ÉPALE261-PICHONES

POR RODOLFO CASTILLO • @MAGODEMONTREUIL / FOTOGRAFÍAS ENRIQUE HERNÁNDEZ

La vorágine inflacionaria de la cual hemos sido víctimas en el trascurso de los últimos años, necesariamente, de manera imperativa, nos ha obligado a redimensionar nuestros hábitos de consumo, particularmente nuestros hábitos alimenticios. Es así como las alternativas vegetarianas, más allá de los beneficios para nuestra salud que les son inherentes, se han erigido como el sucedáneo pertinente, ideal. El Restaurant Escuela Caracas, ubicado en las entrañas del Centro Parque Caracas (PB, local 3), en las inmediaciones de La Candelaria, oferta desde hace un año una opción por demás atractiva: el kilogramo de comida (seco) tiene un precio de Bs. 110.000 (al día 16/01/18, el ÉPALE261-PICHONES 1momento justo en que se vierte sobre el teclado la presente reseña). Este viene acompañado de una pequeña sopa sin costo alguno. Lo que sí requiere desembolsar un extra de dinero es la bebida, la que posee un encanto particular, muy acorde con los tiempos que corren: el jugo natural, cuando no es de fresa, vale Bs. 15.000 (sin azúcar) y Bs. 20.000 (con azúcar). Y el de fresa Bs. 20.000 y 25.000, respectivamente. Decir 110.000 bolos el kilo parece un exabrupto, pero ingerir en una sola sentada mil gramos de comida más el consomé y un jugo parece una tarea para estómagos de titanio.

El chef-dueño-encargado Yhojan Cote (y su esposa Dailyn Arriechi, cien por ciento fiel y cajera del lugar) nos señala que, además del servicio de restaurante, a menudo se dictan cursos sobre gastronomía vegetariana a precios razonables. Próximamente se realizarán también los de barismo (con café vegetariano: leche de soya), pan artesanal, golfeado y panadería y pastelería básicas (dulcería criolla, fundamentalmente). Su oferta diaria consta de 14 variedades, lo que constituye un menú a prueba de aburrimiento y para todos los gustos. También llama la atención que los ingredientes no se limitan a “los frutos de estación” (es decir, los más económicos) sino a cualquier vegetal u hortaliza: la zanahoria, por ejemplo. Todos conocemos su costo actual.

ÉPALE261-PICHONES 3

ÉPALE261-PICHONES 2Por su parte, Juan Piña, vegano asiduo del lugar y médico, aporta su creatividad culinaria haciendo alrededor de 14 recetas veganas, las cuales están a la venta dentro del recinto. A las tradicionales salsas árabes de berenjena y garbanzo les agrega quinoa, como una forma de “reforzamiento” proteico. La misma fórmula la aplica a “sus leches”: la de soya la complementa con leche de coco, de almendra, merey, etc. Piña sostiene, y afirma comprobarlo de forma empírica, que es muy fácil desmontar los mitos que giran en torno a la dieta vegana, sobre todo aquel relacionado con su deficiencia proteica. No es de extrañar que este joven médico general opte por especializarse en el área nutricional.

Por otra parte, resulta increíble cómo el espacio físico del restaurante es un oasis entre la jungla comercial circundante.

ÉPALE 261

Artículos Relacionados