ÉPALE271-COCADAS

POR GUSTAVO MÉRIDA • @GUSMERIDA1 / FOTOGRAFÍAS ENRIQUE HERNÁNDEZ

ÉPALE271-COCADAS 4Lamentablemente (nunca empiecen un texto con “lamentablemente”) el señor Goncalves no recordó el nombre del artista plástico que se ganó un premio nacional y que fue el creador de la imagen que inspiró el nombre que, tal vez si usted es un lector menor de 40 años —muy poco probable: la mayoría de nuestros lectores son viejos (no se ofenda) y viejas (jajaja)—, no le dice nada. Sin tetas, dicen algunos, y algunas, no hay paraíso.

ÉPALE271-COCADAS 3“Llegué en el año 1968”. Orgulloso, el portugués que más sabe de cocos en Caracas y sus alrededores cuenta su historia. “Esto es en San Antonio de Los Altos: mira la fachada”, y me muestra en la pantalla el video de la cola de allá, con ese frío y ese gentío tomando una cocada que, verdaderamente, le ronca. “Si el coco tiene más de cuatro meses, te pega por aquí”, y el portugués se pasa los dedos por las paredes de la garganta.

“¿Y la competencia?”, pregunta Meléndez, un conductor que no le tocaba esta pauta y tuvo que ir porque al que le tocaba, se fue a almorzar y se peló la mejor cocada que se puede tomar cualquier ser humano que tenga 80 bolos. Y eso porque en esta semana subió el azúcar y la leche; costaba 60. Lectores del futuro: les va aÉPALE271-COCADAS 1 costar superar este sabor de principios de siglo. Meléndez se disfrutaba esa cocada que no le tocaba como yo, que me tomé otra en la mañana de pura suerte. “Hay, pero no es lo mismo”. De repente, se pone serio: “Es que si tú empiezas, lamentablemente, a restar leche, azúcar, coco, para vender más, lo estás haciendo mal. Prefiero vender menos cantidad y mantener la calidad. No entiendo”.

El sector gastronómico, sin duda, también está herido pero ha resistido con dignidad en la mayoría de los casos. En el centro de Caracas, de alguna manera, están tratando de organizarse y se han visto los rostros que son como es el rostro de Goncalves: “Yo no me voy. Yo resisto hasta el final”. Y jamás hablamos de política. Y nos brindó las mejores cocadas y si usted no quiere hacer cola, aunque fluye rápido, es mejor llegar antes de las 10:30 de la mañana porque a las 11 en punto se empieza, afortunadamente, a alargar.

Siempre es bueno terminar con “afortunadamente”. Porque si estamos vivos, sobrevivientes a un cáncer, por ejemplo, como mi amigo Meléndez, entonces se tiene la condición sine qua non habría manera de tomar la mejor cocada de Caracas, hasta ahora. “Dame una primicia”, le digo a uno de los participantes en este proyecto que pica y se extiende y que venía de una entrevista en Unión Radio: “Hablamos de las cinco principales ciudades del país”. En simultáneo.

ÉPALE271-PICHONES

ÉPALE 271

Artículos Relacionados