POR HUMBERTO MÁRQUEZ / ILUSTRACIÓN JESSICA MENA

ÉPALE281-BOLEROSToda una vida, este bolerazo de Oswaldo Farrés es otro de entrega total, de amor incondicional, de atarse a una mujer, o un hombre según sea el caso. Toda una vida me estaría contigo / no me importa en qué forma / ni dónde ni cómo, pero junto a ti. O sea, tuyo tuyito hasta la muerte misma. Jajajá.

En “Toda una vida, eterna inspiración de Osvaldo Farrés”, crónica de la revista digital Suenacubano encontramos: “Toda una vidacuenta una maravillosa historia de amor. Es posible que en el programa llamado El bar melódico, de Osvaldo Farrés, él conociera a la hermana de Asunción del Peso. Entre ambos existía una notable diferencia de edad, pero todo indica que fue un amor a primera vista, en el cual encontró a la musa que inspiró el famoso bolero”. Toda una vida, te estaría mimando / te estaría cuidando como cuido mi vida / que la vivo por ti. ¡De verdad que provoca enamorarse así!

Asunción del Peso era una actriz que acude acompañada de su hermana Fina, como invitada, a El bar melódico, programa líder en la radio y televisión cubana entre 1947 y 1960, primero en la emisora Cadena Azul y luego en CMQ Radio. Ya conquistada con ese poemazo infalible, Fina del Peso, que había ganado en La corte suprema del arte cantando boleros, y ya siendo su esposa, se convirtió en coordinadora de El bar melódico. Algo así como una condena perpetua: estar en un canal de TV con la esposa de productora, jajajá; aunque en su caso estaba la magia de la mujer joven y, así, la condena se hace divinidad. No me cansaría de decirte siempre, / pero siempre, siempre, / que eres en mi vida / ansiedad, angustia y desesperación.

Ataja ahí las versiones, Roberto Malaver: José Feliciano, María Dolores Pradera, Sarita Montiel, Antonio Machín. Hay que jode, pero no me caben más. Como dato curioso al cierre, este es el tercer bolero de Farrés que reseñamos aquí: “Tres palabras”, escrito para Chela Campos; “Quizás, quizás, quizás”; y este (“Toda una vida”) que, como podemos ver, los tres constan de tres palabras. Pero lo que me encanta es su incondicionalidad, hasta pareciera que uno lo estuviera pidiendo: Siempre que te pregunto / que cómo, cuándo y dónde, / tú siempre me respondes: quizás, quizás, quizás; y una vez que se lo dan: Toda una vida me estaría contigo / no me importa en qué forma / ni dónde ni cómo, pero junto a ti. Jajajá.

ÉPALE 281

Artículos Relacionados