POR ELVIA TINEDO • ACTIVISTA POR LOS DERECHOS DE LA POBLACIÓN LGBTIQ+ DIVERSIDADSEXUALCCS@GMAIL.COM / ILUSTRACIÓN JUSTO BLANCO

ÉPALE317-RONNYAntes de la llegada del comandante Hugo Chávez a la Presidencia de la República era impensable que una persona de la diversidad sexual lograse un cargo importante en alguna institución del Estado venezolano. El elemento que evidenciaba la existencia de una revolución social en la tierra de Bolívar y la lideresa Apacuana era la inclusión promovida por Chávez, ya que todas las personas contaban para levantar a una nación.

En el contexto de Chávez surgen innumerables líderes y lideresas, entre ellas Ronny Ortega Campos. Nacida en el estado Guárico, pero criada en Aragua, Ronny dio sus primeros pasos en la andanza política antes de cumplir los 18 años, desde diversas organizaciones, entre ellas el Frente Francisco de Miranda y la Comisión Nacional de la Sexodiversidad, convirtiéndose en referencia nacional en la lucha por la igualdad de género.

Para convertirse en la primera mujer transgénero que obtiene un cargo de elección popular de la mano del pueblo aragüeño, en el Consejo Legislativo de esa entidad, tuvo que ganar cada voto con trabajo. Fue en las entrañas de las comunidades de La Victoria donde, en un principio, construyó un liderazgo que trascendió del municipio al resto del estado, y luego a nivel nacional. Se empeñó en organizar las instancias del Poder Popular, para así garantizar la inclusión de todas las personas en condiciones vulnerables en los planes de salud, alimentación, recreación y formación sin importar su preferencia partidista o religiosa.

Pero el mayor ímpetu lo dio para lograr el reconocimiento pleno de los derechos de la comunidad sexodiversa. En innumerables ocasiones se le vio acompañando a los movimientos sociales de la diversidad sexual, en manifestaciones, incluso frente a instituciones de Estado, como sucedió el pasado 16 de noviembre de 2018, cuando se sumó a la marcha hasta el Tribunal Supremo de Justicia emprendida por ciudadanos y ciudadanas transgénero que exigían su derecho a la identidad.

Quien conoció en persona a Ronny Ortega puede dar fe de que su liderazgo lo logró superando la barrera de los prejuicios, de la transfobia y del machismo gracias a su compromiso con el pueblo y con la comunidad sexodiversa. No podemos olvidar que Ronny insistió en defender los espacios políticos conquistados por la mujer y por la juventud, así como rompió paradigmas patriarcales al demostrar con el ejemplo que las personas de la diversidad sexual tienen la capacidad de lograr grandes objetivos y contribuir al desarrollo social.

Ronny Ortega representó en todo el país la lucha por la aceptación, el reconocimiento y la valoración igualitaria de la diversidad sexual.

¡Vuela alto, camarada Ronny!

ÉPALE 317

Artículos Relacionados