ÉPALE286-DÍA DEL NIÑO

DOMINGO DE SOL Y FÚTBOL, CAMINATAS Y ALEGRÍA, CARRITOS Y GURRUFÍOS. LAS PLAZAS Y PARQUES MÁS GRANDES DE LA CIUDAD FUERON SEDE DE UNA GRAN CELEBRACIÓN: EL PRIMER FESTIVAL DE JUEGOS TRADICIONALES, EL DÍA DE LOS DUEÑOS DEL FUTURO

POR MÁLÚ RENGIFO @MALURENGIFO / FOTOGRAFÍAS ENRIQUE HERNÁNDEZ

Ambos días, sábado y domingo, en el cielo se puso un sol bonito para iluminar columpios desde la mañanita. Para decir verdad, corrían días extraños: mermadas las posibilidades de recreación del grueso de los caraqueños, un poco por los embates de la guerra económica y otro tanto por las recientes dificultades impuestas por las cooperativas de transporte para el traslado de los ciudadanos, el pronóstico indicaba que el Día del Niño de 2018 pasaría por debajo de la mesa. Por fortuna, la historia fue otra.

EL CIRCUITO DE LOS JUEGOS

La iniciativa provino de la Alcaldía del Municipio Libertador: el Día del Niño no pasaría por debajo de la mesa ni de juego, valga el guiño retórico. Los parques tomados para el desarrollo de más de 300 actividades lúdicas y recreativas fueron las joyas habituales de la ciudad: el parque Sucre, llamado comúnmente Los Caobos, ese bosque repleto de fuentes, parquecitos y esculturas acostumbradas al correteo de los niños; paseo Los Ilustres, ese enorme corredor al aire libre que permite a los chamos recorrer en bicicleta más de cuatro kilómetros por cada vuelta, en un ambiente seguro; el parque Hugo Chávez, nuevecito y amplio, este fin de semana se dejó sembrar por los niños del presente más de un centenar de árboles nuevos que darán sombra a los niños del futuro; el parque Alí Primera, lleno de canchas y de caminerías; y la plaza Diego Ibarra, donde las risas se mezclaron con el agua y la infancia jugueteaba en libertad, mientras los padres vigilaban a unos metros con un poquito de envidia de la buena. Se me ocurrió, de pronto, que el juego debería encargarse de recuperar la ciudad que conocemos.

LAS PINTACARITAS NO SE DABAN ABASTO, NI EN LOS ILUSTRES NI EN EL PARQUE ALÍ PRIMERA

UNA CELEBRACIÓN SIN CONSUMISMO

ÉPALE287-DÍA DEL NIÑO 2Sí, sí, mucho Día del Niño y mucha cosa, pero el marco de la final del Mundial de Fútbol hala más que trenza de zapato ’e carajito. Pese a lo masiva que fue la convocatoria, la asistencia fue un poco más modesta de lo esperado. En otros espacios más comerciales de la ciudad la oferta de una pantallota gigante transmitiendo los juegos se llevó buena parte de la atención caraqueña; sin embargo, la plaza Diego Ibarra, pantallota mediante, también se convirtió en punto de concentración de los fanáticos del fútbol, con la ventaja de que el espacio estaba perfectamente acondicionado para que los niños y niñas también se pudieran recrear a su manera. Una caminata de cinco kilómetros por la celebración, también, del Día del Policía tuvo como punto de llegada este mismo espacio, y así la fiesta fue de grandes y pequeños por igual.

Las pintacaritas no se daban abasto, ni en Los Ilustres ni en el parque Alí Primera. Los colchones inflables, el sueño de toda criatura de menos de un metro veinte, se ÉPALE286-DÍA DEL NIÑO 3bamboleaban al compás frenético del brincasalta infantil; las paredes de escalada fueron colmadas de niños-tuqueque; las carreras de sacos (uno de los juegos más divertidos y económicos que existen) desternillaron de risa a todo el mundo; y hasta una carpa de circo fue instalada para brindar a los niños la oportunidad de disfrutar de funciones de teatro, malabares y acrobacias de manera gratuita.

LOS COLCHONES INFLABLES, EL SUEÑO DE TODA CRIATURA DE MENOS DE UN METRO VEINTE, SE BAMBOLEABAN AL COMPÁS FRENÉTICO DEL BRINCASALTA INFANTIL

El espacio estaba perfectamente acondicionado para que los niños y niñas se recrearan a su manera

El espacio estaba perfectamente acondicionado para que los niños y niñas se recrearan a su manera

Tanto en Los Caobos como en el Alí Primera las ferias jugueteras estuvieron repletas de visitantes atraídos por la diversa oferta de juguetes artesanales a bajo costo. Desde varias semanas antes del evento, gran parte del gremio de artesanos jugueteros de la ciudad fue convocado por Fundarte para la organización de dos grandes espacios de expoventa y socialización de saberes, que permitirían a los niños caraqueños aprender acerca de la fabricación de juguetes artesanales o acceder a ellos a bajo costo. Entre muchos otros, los juguetes de Lérida Ortega, José Escalona, Rovimar Serrano y los llamados Emozitos, de la marca artesanal Mundo French, sustituyeron al costoso juguete comercial como regalo del Día del Niño.

APRENDIZAJE  Y PREVENCIÓN

Pocas cosas son más serias para un niño o una niña que jugar, y eso lo sabían muy bien los organizadores de la grilla de actividades del primer Festival de Juegos Tradicionales, de ahí que muchos de los niños asistentes pasaran el fin de semana en aprender sobre la siembra y cultivo de alimentos, conocer nuestra fauna y proteger nuestras especies en peligro de extinción; así como crear juguetes artesanales, papagayos y figuras de arcilla, entre muchas otras cosas. La Oficina Nacional Antidrogas también puso su parte en la celebración de la infancia y aprovechó la oportunidad para brindar información preventiva e incentivar a los niños a la práctica del deporte y el sano entretenimiento.

ÉPALE286-DÍA DEL NIÑO 4

ÉPALE 286

Artículos Relacionados