ÉPALE311-EL MARQUÉS

PEDRO VICENTE CHACÍN RESCATÓ UN ESPACIO DESTINADO A ALMACENAR MONTE Y ESCOMBROS Y LO CONVIRTIÓ EN UN PARQUE CON VISTA AL WARAIRA REPANO QUE OFRECE BRISA, OXÍGENO Y BELLEZA A LA COMUNIDAD

                                     POR MARÍA EUGENIA ACERO COLOMINE @ANDESENFRUNGEN                       FOTOGRAFÍAS JESÚS CASTILLO

Dos coplas para un árbol

contra el fastidio un fandango

es bien dueño por fortuna

contra una feroz hambruna

no hay nada mejor que un mango.

Pedro Vicente Chacín

Cuando contactamos al señor Pedro Vicente Chacín para que nos contara la historia del parque de bolsillo que levantó en la calle Caruao de El Marqués, nos atendió la llamada con mucha alegría. Precisamente estoy acá en el parque. En algunos de los árboles colgué carteles para sensibilizar a los visitantes con reflexiones, coplas y poesía, pues también soy coplero y poeta. En uno de los árboles colgué el Himno al Árbol’”.

Pedro Vicente Chacín es médico psiquiatra y residente del sector desde hace varias décadas. También es escritor, poeta y coplero, como nos mostró en uno de los carteles que le dedicara a uno de sus árboles. Inicié este proyecto porque soy campesino de vocación. Crecí y me formé en San José de Guaribe, en el estado Guárico. De ahí mi pasión por sembrar y por estar en contacto con las plantas: provienen de mis raíces campesinas. A un sobrino mío una vez le sembré en su terreno 500 árboles, nos asegura.

ÉPALE311-EL MARQUÉS 4

El proyecto consistió en rescatar un terreno baldío del olvido y transformarlo en un espacio verde para el disfrute de la comunidad. Él mismo lo bautizó como “parque de bolsillo”. A la entrada de la calle Caruao se divisa, a la entrada de la comunidad, el pequeño remanso de 33 m de largo y un área de 400 m2 con más de 26 especies de plantas y árboles. Hay un árbol de caoba sembrado por un vecino de la comunidad en 1970, así como tres árboles de ficus, un apamate, un araguaney, un semeruco, un cacao y un pequeño bosque de nins, entre otras especies, que hacen del espacio un refugio verde con vista a la montaña y al ala este de Caracas.

Más de 20 especies vegetales habitan en este parque de bolsillo

Más de 20 especies vegetales habitan en este parque de bolsillo

Empecé a trabajar este espacio hace diez años. He contado con muy poco apoyo de parte de la comunidad, el mínimo. Pero eso no me amilana. Yo mismo me encargué de colocarle la toma de agua, de comprar mangueras, de hacer la limpieza del terreno. Un espacio que, de haberlo descuidado, se habría convertido en un barranco (o mejor decirle ribazo, para no darle una connotación tan negativa). Pues bien, sembré este bosque de nins a manera de dique y le ganamos espacio al desfiladero. Los banquitos los hice con una madera que botaron unos vecinos del sector. Me traje las láminas de madera y construí los banquitos. En el centro del parque tenemos este sencillo busto a Caruao. Según investigué, se trató de un comandante naval en los tiempos de Guaicaipuro: todo un ingeniero. Así que recurrí a un escultor espontáneo, de estos que llaman ingenuos, y me gustó este busto tallado en piedra para rendirle homenaje al portador del nombre de nuestra calle.

Encargó un busto especial para rendirle tributo al cacique Caruao

Encargó un busto especial para rendirle tributo al cacique Caruao

Chacín afirma que levantó este parque con sus propias manos y no quiso que la alcaldía de Sucre interviniera mucho en su proyecto. De haberles pedido ayuda, a lo mejor me exigen a cambio prebendas políticas o que les abra el espacio al público en general. Este parque se ha mantenido gracias, en gran parte, a que tenemos la reja que previene que se instalen acá mendigos o personas de la calle. Si nomás la comunidad ha sido bastante apática para hacerle mantenimiento a este espacio, abriéndolo a todo el mundo nos destruyen el parque o se convierte en una guarida de personas en situación de calle. Una vez se instaló en el parque una loca (una señora con problemas mentales). La señora era bastante agresiva, y como soy psiquiatra me la encomendaron. Al abordarla, ella misma me dijo que era psiquiatra en un sanatorio especial. Cuando le dije que si seguía en el parque la policía podía darse cuenta de que era psiquiatra de ese sanatorio y la podían enviar de vuelta, la mujer se fue enseguida y no volvió. El parque se ha mantenido gracias a que tenemos cercado el acceso a la calle. Al contar con el apoyo mínimo de mis vecinos, dejar el parque a expensas del acceso público pudiera destruirlo, sentencia Chacín.

Chacín es psiquiatra y nos comenta que atiende a sus pacientes en el parque de bolsillo. A mis pacientes les digo que aquí reciben dos tipos de terapia: la psicoterapia y la oxigenoterapia. Si una no les funciona, la otra de seguro sí les será efectiva. Hay una peculiaridad en el alma humana, y es que es resiliente, a prueba de las situaciones más adversas. Tenemos el caso de los barrios y las comunidades populares. Tienen toda clase de carencias, y aún así hay familias que salen adelante, personas que se destacan en la sociedad y brindan aportes significativos. Por eso es que veo que el caraqueño tiene mucha esperanza, y si las comunidades se organizaran para crear espacios como este ayudarían a generar más ambientes propicios para la salud mental. Los queridos árboles del doctor Chacín están acompañados por frases y poemas. Una de sus recién plantadas matas de mango tiene un recordatorio de la bomba de Hiroshima, por haber nacido un 6 de agosto. En uno de los ficus se puede contemplar un poema compuesto por su gran amigo, el humorista Joselo. Incluso, uno de los arbolitos tiene colgada una pala para que los dueños de perros recojan el excremento de sus mascotas y lo lancen por el precipicio. La comunidad de 22 familias de la calle Caruao, pese a no ser tan activa en el mantenimiento de este santuario, le hizo reconocimiento al doctor Pedro Chacín por su labor ecologista y le hicieron entrega de una placa que se puede ver en el parque. Pedro Chacín se despide de nosotros reflexionando: La revista pudiera iniciar una campaña en la ciudad para la promoción de parques de bolsillo. Estos espacios requieren de poco presupuesto y generan calidad de vida.

Pedro Chacín atiende a sus pacientes en este parque

Pedro Chacín atiende a sus pacientes en este parque

ÉPALE 311

Artículos Relacionados