dentro de mi corazon EPALE

BOLEROS QUE CURAN EL ALMA

POR HUMBERTO MÁRQUEZ / ILUSTRACIÓN FORASTERO LPA

Aunque, ciertamente, la música es de Ernesto Lecuona, pocas veces se menciona que la letra es de Juan López Seña. Y no podía ser de otra manera porque “Siempre en mi corazón” fue, y sigue siendo, una joya del patrimonio musical cubano y Lecuona un portento de la composición y el piano que, por su prestigio, la inmortalizó. Lecuona, discípulo aventajado de su talentosa hermana Ernestina, fue un niño prodigio.

Dio su primer recital a los 5 años, a los 13 su primera composición y a los 16 se graduó con medalla de oro en Interpretación en el Conservatorio Nacional de La Habana; sin contar los centenares de obras entre música académica, óperas, zarzuelas, obras teatrales y música criolla, incluyendo la espectacular “Siboney”, ¡ahí no quedó para nadie! Y menos para el pobre Juan López Seña, cuya única señal que quedó, por más lupa que metamos, fue una tímida referencia en Ecured y otra en el programa de mano del concierto “Lecuona, nostalgia y canto” de María Elena Licón, durante la celebración de los 80 años de existencia de la Universidad Autónoma de Nuevo León, quien responsablemente dejó el santo y seña de la letra de Juan López. Moraleja: quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija o estás “borrao”, como dicen los chamos de ahora. Pero dejemos el brollo, que la grandeza de Lecuona hasta lo haría permisible.

Es un bolero de dolor y pena, un llanto de amor a la hora de la separación: Estás en mi corazón / y, aunque estoy lejos de ti, / es el tormento mayor / esta fatal separación. / Estás en mi corazón/ y, en mi amarga soledad, / el recuerdo de tu amor / disminuye mi penar. / Yo bien sé que nunca más / en mis brazos estarás, / prisionero de un cariño / que fue toda mi ilusión. / Pero nada ha de poder / que te deje de querer / porque, como único dueño, / estás en mi corazón… ¡Recojan los vidrios!
Jajajá.

EPALECCS303

Artículos Relacionados