Trotadores en pandemia: el turista

Por Clodovaldo Hernández@clodoher / Ilustración Sol  Roccocuchi@ocseneba

Dirás que es un disparate pero, en este tiempo de cuarentenas de diversa intensidad, algunos trotadores se han vuelto turistas internacionales. Sin ir muy lejos, yo, por ejemplo, he visitado desde paradisíacas playas de Hawái o Singapur hasta calles de Londres, París, Roma y Nueva York.

Dirás que es un engaño, porque se trata de recorridos virtuales, pero yo te respondo velozmente: ¿y qué carrizo no es virtual en estos tiempos, si hasta algunos novios se están visitando por Zoom?

De acuerdo, lo voy a explicar para quienes no lo sepan. Tú te vistes, te calzas adecuadamente y te dispones a hacer tus ejercicios frente a la computadora o, mejor aún, frente a un televisor inteligente (también sirve uno de los convencionales, que se vuelven inteligentes gracias a un cierto aparatico… pero ese es un tema aparte). Buscas en Youtube con las palabras running virtual, trote virtual (o algo así) y te van a aparecer una cantidad increíble de opciones para acompañarte en tu entrenamiento bajo techo.

Como suele pasar con cualquier tema en Youtube, tu principal problema será, entonces, escoger entre una oferta demasiado amplia. Puedes elegir paisajes citadinos, montañas, selvas, desiertos; en carreras con un gentío o en trote solitario.

También se puede escoger la duración del video. Los hay de 15 o 20 minutos y otros de 1 hora o más. Algunos están ambientados con música y otros hasta tienen un contador de kilómetros y de tiempo.

En general, son muy artesanales: aportes de corredores que utilizaron una cámara GoPro o un teléfono y que, valiéndose de una empuñadura, fueron enfocando el camino por el cual se desplazaron. Eso genera la impresión en el espectador de que es él quien corre. A veces es tan real que te sorprenderás esquivando a algún atravesado (que no faltan, ni siquiera en los trotes virtuales).

Por supuesto que no es lo mismo que una carrera real, pero ayuda a hacer menos tedioso el uso de bicicletas fijas o del trote estacionario. Además, puede que algunos paisajes te recuerden al Waraira Repano o a las playas de Margarita. Guardando las distancias y sin ofender.

ÉPALE 389