San juan se pinta de Aquiles

Pensando en un futuro mejor para Caracas, así como el compromiso de mantener viva la identidad del pueblo que la habita, el centenario de Aquiles Nazoa se convirtió en fuente de inspiración para regalarle a la parroquia que lo vio nacer, espacios para la vida, la recreación y el buen vivir

Por Ketsy Medina / Fotografías Javier Campo y Jacobo Méndez

El cordón umbilical de Aquiles después de su nacimiento, quizás fue enterrado por su madre en algún terrenito del Guarataro, porque cuando a uno le siembran la vida en un lugar, las memorias, los amores, los sueños y los anhelos se quedan allí para siempre.

Jardines para la ciudad recuperados en el centenario de Aquiles

El amor de Aquiles Nazoa por el país, la ciudad de Caracas y la parroquia San Juan en la que Micaela, su madre, lo trajo al mundo, es equivalente a su obra en la que enaltece, rememora y poetisa sobre su querida ciudad, algunos de sus textos como Caracas Física y Espiritual, Raúl Santana con un pueblo en el bolsillo y Venezuela Suya, son apenas una pequeña muestra.

Aquiles vivió apenas 55 años, tiempo suficiente para hacerse un lugar en el corazón de infinidad de personas, especialmente de las y los parroquianos de San Juan; quienes le conocieron hacen referencia a su capacidad amorosa, a su humor siempre fresco y presente, a su gran espíritu creativo y a sus manos de obrero.

“Cuando uno le miraba a los ojos las cosas se veían de todos los colores en los ojos del caballo”, con esta cita escrita de Nazoa en uno de los paneles de un mural de más de 30 metros, diseñado y pintado por el artista plástico Felipe García y su equipo de colaboradores, se llenó de vida una de las caras laterales de la plaza Capuchinos. La historia de un caballo que era bien bonito es el nombre de este cuento inspirador.

El caballo que se alimentaba de jardines y de ser tan bonito descargaba flores en señal de agradecimiento, un Waraira repano alucinante, Aquiles en sus patines, mariposas arcoiris, muñecas de trapo, la bicicleta de los paseos dominicales por la ciudad y toda la simbología que acompaña las letras del poeta celebrado, quedaron plasmadas en un mural con vista a la escuela en la que Nazoa cursó desde el tercer hasta el sexto grado.

La escuela de Aquiles

Norka Vásquez, directora de la Escuela Nacional Bolivariana 19 de Abril, nos comentó en relación al centenario de Aquiles Nazoa y las obras realizadas en los alrededores de la plaza Capuchinos, para conmemorar al poeta de Caracas: “resulta simbólico, porque se embelleció el entorno en un momento muy complejo. La policromía del mural que yo calculo abarca unos 45 metros, alegra la plaza, además todas las jardineras están llenas de vida, estos cariños que se han dado al espacio público pienso son un regalo para la comunidad, pero especialmente, son un regalo para el regreso a la escuela de nuestros niños y niñas”.

Esta sorpresa que resultará para los pequeñines de la escuela 19 de Abril en su vuelta a clases, se articula al trabajo que desde el 2014 viene desarrollándose en este plantel educativo, el cual tiene por objeto mantener viva la obra de Nazoa.

Comenta Vásquez que desde el cumpleaños 99 de Aquiles, venían realizándose distintas actividades con miras a la celebración del centenario, lo que se suma a un haber construido que arrancó desde el momento en que asumiera la responsabilidad de llevar la dirección de esta escuela.

En el mundo los pequeños son importantes también Aquiles Nazoa

Felipe dejó en el mural otra cita de Nazoa que destaca “En el mundo, los pequeños son importantes también”, y este valor lo ha tomado la 19 de Abril, antes conocida como Escuela Federal Zamora, para sembrar en sus alumnos y alumnas el reconocimiento y admiración por la obra de un hombre que de niño, se paseó entre los corredores y salones en los que hoy ven clases.

“Esta escuela es una escuela patrimonial, manejamos información que para 1883 ya era escuela, entonces nuestra línea de investigación, transversal a los contenidos que se imparten en las aulas, buscan fortalecer la línea patrimonial, nos enfocamos en el patrimonio inmueble, cultural y los haberes de la parroquia San Juan, contamos con una plantilla conformada por 538 estudiantes que le dan vida a este edificio patrimonial”, afirmó su directora.

Para este centenario Norka afirma sentir una gran responsabilidad, pero una responsabilidad que disfruta, la cual ha venido cultivando desde que crearon el festival “Las cosas más sencillas”, donde han participado las amistades de Aquiles Nazoa, el colectivo de las Fulanas Esas, quienes hablaron de las muñecas de Aquiles, y todo esto no está organizado solo para celebrar su centenario que está en voga, lo que hemos querido hacer es resaltar su obra como lo que es, patrimonio de Caracas”.

Aquiles el hombre que trascendió, se ha convertido para Vázquez en un ícono para lograr una formación inspiradora, un ejemplo a seguir, por ello los cuentos y la narrativa que rodean a la escuela se han convertido en insumos importantes con los que dota de referencias positivas a las nuevas generaciones de San Juaneros y San Juaneras.

Entre las obras que se incluyeron en la celebración del cumpleaños de Aquiles, se incluyó la reparación y embellecimiento de la Escuela, ubicada frente a una plaza que está llena de flores como las del cuento del caballito que era bien bonito.

Colores para sobreponerse a la cuarentena

Tributo a Micaela González

El humor de Micaela logró sembrar en su familia una fuente de la cual, las ocurrencias y alegrías emergían aún en las situaciones más difíciles, por eso la Biblioteca de San Juan cambió de nombre para rendir homenaje a la madre de los Nazoa.

La cómplice de Aquiles, como prefería llamar a su madre el poeta, es reconocida en este centenario más allá del vientre que gestó su vida, Micaela es reconocida como la mujer maestra con quien compartió su gran sensibilidad social.

Espacios para el buen vivir

Belkis Fuentes responsable de la sala de lectura, consulta e investigación, señaló que la Comuna Antonio José de Sucre y las fuerzas vivas de la parroquia hacen vida en este espacio.

Una plaza para el buen vivir

Vásquez enfatizó que “los San Juaneros se deben sentir tomados en cuenta y considerados ya que esta parroquia parió a este ilustre hombre, que de las cosas más sencillas logró convertir en poesía las costumbres caraqueñas, en especial las San Juaneras; y quienes pudieron ver, vivir y mantener en sus recuerdos esa Caracas llena de animalitos, esa Caracas más aldeana que esta ciudad que tenemos ahora, este homenaje resulta en un gran disfrute para ellos”.

Para quienes no son de la parroquia San Juan, estos trabajos que se extienden hasta los alrededores del mercado municipal, cercano a la estación del Metro Maternidad, significan alegría para el espíritu.

Contar con espacios públicos limpios, alumbrados, y acompañados con ornamentos vegetales ofrece lugares seguros para el compartir y la convivencia.

El centenario de Aquiles acaba de empezar y debe culminar el 17 de mayo del 2021

En momentos de cuarentena, de sanciones y bloqueo criminal, realizar una obra como esta significa poder ofrecer respiros para quienes habitan los alrededores de la plaza Capuchinos, junto al embellecimiento se busca cargar de subjetividad, los trabajos de infraestructura, que de manera articulada realizaron la Alcaldía de Caracas, el Gobierno del Distrito Capital y la Gran Misión Venezuela Bella.

Los inicios de Aquiles en la vida laboral, fueron como obrero, fue asistente de carpintero y se paseó por otros oficios con los que desde edad temprana se convirtió en sostén de su familia, es por ello que los trabajos de recuperación realizados, como los murales , anclan a la memoria histórica de la ciudad,  un Aquiles poeta, periodista, escrito, pero también obrero y trabajador.

Frente el mercado municipal ubicado al lado de la Maternidad un mural en homenaje a Aquiles viste de color la ciudad

Un centenario hasta el 2021

Vásquez hizo hincapié en que el centenario de Aquiles acaba de empezar y debe culminar el 17 de mayo del 2021, con diversos encuentros en los que participen todas las agrupaciones, brigadas, y amistades que celebran su vida y obra.

Norka Vázquez espera, contar con el apoyo de Felipe García, para poder tener en los espacios de la escuela en la que estudió Aquiles cuando niño, algunos murales alusivos al pensamiento de este querido y admirado caraqueño.

Felipe García es un admirador de la obra de Aquiles, sus murales lo expresan

ÉPALE 373