ÉPALE266-LA TRAMA COTIDIANA

LA TRAMA COTIDIANA POR RODOLFO PORRAS

En Solo un instante se cuentan dos historias estructuradas con siete monólogos cortos. Una versa sobre el hecho insólito de expulsar a un niño de su escuela por tener dos mamás. La otra historia nos habla de una mujer que descubre su inclinación sexual y la termina asumiendo plenamente. Las dos historias se funden, porque esta mujer es una de las dos mamás del niño.

Cada monólogo encierra un punto de vista, una vivencia, unas valoraciones, ante la homosexualidad y cómo eso desencadena una serie de juicios sociales, condenas, arbitrariedades, ridiculeces, hipocresías, etc.

Propiamente dicho, son diálogos en los que escuchamos, solamente, la voz de uno de los hablantes, el cual se da a la tarea de hacernos entender cómo reacciona y cómo piensa su interlocutor.

Está muy bien planteada la puesta en escena, al servicio de la historia y al servicio de la difícil tarea que emprende Adriana Bustamante, al representar a todos los personajes y realizar los cambios frente al público, utilizando apenas algunos elementos de vestuario. Además canta, habla con el público y sabe conjugar la solemnidad, el humor, la naturalidad, la caricatura, la ternura que requiere la fábula y cada personaje. La actriz logra un delicado equilibrio actoral entre la caracterización de cada personaje y una valoración que ella tiene de ellos. Una especie de sutil distanciamiento que le permite al público apreciar las distintas caracterizaciones y, al mismo tiempo, reflexionar sobre los personajes. Este hecho invita a la conmoción y al razonamiento de manera simultánea.

La puesta en escena conjuga con acierto los contenidos intrínsecos de la pieza y cierto sabor a vodevil que hace del espectáculo una muy buena experiencia estética para el público.

Extrañamos en la dramaturgia que la valoración de cada monólogo sobre el tema termina siendo la misma, bien por la vía negativa o bien por la vía positiva. Es decir, aunque hay antagonismos claros, todos están al servicio de reforzar un solo punto de vista. Sin embargo, esto no afecta al espectáculo, pero sí al discurso. Recomendamos esta pieza sin ambages. No se la pierda: por favor esté pendiente que pronto, muy pronto, la reponen.

Escrita por Jorge Cogollo y dirigida por Jennifer Morales. Actriz: Adriana Bustamante. Bajo la producción general de Gustavo Mendoza. Música en vivo de Jean Paul Bozo. Asistencia de Dirección de María Molina. Grupo Sobretablas de Venezuela.

ÉPALE 266

Artículos Relacionados