ÉPALE255-PICHÓN 3

POR MERCEDES CHACÍN @MERCEDESCHACIN / FOTOGRAFÍAS CAMILLE BRICEÑO

ÉPALE255-PICHÓNPalmira De Gouveia es la mamá de Palef y Efrén Suzzarini es el papá. Sí, es un nombre surgido de los nombres de sus progenitores. Papá administra y Palmira está pendiente de Caracas Café. Es el mismo que antes quedaba en la esquina de Traposos, en el Hotel León de Oro. Mamá Palmira habla en nombre de su hijo y habla con entusiasmo de la oferta gastronómica que consiste en: sánduches, ensaladas, café, bebidas frías y postres.

Palef, papá de Caracas Café, no estaba. Pero no hizo falta porque Palmira, la mamá de Palef, se vino con todo y malestar de gripe a atender a estas pichonas. Contó Palmira que hay tres empleados y que les falta una cajera. Que las tortas se venden muy bien y que el café es la estrella del lugar. Que les va mejor de Gradillas a San Jacinto que en Traposos porque acá están en el Bulevar del Vínculo y el Retorno, donde la multitud pasa sin cesar.  Son un equipo, se les ve trabajar contentos.

DETALLES DE LA CARTA

Son nueve tipos de café y cuatro métodos de colado. El más popular es el guayoyo (con 15 bolos se toman hasta seis tacitas pequeñas). Van en grupo a cumplir con el ritual del cafecito después del almuerzo. Lo cuelan en la mesa en colador de tela. O bolsa, como algunos le dicen. El café pequeño sin leche cuesta cinco bolos y los preparados con leche nueve. El que más se vende es el capuchino. David Madriz (Palmira lo presentó como el mejor barista de Caracas) mostraba orondo el delantal de una famosa academia de café. De allí se surte el Caracas Café, con granos trujillanos.

Son tres tipos de sánduche. Caraqueño (asado negro, queso, vegetales, salsas al gusto), Andino (milanesa de pollo, queso, vegetales, salsas al gusto) y el Waraira Repano (milanesa de berenjena, queso, vegetales, salsas al gusto). El pan tiene un toque dulzón, rociado generosamente con orégano y van acompañados de papas chips y ensalada de repollo y zanahoria con poca mayonesa y buen sabor.

ÉPALE255-PICHÓN 2

LOS POSTRES

ÉPALE255-PICHÓN 1La oferta de postres ese día eran tres: torta de guanábana, tres leches y la famosa Red Velvet. Aquí, entre nos, les cuento que cuando probé la primera vez la torta Red Velvet, hace poco menos de un año, no me impactó. Me quedo con la de zanahoria o chocolate según mi modesto paladar, acostumbrado al chocolate de cualquier tipo y presentación. Sospecho que esta torta llama más la atención por el nombre que por su modo de preparación. Especulación pichonesca.

Caracas Café se une a la oferta de cafés cercanos a la Plaza Bolívar que usted pudo leer en la crónica de Malú Rengifo de la sección “Ciudad” en este número. Si suma el contenido del titular de esta crónica son, mínimo, Bs. 80.000 por cabeza. Siempre hay gente. Éxitos a la familia Suzzarini-De Gouveia.

ÉPALE 255

Artículos Relacionados