Tres mujeres y cuervos en la mesa Lo místico: autonomía femenina

                             Por Nebai Zavala Guevara@nebalun • feminismosartes@gmail.com                                                                  Ilustración Solángel Roccocuchi@ocseneba

Solas somos valientes, juntas somos poderosas.

“Llegar al grado máximo de unión del alma a lo Sagrado durante la existencia terrenal”, LO MÍSTICO.

Esa “unión” se da en el arte, sus diversas formas nos conectan con lo sublime, algo que está más allá del ser, “más que ser”, superando lo pasajero y lo terreno y conectándonos con lo “inmutable y eterno”. Dos o más almas se vinculan directamente a través del imaginario, ya lo dijo Gastón Bachelard, filósofo francés, al referirse a la imagen poética.

Valiente como muchas o como todas en mayor o menor grado, Leonora Carrington creadora surrealista inglesa-mexicana, nacida a principios del siglo pasado, tuvo una longeva vida y en ese trayecto pudo mudar sus pieles tantas veces hasta conseguir su autonomía. No estuvo sola.

La emancipación femenina es tejido, red, circuitos, movimientos colectivos que trascienden nuestra sexualidad y los roles que nos asignan según el lugar o estatus social donde nacemos. Leonora se exilió como el patito feo, la familia no aprobaba su personalidad e hicieron de todo para cambiarla, pero fracasaron, ella usó la imaginación, creó un mundo paralelo y lanzó puentes acercándonos a lo místico, con sus obras.

La autonomía femenina se produce al mutar desde adentro hacia afuera, en vías de alcanzar lo eterno. Con desafuero e inteligencia suficiente para cambiar, Leonora yegua, hiena… y mística (Baba Yaga), aferrada al imaginario alimentado con mitos celtas, mayas y aztecas, trasmutó su realidad opresora al rodearse de Remedios Varo (pintora surrealista) y Kati Horna (fotógrafa anarquista), juntas eran tres brujas con cuervos en la mesa. Conspiradoras de sueños y realidades cambiantes, reunidas desde el exilio durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial descubrían sus poderes a través de la sororidad.

Ahora somos más, reunides en torno a ideas y encuentros emancipatorios de alianza, hermandad entre mujeres, incorporando a los hombres y a les GLBTIQ, ante situaciones de discriminación, actitudes y comportamientos machistas. La sororidad “se puede demostrar, se materializa en acción, en cuidado, en escucha y en palabras”.

Fuentes:
Definiciones de Oxford Languages
Braz Denise, Revista Amazonas, Argentina 2019

ÉPALE 396