Un 2021 para despertar

La predicción anual, según el conjunto de conocimientos y prácticas vinculadas al esoterismo, nos permite prepararnos para los acontecimientos, cambios y oportunidades que se puedan presentar en el futuro. ¿Qué nos depara el 2021? Otro despertar

Por Jessica Dos Santos • @jessidossantos13 / Fotografía Colleen Pinski y Archivo

El año del hierofante

El desastre producido por el coronavirus nos sumió a todos en un estado de alerta, preocupación y malas expectativas. Para 2021, los astros nos vaticinan otro año de transformaciones, pero todo indica que sabremos asumirlas de una mejor manera.

Para la periodista y tarotista Dariella Tello, este año estará regido por el hierofante (o gerofante), lo que nos habla de un año de transiciones, donde deberemos concientizar más sobre lo espiritual y ecológico. “Este arcano tiene que ver mucho con la Madre Tierra y el orden material que la humanidad ha creado, el cual está desprovisto de espíritu, por eso la humanidad ha crecido enormemente desde el punto de vista material, pero en un terrible desequilibrio con la naturaleza. Debemos volver al punto de equilibrio”.

Tello cree que 2021 será “para equilibrar nuestra relación con la Madre Tierra, reconocer lo sagrado de la materia, adquirir conciencia de que cada cosa que hacemos está viva y merece respeto. Año para los movimientos ecologistas, para descubrir que las fronteras son límites ilusorios y que somos más que ciudadanos del mundo, seres extraterrenos, multiuniversales y multidimensionales”, dice.

“En el otro estoy yo y en mí está el otro. Por eso, se dice que lo que más tememos, criticamos o detestamos de las otras personas, en cierta medida, vive en nosotros”, agrega Tello.

Tello cree que, desde el punto de vista personal, 2021 será una suerte de puente entre la realidad divina y la terrenal. “Se tratará de alcanzar un punto de equilibrio entre lo material y lo espiritual. Dejarlos de ver como dos polos aparentemente opuestos y empezar a verlos como dos caras de una misma moneda”.

La experta asegura que cada uno de nosotros se preocupará más por alcanzar cierto equilibrio entre el pensar, el sentir y el hacer. “Identificar que en el otro estoy yo y en mí está el otro. Por eso, se dice que lo que más tememos, criticamos o detestamos de las otras personas, en cierta medida, vive en nosotros”, agrega Tello.

De igual forma, la tarotista cree que las predicciones son sólo un aspecto del esoterismo, pero el destino no está escrito en piedra. “Hacemos el futuro en función de las decisiones que tomamos en el presente. Mientras más conscientes estamos del aquí y el ahora, más capaces somos de crear el mejor futuro posible”.

Dariela Tello periodista y tarotista venezolana muestras sus cartas

Los planetas que danzan

Por su parte, la astróloga y vidente Eleodina Ramírez prefiere basarse en los movimientos planetarios que afectan a la Tierra. Básicamente se apoya en los ires y venires del Sol, la Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón, los diez planetas determinan cómo estarán las energías.

Ramírez explica que el Sol nos habla de los signos zodiacales. Mientras, el movimiento de la Luna, cuyo recorrido tarda unos 28 días, nos dicen como estarán las energías cada mes según el planeta que va transitando. “Con cada signo hay generalidades, pero no una disposición generalizada. Es decir, cada uno de nosotros es un ser único e irrepetible. Por eso, no hay patrones o profecías autocumplidas, simplemente hay tendencias, ciclos que cada cierto tiempo se repiten”.

En este sentido, la también profesora comenta que prefiere hacer “cartas natales” para precisar, de mejor forma, qué está pasando y qué vendrá para cada persona. “Todo eso se estudia, la Astrología se estudia tanto como la Medicina”, defiende antes de aventurarse a una predicción más general.

La construcción de una sociedad en busca del beneficio colectivo. Foto Javier Campos

Según la astróloga, 2020 se avizoraba como un año duro porque venía marcado por la conjunción entre los planetas más fuertes: Saturno, Júpiter y Plutón, una mezcla de energías que cambió el mundo y nuestra forma de ver la vida. Pero para 2021 la conjunción de Saturno y Júpiter en Acuario nos habla de un cambio total y radical.

“Acuario es el signo de lo imprevisto, donde no hay reglas, donde hay libertad. Entonces, esto nos dice que 2021 vendrá a terminar de romper estructuras. Nosotros vamos a empezar a ver y a darnos cuenta de la importancia del otro en mi vida”. Al respecto, Ramírez cree que ya no podremos orientarnos al trabajo individual, sino al colectivo y a buscar nuevas formas de hacer las cosas, especialmente en el área laboral.

Para la experta, este año debemos cultivar nuestras capacidades. “Lo importante en este momento serán los talentos de cada uno de nosotros para construir esa nueva sociedad orientada a buscar el beneficio colectivo. Lo vital será cuánto sabes tú, cuánto me puedes aportar, cómo puedes compartir ese conocimiento conmigo”.

2021, un año para equilibrar nuestra relación con la Madre Tierra. Foto Javier Campos

El número 5

De acuerdo con ambas expertas este año estará regido por el 5, un número que nos habla de comunicación, mudanzas, alianzas, contratos, conexiones. “Por la suma de sus dígitos, el año 2021 (2+0+2+1) es igual a 5”, dice Tello. Para ella, el 5 nos habla de un año de libertad, transformaciones y cambios, lleno de agitación y dinamismo.

Ramírez, por su parte, considera que “esa libertad no se trata de salir a las calles porque se acabará pronto el coronavirus, sino de que cada uno de nosotros va a tener la libertad de potenciarse, trabajará para mejorar las cosas, hará lo que quiere hacer. Cada uno tendrá la oportunidad de lograr algo. De eso se trata esta libertad que se visualiza”.

“En este 2021, Mercurio estará retrogrado en tres oportunidades distintas: entre el 30 de enero y el 21 de febrero”, dice Ramírez

La astróloga también detalla que hay ciertos momentos del año donde se unen los planetas o hay retrogradaciones que suelen hablarnos de ciertas coyunturas o movimientos que nos afectan a nivel colectivo, independientemente de nuestras cartas natales. Por eso, cada tanto se suele hablar del “impacto de Mercurio retrogrado” sobre nuestras vidas.

En este 2021, Mercurio estará retrogrado en tres oportunidades distintas: entre el 30 de enero y el 21 de febrero, del 29 de mayo al 22 de junio y desde el 27 de septiembre hasta el 18 de octubre. Para Eleodina la segunda retrogradación será la más crucial.

“La de mayo-junio es muy importante y nos va a afectar a todos, porque tiene que ver con el momento en el que se van a producir un par de eclipses; comenzará la retrogradación de Neptuno, Saturno también estará retrogradando en ese momento, igual andará Júpiter. Por eso tendremos situaciones muy imprevistas”, indica la astróloga.

Asimismo, en 2021 tendrán lugar cuatro eclipses. Habrá un eclipse total el 26 de mayo, un eclipse anular de Sol el 10 de junio, un eclipse parcial de Luna el 19 de noviembre y un eclipse total de Sol el 4 de diciembre. Dichos eclipses incidirán enormemente en cada uno de los signos de una forma distinta, dependiendo de en cuál casa se posicione.

En lo político-social Ramírez considera que se tendrá que retroceder en muchas decisiones. “Se avanza y se retrocede. Creo que muchas situaciones estarán en un vaivén porque el universo nos está pidiendo que hagamos las cosas de una vez y bien, por lo que quizás nos toque hacer y rehacer”, dice. Además, se atreve a lanzar par de predicciones aún más concretas: hay un afianzamiento en materia laboral para seguir trabajando desde casa y duda que se realicen los Juegos Olímpicos.

Por su parte, la Asociación Nacional de Sacerdotes de Ifá de Venezuela (ANSI) explicó que la Letra del Año —que se realiza a partir del Oráculo de Ifá, un complejo y extenso sistema adivinatorio traído a América por los esclavos yoruba— nos recomienda no adelantarnos a las situaciones ni ser intérpretes de lo que otras personas sienten. “Debemos ser objetivos y con un alto nivel humano para poder extenderle la mano a quien lo necesite”, afirmó.

En resumen, parece que este año nos pide concientizar que cada acción individual influye en el bienestar colectivo y nos invita a ampliar nuestra percepción de la humanidad como una sola: más de 7.000 millones de personas que somos partes de un mismo planeta. Lo que sufre uno, lo padecemos todos. Y lo que ocurre en un remoto lugar, en cualquier momento puede acercarse. Sigamos.

Cartas del hierofante o gerofante, que en griego significa ‘el que hace aparecer lo sagrado’

ÉPALE 396

Previous article

El año insólito