no existen o no poseen registro legal, entonces la Federación carece de legitimidad para organizar elección alguna, hasta tanto no cumplan con la providencia administrativa del IND y se ponga a derecho. Tan grave como esto es que el Comité Olímpico Venezolano avale este proceso electoral y, además, exhorte a las autoridades nacionales para que reconozcan a FVTenis, arrogándose competencias legales que son exclusivas del IND y su directorio.

ÉPALE 361