ÉPALE295-SWIN LATINO-ÁNGEL MÉNDEZ 2

Es sabida la repercusión que Swing Latino tuvo como bitácora musical de los últimos 40 años, una entidad creativa que su autor nunca dejó de nutrir, identificando la  mayoría de sus escritos con el nombre de la revista. En los últimos años fue persistente colaborador de la casa, entregando sus crónicas tanto para Épale CCS como para Ciudad CCS. Reproducimos este par de textos-homenaje del periodista —honor a quien honor dispensó—, publicados en el tiempo más reciente

SWING LATINO: JOSÉ ROSARIO SOTO VIVIÓ PARA HONRAR EL SON CUBANO

Hace 97 años nació el mejor intérprete que ha tenido el son en Venezuela. (7 octubre, 2017)

Sanjuanero de pura cepa. Se crió en el barrio El Guarataro y deambuló por Propatria y el 23 de Enero. Fue bautizado como José Rosario, hijo mimado de los Soto Esparragoza. En su partida de nacimiento se afirma que nació un 7 de octubre de 1920; aseguran que la comadrona ordenó colocar música durante el parto; de seguro que fue un son, específicamente del Septeto Nacional de Cuba, porque esa música le manaba por los poros.

CCS-071017-027.inddSUS COMIENZOS

Fue albañil porque no pudo ser médico. Tuvimos el privilegio de ser su amigo. Disfrutábamos “jodiéndole la paciencia”, como nos decía. Fue un honor el haber podido compartir con él muchas anécdotas que permanecen intactas en nuestra mente, como aquella en la que el empresario León Figueroa le pagaba apenas 10 bolívares para que cantara en un club nocturno ubicado por la plaza Pérez Bonalde. Esos “tigres” le permitieron vivir de la música y disfrutar del son a sus anchas. En 1936 debutó con el Conjunto Valencey en la inauguración del Mercado Popular de Petare. Los aplausos y la nocturnidad fueron su vida, y a ello se dedicó. Los bloques de cemento y la albañilería en general quedaron a un lado. Pasó después por varias agrupaciones no comerciales, entre ellas
Los Pures, una agrupación donde compartía honores con Santiago “Alacrán” Tovar.

EL SONERO CLÁSICO

Debutarían como Los Pures, pero fue al “Flaco” Domingo Álvarez a quien se le ocurrió cambiarle el nombre, y así grabaría su primer LP, secundado por Orlando Montiel. El debut del Sonero Clásico del Caribe, en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Central de Venezuela, en 1976, fue todo un suceso. Desde ese momento, el llamado soberano se rendiría a los pies del conjunto liderado por Carlos Emilio Landaeta, el inolvidable “Pan con Queso”.

LA VOZ DE JOSÉ ROSARIO SOTO SE CONVIRTIÓ EN UN CHEQUE EN BLANCO, Y FUE LA PIEDRA ANGULAR PARA QUE LA AGRUPACIÓN TRABAJARA CASI TODOS LOS DÍAS. SIN LA ODIOSA PAYOLA LLEGARON A PEGAR TEMAS QUE AÚN SON BANDERA DEL SONERO, COMO “SOBRE UNA TUMBA, UNA RUMBA”, “CARMELINA”, “PAPÁ MONTERO” Y “QUÉ EXTRAÑO ES ESO”

_

El éxito no fue remolón para los “muchachos”. Mucha gente que desconocía las raíces de la salsa comenzó a compenetrarse con el son cubano. No debemos olvidar que la música de la isla había sido silenciada por el bloqueo; fue en ese entonces cuando “resucitaron” viejos temas, no solo con el Sonero, sino con las orquestas de salsa, que le dieron un nuevo y moderno toque a las composiciones de Ñico Saquito, Matamoros y otros grandes del son. La voz de José Rosario Soto se convirtió en un cheque en blanco, y fue la piedra angular para que la agrupación trabajara casi todos los días. Sin la odiosa payola llegaron a pegar temas que aún son bandera del Sonero, como Sobre una tumba, una rumba, Carmelina, Papá Montero y Qué extraño es eso”, entre otros.

TIENDA APARTE

En 1979, por divergencias con “Pan con Queso”, José Rosario renuncia al Sonero Clásico del Caribe y funda su propia orquesta: José Rosario Soto y sus Soneros, donde le acompañaba, entre otros, Freddy “Coco” Ortega y el tresero fundador del Sonero, Santiago “Alacrán” Tovar. Se mantiene por mucho en el ambiente, hasta que cae enfermo de diabetes. “Coco” Ortega funda su agrupación y José Rosario inicia, por poco tiempo, su carrera como solista.

Participamos en uno de los últimos homenajes que se le hizo en vida en la Universidad Católica Andrés Bello, junto a Santiago Tovar. Quedamos en esa oportunidad de grabar un documental, pero a los seis meses, un 18 de enero de 2006, José Rosario colgó el micrófono tras no soportar una operación de la próstata. Ya no había más lecos que pegar. Hoy le recordamos en su onomástico… porque está prohibido olvidar. ¡Saravá!

ÉPALE295-SWIN LATINO-ÁNGEL MÉNDEZ 3

MAELO POR SIEMPRE ¡ECUAJÉI!

Sentó cátedra en el soneo, y con Cortijo impulsó la bomba y la plena. (13 mayo, 2017)

Hace 30 años se nos fue Ismael Rivera. El Sonero Mayor se durmió en la tranquilidad de los brazos de doña Margarita. Aún no había cumplido los 56 años cuando “lo mandaron a buscar”, como acostumbraba decir.

CCS-130517-028.inddHacía rato que Maelo estaba mal. Antes de morir su hermano Rafael Cortijo, ya los médicos le habían anunciado una “seria” infección en las cuerdas vocales. Eso lo conversamos en su momento y el Brujo de Borinquen nos lo negó, pero Cortijo ya nos había advertido de su terquedad. Pensó Maelo que guardando reposo podría volver a los escenarios, pero no fue así.

La pasión por las luces de las tarimas se le fue a Maelo, el único y verdadero Maelo, cuando se despidió de Rafael Cortijo. Cada vez que le preguntaban por su “vuelta” a la rumba, contestaba que “Cortijo se llevó la llave…. Así fue, no hubo retorno, acaso breves presentaciones donde la melancolía y la tristeza se hacían presentes en cada soneo. Mirar atrás para atender las indicaciones del viejo timbalero. Nada fácil resulta la imagen; imaginamos cómo habrá sido para Ismael.

DESANDAR LOS PASOS

Por siempre hemos de recordar este día. No se puede olvidar a un amigo. Quienes tuvimos el privilegio de conocer a este binomio (no se puede hablar de Maelo sin mencionar a Cortijo) podemos asegurar que fueron seres humanos excepcionales. Siempre guardaremos sus anécdotas, sus chistes y resabios. No había secretos entre nosotros. Sabíamos de sus “travesuras”, y ellos no se cohibían ante nuestra presencia. Había respeto y… cada quien en lo suyo; por eso resulta imposible saltarse el día en que Maelo se despidió.

Nació Maelo un 5 de octubre de 1931 y fue albañil de profesión. No hubo tiempo para estudiar porque “algo debía llevar para la casa”. Trabajó como limpiabotas y a los 16 años se inició como albañil. Combinaba su labor con el canto y toque en los rumbones que se formaban en la calle Calma y otros sectores del Santurce cangrejero, en compañía de su eterno amigo y compadre Rafael Cortijo Verdejo. Escrito está que la primera vez que este binomio se juntó para tocar en forma fue en 1948, con el Conjunto Monterrey, dirigido por “Monchito” Muley. Maelo como conguero y Rafael Cortijo en el bongó. “Yo quería cantar, demostrar que podía, pero no me dejaban; nunca me dieron la oportunidad. Pero el día llegó. Cortijo montó su Combo y fue contratado para tocar en La Riviera, en La Marina sanjuanera. Se presentó el entonces albañil a pedirle trabajo y fue contratado por un sueldo de $32,80 semanales, por debajo de los $55 que ganaba tirando mezcla fina. El resto del cuento forma parte de la historia de la salsa, donde ambos supieron ganarse los galones. Ya van 30 años Maelo, pero sigues tan vigente como ayer. Un abrazo hermano… ¡Ecuajéi!

ÉPALE295-SWIN LATINO-ÁNGEL MÉNDEZ 4

ÉPALE 295

Artículos Relacionados