ÉPALE276-TROTA CCS

SITIOS PARA CORRER EN CARACAS (Y VI)

POR CLODOVALDO HERNÁNDEZ • @CLODOHER / ILUSTRACIÓN HENRY ROJAS

¿Y qué hay de correr por la calle pelada? No hablo de las calles cerradas para actividades recreativas sino de la calle con peatones, carros, autobuses y (¡uf!) motorizados… ¿Alguien puede sentirse inclinado a semejante deporte de alto riesgo? Pues sí, basta con echar una mirada a los alrededores y verá a alguno de estos personajes sobre cuya salud mental se duda.

Hay varias clases de trotadores callejeros. Están los que corren por la calle para dirigirse a (o para regresar de) un sitio más apropiado, es decir, un parque, una montaña, un campo deportivo. Por ejemplo: los que salen de sus casas en el centro de Caracas y trotan por las vías hasta llegar al parque Los Caobos. Soy uno de ellos. Dependiendo de la hora, recomiendo las anchas aceras que van desde Parque Carabobo hasta el parque. También son excelentes las de la avenida Bolívar, siempre solitarias, salvo cuando hay un mitin.

ÉPALE276-TROTA CCS 1También está el tipo de trotador callejero dominical o de día feriado. Es el que aprovecha la casi absoluta falta de tránsito (de personas y de vehículos) al amanecer de estos días, para correr con una sensación de libertad que puede calificarse de indescriptible. Tenemos los que regresan del trabajo al trote, una especie heroica, digna de toda clase de loas. Se distinguen porque corren con un morral o bolso de gimnasio, donde llevan la ropa de calle que utilizaron durante la jornada. En cierta época reciente me anoté en ese grupo. Con esa breve experiencia debo advertir que es una modalidad sacrificada y riesgosa porque, a las horas pico, la mayor parte de la gente de la ciudad está (más) intratable, casi deshumanizada. Por algún retorcido mecanismo mental, a algunos les produce una profunda “calentera” la sola visión de un tipo que va corriendo mientras ellos esperan el autobús, viajan dentro de uno o se carcomen en sus propios carros. No es raro que, sin ton ni son, a los corredores de bolsito los insulten y hasta les lancen alguna cosa rara.

Mención aparte merecen los clubes de corredores que cubren circuitos de asfalto puro. En Los Palos Grandes, por ejemplo, los trotadores se reúnen durante las noches en la plaza y salen en cambote por las empinadas calles de la urbanización.

Pero existe un tipo de trotador callejero al ciento por ciento. Se trata de los que corren por las calles congestionadas, ya sea porque no tienen un parque cerca o porque les da la real gana. Cuando se les ve disputándose el espacio con los rudos actores de nuestro caos urbano, es inevitable suponer que se trata de gente que está cumpliendo una penitencia. Pero sé de unos cuantos que lo disfrutan igual que si estuvieran a la orilla de una playa o en la Gran Sabana. Así de maravilloso es el trote.ÉPALE276-TROTA CCS 2

ÉPALE 276

Artículos Relacionados