Epale301_MG_7127

POR MARÍA EUGENIA ACERO COLOMINE • @ANDESENFRUGEN / FOTOGRAFÍAS MICHAEL MATA

—¿Usted sabe cómo llegar al Parque Simón Bolívar? —El parque… ¿qué? —¿El Parque Simón Bolívar? —¿En serio?

Muy posiblemente se preguntará desde donde nos lee. Pues sí. Plazas Bolívar tenemos en todo el mundo mundial. En Berlín, por ejemplo, tenemos a nuestro muy amado Simón Bolívar, de pie y sin su caballo, custodiando la Biblioteca Central de la capital más multikulti de las Uropas, junto a otros próceres. Así mismito.

El Parque Simón Bolívar, de 105 ha, está ubicado en el estado Miranda. Fue un proyecto concebido originalmente por nuestro Coman eterno en 2001. El arquitecto Fruto Vivas diseñó el proyecto, a fin de cambiarle el rostro a la Base Aérea. “Sería un área lúdica de verdad, con canchas deportivas, jardines, un balneario y una piscina, caminerías en las que se pasearían carruajes tirados por caballos…Era un Country Club, pero para todos los caraqueños”, afirmó en una entrevista publicada en El Universal en julio de 2011. El arquitecto Fruto Vivas, autor intelectual del diseño que hoy en día todas y todos los venezolanos podemos disfrutar, afirmaría en 2013 para Tribuna Popular: “Ahí está, pero no lo hicieron. Chávez lo promovió, tremenda propaganda” (sic).

Contra toda duda posible, en las inmediaciones de la Base Aérea Generalísimo Francisco de Miranda, mejor conocida como La Carlota, está ubicado. ¿Recuerdan aquellos tiempos, cuando opositores(as) se burlaban de nuestro Coman por querer hacer un espacio para el buen vivir, sobre la base de una vida sana, sabrosa y soberana en La Carlota? En aquellos tiempos él visionó el sueño que, quienes le adversaban en aquel momento, consideraron una triste y patética sorna.

Tal vez este primer trayecto de nuestro Parque Simón Bolívar no sea de la magnitud, dimensiones y majestuosidad del Parque Nacional Simón Bolívar ubicado en Bogotá, capital de nuestra hermana República de Colombia, pero el hecho en sí es que este espacio es sabroso: la brisa nos canta al oído, el Waraira nos sonríe, hay una caminería para ejercitarse, ¡incluso montando bici! Hay anfiteatro, un café de estilo lounge en una terraza que emula una torre de control; también un avión de época donde se venden helados deliciosos; un café llamado “Apamate”, donde es posible comerse una buena torta con un inmejorable café a precios soberanamente solidarios, con vista al campo de beisbol; un lago con pecesitos, donde se contemplan hongos en la orilla (y donde hay hongos ¡hay duendes!). También hay aves conviviendo pacíficamente con la naturaleza, y familias disfrutanto gratis del buen vivir. Toda esta maravilla se encuentra en las inmediaciones de los terrenos que originalmente fueran del  Padre de la Patria. En palabras de nuestro presidente Nicolás Maduro, “Cabré se volvería loco viendo esto. ¡Qué belleza!”. Fue en este espacio donde el gobernador del estado Miranda, Héctor Rodríguez, nos recibió a los medios para darnos muchísimas buenas nuevas.

Epale301_MG_7030

—SEÑOR GOBERNADOR, EN MATERIA DE CULTURA, ¿DE QUÉ MANERA SE ESTÁ ARTICULANDO PARA EVITAR MÁS BROTES DE ODIO EN SU ESTADO?

Con la sonrisa que caracteriza a todas las caras lindas de Barlovento, nuestro gobernador nos respondió: “Hemos logrado que 23 escuelas sean protegidas por embajadas. Una de ellas, por ejemplo, es la embajada de Suiza. Estamos protegiendo a niños en Guarenas, también. Sobre la base del apadrinamiento a nuestros niños, niñas y adolescentes estamos protegiendo la infancia de más brotes de odio en nuestro estado”.

Que la articulación de nuestro Precursor, el caraqueño universal, don Sebastián Francisco de Miranda, le regalara a nuestro padre Monchito Bolívar se lograra solo en socialismo y gracias al ensueño de nuestro amado Hugo Rafael, es posible gracias y solamente en socialismo. En palabras del maestro Eduardo Galeano, “la utopía sirve para caminar”. Nuestra amada matria, Venezuela, como siempre, punta de lanza de la Madre Tierra, no solo se erige en libertadora y libertaria, sino también en sanadora. Nuestro presidente obrero Nicolás Maduro nos presentó esta belleza el 14 de marzo de 2018, y en apenas siete meses lo que se respira en ese espacio es paz. Quienes deseen disfrutar del buen vivir que todos(as) merecemos para compartir con nuestras familias en el espacio que el Libertador nos legó con su vida, son bienvenidos(as), llegándose así:

1. En Metro: estación Parque Miranda. Usted ingresa al Parque Generalísimo Francisco de Miranda y las y los milicianos, muy amablemente, les recibirán y les indicarán cómo llegar al Parque Simón Bolívar. No se deben ingerir bebidas alcohólicas, mucho menos estupefacientes, en el espacio. Las y los estudiantes menores de edad no deben acceder a las inmediaciones del parque de lunes a viernes. ¿Por qué? Simple: un menor de edad, si es estudiante, lo que debe hacer a esa tierna edad es estudiar. No pasear en un parque cuando debería estar en clase, o en su casa.

2. En auto: acceso a la Base Aérea Generalísimo Francisco de Miranda, frente al Centro Ciudad Comercial Tamanaco. No hay pérdida. Quienes deseen ser parte de los sueños de Miranda, Bolívar, Chávez, Fidel y muchos(as) otros(as) ensoñadores de realidades sanas, que honren el 5º objetivo del Plan de la Patria, son bienvenidos sin distinción alguna; sobre la base del respeto y el primer y principal principio que promulgara el revolucionario mayor del siglo XX, Ernesto Guevara de la Serna: el amor. De seguro el niño Simón estará contento en el cielo.

EPALE 301

 

Artículos Relacionados