POR RUMMIE QUINTERO @RUMMIEACTIVISTA. / ILUSTRACIÓN L. “RAZOR” BALZA

ÉPALE 228 SOBERANIASEntre pensar diferente y actuar diferente hay diversas variables intervinientes que nos hacen reaccionar y accionar ante situaciones con las que nos encontramos en la vida, pero lo más importante es tener la libertad, con responsabilidad, de poder decir lo que pensamos, lo que sentimos y lo que queremos cambiar para el beneficio propio y de los otros y otras. Pues, no solo compete o prevalecen mis derechos sino, como dijo alguien por allí, “mis derechos terminan donde comienzan los derechos de los y las demás”. Y acá hago un silogismo, nuestra patria-matria depende de cómo nosotros y nosotras consideramos la pertinencia y apropiación de esos derechos, es decir, como pensemos y actuemos va a ser el reflejo material colectivo de lo que somos como pueblo. No hay ni una sola vida que no influya sobre nuestra realidad, debido a que hasta la más “insignificante” de las vidas son sumamente importantes y nos brindan un mensaje de lo que somos como sociedad. Nadie que esté en situación de pobreza debe ser obviado por los otros y otras, aunque en diversas ocasiones se pudiera pensar o afirmar que “cada quien produce su destino”, pero resulta que hay un sistema social y económico que muchas veces no permite permear espacios para el desarrollo de ese sujeto(a). No obstante, pensar y crear espacios para esos y esas menos favorecidas nos compete a todas y todos los que somos parte de esta Venezuela que hoy se encuentra sumergida en la dialéctica política, cansona, pero necesaria, para que emerja de ella una nueva forma de relacionarnos, con mayor sensibilidad, equidad y que derive en una sociedad más justa, que cada día abone a la inclusión plena para poder alcanzar la paz. Lo que no quiere decir que durante esa construcción no hayan puntos álgidos de intolerancia, incomprensión o desamor, pero que con paciencia, persistencia, inteligencia, amor, comprensión, defendiendo nuestra independencia, soberanía y posiblemente fusionando lo mejor de los polos antagónicos podamos concretar un país mejor.

 

 

ÉPALE 228

Artículos Relacionados