POR HUMBERTO MÁRQUEZ / ILUSTRACIÓN JESSICA MENA

ÉPALE253- BOLEROSCon este bolero del compositor dominicano Armando Cabrera, cibaeño para ser preciso, ahora sí es verdad que la gata se sube a la batea: Ya que no puedo decírtelo al oído, por la suerte cruel que nos separa, quiero decirte por medio de este canto, que no puedo seguir sufriendo tanto. Tú me haces falta tal vez más que mi vida, y mi vida eres tú y te me has ido. ¿Qué pretendes, mi amor, que yo te quiera? Si tú en cambio me pagas con olvido. ¡Ayayay!… En 1970 la tuvo pegadísima en la radio venezolana Blanca Gladys Caldas Méndez, más conocida como Claudia de Colombia. Los jóvenes de entonces delirábamos con su versión y hasta el presidente Carlos Andrés Pérez, sempiterno enamorado y admirador de la cantante, no ocultaba su apasionamiento idílico; y así fue que en un concierto en San Cristóbal, en tiempos del conflicto por el archipiélago Los Monjes, con Colombia, fue tanto el aplauso fervoroso que ella, sin querer queriendo, le dijo que por qué no le regalaba Los Monjes… jajajá.

Si algún día tiene que separarse de un gran amor, no vaya a pelar esta letra matadora: Tú me haces falta porque las noches se hacen tan largas cuando en ti pienso. Tú me haces falta por el recuerdo que tú has dejado en mi corazón. Ni la distancia ni todo el tiempo que estoy sin verte, me hacen que olvide la triste historia de nuestro amor.

Otra versión genial, que me pasó Papote en estos días por
whatsapp y que me motivó a incluir “Tú me haces falta” en “Boleros que curan el alma”, es la de José Feliciano y Danny Rivera, deliciosamente mezcladita con “Obsesión” y “La copa rota”, con Nydia Caro en la voz femenina y en los coros el trío Los Hispanos. En la misma onda de los tríos —textualmente, porque los tres enarbolan sus guitarras—, no se pierdan “Tú me haces falta” en las voces de Rubén Blades, Enmamuel y José Feliciano.

Para terminarnos de joder por nuestros amores perdidos, cierra con un bis: Tú me haces falta porque las noches se hacen tan largas cuando en ti pienso. Tú me haces falta por el recuerdo que tú has dejado en mi corazón. Ni la distancia ni todo el tiempo que estoy sin verte, me hacen que olvide la triste historia de nuestro amor…”.

Toma este puñal y ábreme las venas… jajajá.

 

ÉPALE 253

Artículos Relacionados