Un espacio para el orgullo

La Alcaldía de Caracas cuenta con la Oficina de la Diversidad Sexual, a fin de garantizar a la comunidad LGTBIQ de Caracas, un punto en común para la organización social, la difusión cultural y la reivindicación de sus derechos

Por María Eugenia Acero Colomine@andesenfrungen

Junio es el mes del orgullo LGBTIQ. En todas partes del mundo, miembros de esta comunidad tan sensible aprovechan para hacerse más visibles ante el planeta, exponer sus demandas y necesidades y sentar una agenda de trabajo ante los múltiples desafíos de inclusión social, respeto y tolerancia que deben vivir diariamente.

En Caracas se han celebrado algunas actividades para enaltecer el orgullo sexodiverso. La Fundación Aguacero de Colores preestrenó a través de la señal de TeleSUR este 24 de junio la obra ‘Lo que tienes tú’. El espacio Rajatabla lo celebró con un especial de música y comedia, donde entre otros artistas participó Aisak, The Queen Queer, quien lanzó su nuevo éxito musical ‘Caliente’.

El ánimo festivo y firme que acompaña a la comunidad sexodiversa es realmente inspirador. Sin embargo, son muchos aún los desafíos y los retos para lograr la integración social de esta comunidad a la sociedad.

Aguacero de Colores presentó ‘Lo que tienes tú’, por TeleSUR

Testimonios de la comunidad LGBTIQ

Paul Pelao, es un joven trans caraqueño de 34 años. Durante su etapa de transición de mujer a hombre, fue muy célebre por haber creado el show de stand up comedy “Lo que callan las lesbianas”. Tiene un gran mérito por siempre haber sido un joven firme y auténtico en sus convicciones. Le consultamos sobre su experiencia en la cotidianidad como hombre trans. “Como persona trans que transita por la ciudad de Caracas, es un constante atropello de mi identidad. Empezando porque mi documento no me identifica. No tengo herramientas en cuanto a salud, ni económicas para adecuar mi expresión a la vista de propios y ajenos. Además, no contamos con políticas públicas para cambiar esta realidad. El estado le tiene pavor al qué dirán los evangélicos. Además, hay muchos gobernantes que nos odian y se disfrazan de incluyentes”.

Paul Pelao: La sociedad venezolana es conservadora, hipócrita y doble moral, prefieren un padre ausente que un hijo homosexual

_

 

“No tenemos derecho al trabajo. El problema de la cédula nos hace imposible entrar en el ámbito laboral. Las compañeras no ejercen el trabajo sexual porque quieren, sino porque no hay otras oportunidades. Muchas de ellas son sostén de hogar.”

Paul Pelao denuncia las dificultades sociales y legales de la comunidad trans. Foto Kirlam Medina

—O sea, que no ha habido reivindicación social aún

—De nada. Somos los nadie. No existimos.

—¿Crees que el auge mediático está ayudando a visibilizarlos? A veces pareciera que más bien los usan con fines comerciales, pero que no hay una integración social real

—Si revisas algunos artículos relacionados con los trans en medios venezolanos, los comentarios que destila la sociedad son de odio, prejuicio y repulsión visceral sin conocer nuestra realidad. Hablan desde la ignorancia. Lamentablemente, el estado no ha impulsado campañas de sensibilización, como sí lo ha hecho con la alimentación y otros temas que sí han intentado cambiar la percepción de la sociedad. Es muy difícil cambiar la mentalidad, si no tienen acceso a otros modelos de personas trans.

Sariyibel Abreu es un@ poeta no binari@ de 28 años, quien también se dedica a la siembra en los espacios del Nuevo Circo además de la militancia sexodiversa. Nos comparte su experiencia. “Yo he estado dentro de los movimientos sociales de la sexodiversidad, luchando por reivindicaciones y tratando de lograr la apertura de los espacios políticos y sociales para la sensibilización y el respeto hacia nuestra comunidad. Específicamente llevo diez años y puedo decir que he visto cómo se ha dado la evolución cultural en nuestra sociedad. La sociedad ha tenido una mayor apertura hacia nuestra comunidad y mayor respeto y tolerancia. Con la Oficina de la Diversidad generamos espacios de sensibilización, charlas y encuentro con talleres comunitarios, y colaboramos con ella. En mi experiencia personal, he pasado por varios movimientos sociales. He podido participar en la organización de la marcha sexodiversa, y en diversas actividades y proyectos de tipo político, promoviendo leyes y ordenanzas. Actualmente estoy como responsable de la red de sexodiversidad del movimiento Somos Venezuela en Caracas. Ahí estamos abriendo un espacio para la sensibilización y creando una plataforma política para poder coincidir en materia legislativa”.

Sariyibel Abreu ha visto una evolución en torno a la comunidad sexodiversa. Foto Albert Caña

La Oficina Sexodiversa

A partir de la necesidad de que la sociedad abrace como iguales a las personas LGBTIQ, la Alcaldía de Caracas abrió la Oficina de la Diversidad Sexual. Conversamos con Haichel Escorche, abogada y jefa actual de esta oficina.

“Fundamamentalmente esta instancia nace el 30 de mayo de 2018, de la necesidad de hacer acompañamiento político, legal y social en atención a la comunidad más vulnerable LGBTIQ: Lesbianas, gays, bisexuales, trans, intersexuales y queens. El objetivo principal de esta instancia es crear políticas públicas que permitan la atención, la inclusión, el respeto y el reconocimiento, la protección y la defensa de los derechos humanos en condición de igualdad y la efectiva erradicación de todo tipo de violencia y discriminación en temas laborales y de salud”.

Desde la Alcaldía tenemos un programa donde se atienden familias sexogenero-diversas con hijos o familias convencionales con hijos sexodiversos

_

“Básicamente hemos atendido casos de vulnerabilidad en situación de calle. Fundamentalmente nuestra trayectoria se ha concentrado en casos de atención psicosocial a las compañeras vulnerables, las compañeras trans en situación de calle, las trabajadoras sexuales. Principalmente nos enfocamos en el acompañamiento psicológico y de trabajo social que permita sus condiciones de vida. Recientemente se ha hecho todo un mapeo en la Avenida Lecuna y creado mesas de trabajo donde participa la Policía Municipal, la procuradora de Caracas y la Oficina de la Diversidad Sexual con el propósito de activar mecanismos que permitan mejorar las condiciones materiales de las compañeras, la posibilidad de ingresos laborales en otros espacios y a mediano plazo lograr que el trabajo sexual no sea su única alternativa”.

“Asímismo, desde la Alcaldía de Caracas también tenemos un programa que está vinculado a la protección del niño, niña y adolescente. Ahí se atienden familias sexogenerodiversas con hijos o familias convencionales con hijos sexodiversos. Cuando estas personas presentan algún conflicto con la orientación sexual de sus hijas o hijos, su identidad u orientación de género, se hace un acompañamiento psicológico que permita la comprensión y la naturalización de una situación que es completamente humana y natural, pero que a partir del sistema capitalista patriarcal se ha señalado como una situación negativa. Poco a poco, con la intervención en la formación y los patrones culturales podemos ir transformando esa realidad en nuestro país”.

“Es importante destacar que el tema del reconocimiento de los derechos ha sido lento y progresivo. Fundamentalmente en algunas leyes, y principalmente en las jurisprudencias. Ya se reconoce, por ejemplo, la doble maternidad, como en el caso de Giniveth Soto”.

“La idea es que progresivamente pueda irse avanzando en la legalización de la situación civil y todas las consecuencias jurídicas que eso genera en nuestra sociedad: el reconocimiento de las parejas homoparentales, lesbomaternales. Hay que hacer un gran trabajo en lo cultural, porque tenemos una sociedad machista, completamente retrógrada que no comprende sino la heterosexualidad. Más allá del tema del sexo biológico es importante que se reconozca el género y sus distintas formas, de feminidad y masculinidad. Todavía hay mucho trabajo que hacer, pero en esta oficina pueden hacerse grandes aportes.”

Haichel Escorche es la actual directora de la Oficina de la Diversidad Sexual. Foto Yoel Ochoa

Por un futuro igualitario en la diversidad

La comunidad LGTBIQ no solo vive dando muestras constantes de resiliencia, sensibilidad y capacidad organizativa popular, sino que es un verdadero triunfo político que la causa haya logrado implementar entidades como la Oficina de la Diversidad Sexual en Caracas.

A pesar de que aún hay muchos escollos psicosociales, culturales y legales por superar, Caracas ahora cuenta con un lugar para la reivindicación de los derechos sociales y fundamentales de la comunidad sexodiversa. En definitiva, es un espacio para el orgullo.

ÉPALE 419