POR MALÚ RENGIFO @MALURENGIFO / ILUSTRACIÓN L. “RAZOR” BALZA

ÉPALE 241 SOBERANÍASMe la secan lxs calvxs, lxs malhabladxs, los monólogos y muchas cosas que comienzan en “mono”. Me la secan los tufos. A una amiga mía se la seca ir a la playa en carpa y que su compañero haga pupú en algún lugar, o peor aún: saber que lo hizo.

Me la seca la falta de ortografía, o que digan ¿comistesS?, ¿dormistesS?, ¿acabastesS?… y a una se le queda el siseo pegado en la lengua y termina por responder ssSÍ.

Me la seca que me digan que entienden o recuerdan algo cuando se nota que no tienen idea; que los novios de las amigas nos echen los perros y/o que nuestros novios le echen los perros a nuestras amistades. A mi amiga se la seca que le pregunten si vive sola: “En lo que un tipo sabe que vives sola dice: ‘¡Listo! ¡Hotel gratis!’”, y casi siempre es verdad.

Nos la seca la gente casada y con hijos, sabemos que te la seca, pero nadie te mandó a casarte y tener hijos. Me la secan las ladillas telefónicas, lxs obsesivxs textuales, lxs maniáticxs sexuales y toda persona a la que provoque echarle Baygon.

Me la seca la falta de compromiso, los patiquines, los sabrosones, los pavosaurios y los que me subestiman por ser mujer, flaca y chiquita. Me la seca el mal aliento, el sarro, los peinados ridículos y la gente que sabe que está más buena que yo. Lxs que solamente lo creen me la secan hasta volverla costra.

Nos la secan los malos padres, las malas madres y que nos traten de viejas cuando estamos entrando a la segunda adolescencia.

Nos la seca bailar con un borracho y que nos hable y nos escupa la cara.

Nos la seca sospechar que está peluísimo allá abajo y sentirnos en el punto espantoso del no retorno; así que deben saber que, de forma contundente, nos la seca. Nos la seca que nos tiren peos a quemarropa.

Nos la seca los opositores sin propuesta que solamente arman peo, es más, esos nos la seca y almidona.

Nos la seca el olor a cama sucia, las mentiras, las caras grasosas, los interiores con huecos que la primera vez dan risa, el exceso de perfume, la costra de desodorante en la camisa, las uñas largas de los pies y la uña larga en los meñiques de las manos…

Y en medio de tanta aridez… ¿qué nos la moja?

 

ÉPALE 241

Artículos Relacionados