ÉPALE249-PIEDAD CÓRDOBA

ELLA ASEGURA QUE SERÁ PRESIDENTA EN 2018. DICE QUE MANDARÁ “ALEJADA DE LAS CÚPULAS Y LAS CASTAS”. LAS ENCUESTAS NO LA ACOMPAÑAN, LOS MEDIOS TAMPOCO. EL PERFIL DE PIEDAD CÓRDOBA FUE ESCRITO EN BLANCO Y NEGRO, SIN EMBARGO, ESTA MUJER TIENE TANTOS COLORES COMO TURBANTES

POR JESSICA DOS SANTOS JARDIM • @JESSIDOSSANTOS

MÁS QUE UN FRÍO CURRÍCULO

Piedad Esneda Córdoba Ruiz nació en Medellín el 25 de enero de 1955. Es hija de Zabulón Córdoba y de la soprano Lía Ruiz —él chocoano, ella antioqueña. Sin embargo, la “venita política” la heredó de su tío Diego Luis Córdoba, uno de los primeros chocoanos en estudiar derecho y representar a su departamento en el Congreso.

Piedad también estudió Derecho, lo hizo en la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, con especialización en Derecho Laboral y Desarrollo Organizacional. Además, realizó otra especialización en Opinión Pública y Mercadeo en la Universidad Javeriana en Bogotá.

Su carrera política comenzó, de manera formal, cuando ingresó al liberalismo atraída por las ideas de William Jaramillo Gómez, un reconocido dirigente de izquierda que llegó a ser alcalde de Medellín, senador y ministro.

A su lado, Piedad fue tesorera del municipio, secretaria general de la alcaldía de Medellín, contralora auxiliar, concejal y diputada. Hasta que alcanzó una curul en la Cámara de Representantes durante el periodo 1992-1994.

Al poco tiempo de llegar al Legislativo se convirtió en centro de atención. Sus posturas políticas, marcadas por la defensa de la mujer, las minorías étnicas y los derechos humanos, la llevaron a dar un paso al Senado para el siguiente periodo (1994-1998). Y ahí se puso “buena” la cosa.

¿MUJER DE PAZ O GUERRILLERA DE LAS FARC?

Durante su segundo periodo como senadora, Piedad planteó la solución del conflicto armado colombiano por la vía de la negociación. Estos pronunciamientos le valieron amenazas por parte de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). De hecho, el 21 de mayo de 1999 el líder paramilitar Carlos Castaño ordenó su secuestro.

“SI ME VA A MATAR HÁGALO DE UNA VEZ, QUE CUANDO REPARTIERON EL MIEDO YO LLEGUÉ TARDE”, INCREPÓ CÓRDOBA AL LÍDER PARAMILITAR DURANTE SU SECUESTRO

Piedad permaneció varias semanas en cautiverio. “Cuando Carlos Castaño llegó al rancho donde tenían secuestrada a Piedad Córdoba esperaba encontrarse con una persona doblegada por el temor, suplicando por su vida, pero no fue así; ella lo recibió diciéndole: ‘Si me va a matar hágalo de una vez, que cuando repartieron el miedo yo llegué tarde’. Porque así es La Negra”, expresa el periodista colombiano Gabriel Pacheco.

Al ser liberada, Piedad se exilió con su familia en Canadá, pero pronto regresó a Colombia y retomó su labor en el Senado. Los ataques continuaron y la Negra fue víctima de dos atentados de los cuales salió ilesa.

En el año 2007 despertó gran controversia cuando acusó a al expresidente Álvaro Uribe Vélez de “paramilitar” y le pidió a los gobiernos progresistas de América Latina que rompieran relaciones con Colombia. Pese a esto, el propio Uribe la designó como facilitadora en el acuerdo humanitario con las FARC. Esta decisión la catapultó a nivel nacional e internacional y la convirtió en la abanderada de la liberación de secuestrados.

info principal NUEVA

Con la mediación del comandante Hugo Chávez, Piedad se acercó a las FARC y logró reunirse con varios excomandantes como Simón Trinidad y alias Sonia (presos en Estados Unidos), Raúl Reyes e Iván Márquez, lo cual devino en la liberación de 14 retenidos.

Córdoba se ganó el odio de todos aquellos que no creen en el diálogo. Las tensiones crecieron y el Gobierno dio por terminada su mediación. Hasta que, en 2010, cuando Piedad comenzaba su quinto periodo en el Senado, la Procuraduría General la destituyó e inhabilitó por 18 años.

“Es indispensable no perder la memoria y recordar que, en los tiempos más aciagos, es decir, bajo el gobierno de Uribe Vélez, Piedad fue la voz de los que no teníamos voz. Asumió, a riesgo de su propia integridad, la de su familia —ella fue secuestrada por paramilitares— y de su carrera política, las consecuencias de defender lo que en ese entonces llamábamos ‘la lucha por la solución política y negociada y el intercambio humanitario’. Fue espiada, perseguida y chuzada por el DAS (Departamento Administrativo de Seguridad), tildada como traidora o enemiga de la patria en los medios de comunicación, insultada y agredida en lugares públicos”, expresa Gary Martínez Gordon, integrante del movimiento social y político colombiano Marcha Patriótica.

UNA NUEVA PRESENTACIÓN

“Colombia no conoce a la verdadera Piedad. Cuando la inhabilitaron muchos adultos de hoy eran adolescentes, no tienen en su memoria los debates de la Negra en el Congreso, no la vieron denunciar la parapolítica, enfrentar a los ingenios azucareros. No saben que fue una congresista brillante, la primera en defender los derechos de las mujeres o plantear el matrimonio igualitario. Pocos saben que fue ella quien lideró la Ley 70, un paradigma en legislación étnica, haciendo llamadas desde un teléfono público en Canadá con las pocas monedas que le quedaban durante su exilio. La derecha hizo un buen trabajo: echó tierra sobre sus numerosos logros para venderle al país un monstruo, pero algún día Colombia redescubrirá a aquella Piedad: la capaz, simpática, ocurrente e ingeniosa”, comenta Gabriel Pacheco.

Precisamente, el año pasado la justicia colombiana anuló la sanción que pesaba sobre la exsenadora, abriéndole las puertas a la posibilidad de volver a presentarse para un cargo público… y permitir que redescubramos a aquella mujer. Años después, y con el mismo talante de otrora, Piedad pretende llegar a la presidencia de Colombia.

“Yo quiero a este país. Yo soy colombiana por los cuatro costados. Yo respiro como colombiana, lloro como colombiana, me río como colombiana, bailo salsa como colombiana, sé bailar lo más de bien. Y le voy a decir más: ¿sabe cuál es la rabia de mucha gente de este país conmigo?, primero, que no me han podido comprar porque yo no tengo precio; y, segundo, que yo soy bastante inteligente, bastante, y les da rabia que yo sea inteligente. Y, en medio de todo, soy bonita también”, expresa Piedad, entre risas, mientras bebe un sorbo de agua y agrega, con una mirada casi tan pícara como su tono de voz: “Ah… y me gustan los indígenas, me matan”.

A Piedad le gusta contar que aprendió a leer a los cuatro años junto a su abuela Eumelia, una educadora que trabajaba con las comunidades de los barrios y le inculcó el amor por las personas menos favorecidas.

“Colombia tiene 23 millones de negritudes, y si todos la apoyan la veremos en el palacio presidencial. Sería un gobierno vitalísimo, excitante, agitado y musical, la negra Piedad tiene su alegre tumbao. Recuerda que el plebiscito del Sí y el No resultó un batacazo. Ganó el No cuando nadie lo esperaba. Eso puede pasar con Piedad”, dice Poncho Rentería, reconocido periodista y escritor colombiano.

¿SERÁ?

La elección presidencial de Colombia se celebrará el día 27 de mayo del año 2018. El candidato ganador debe obtener la mitad más uno del total de votos válidos. De lo contrario, se realizará una segunda vuelta entre los dos candidatos con mayor votación el 17 de junio del mismo año.

Una veintena aspira a la Casa de Nariño. Pero, según las encuestadoras, la disputa se reduce a cinco o seis nombres, entre los cuales no figura el de Piedad. De hecho, la mayor parte de los sondeos no le otorgan ni 3% de apoyo.

la info vertical“No importa la opinión que usted tenga de Piedad Córdoba, la puede odiar o amar, pero estará de acuerdo conmigo en que esta mujer es valiente, porque se necesita mucho valor para haber estado inhabilitada siete años, secuestrada, chuzada, exiliada, amenazada, perseguida de todas las formas posibles, y que aún le queden ganas de ser presidenta. No es para nada descabellado vaticinar que Piedad podría ser la sorpresa electoral en estas elecciones, ¿qué importan las encuestas? ¿La van a desacreditar más? Si llevan una década dándole palo todos los días”, dice Gabriel Pacheco.

Pero, además, Piedad debe luchar contra los altos índices de abstencionismo que predominan en Colombia. Recordemos que en el plebiscito 62% no fue a votar. Córdoba, en 2010, logró ser la tercera mayor votación al Senado por el partido Liberal, suele mover el denominado “voto de opinión”

“Piedad tiene una ventaja frente a los demás candidatos: cuando la Negra habla en la plaza pública tiene el don de estremecer los auditorios y tocar el corazón de la gente. Esa capacidad no la tiene Petro ni Clara López ni Germán Vargas ni Robledo ni Fajardo. Por otro lado, una cosa es Piedad en Bogotá y otra Piedad en las regiones. Allá la gente sencilla la adora, la sigue, se abalanza sobre ella y hacen pacientes filas para tomarse una foto y saludarla”, comenta Pacheco.

¿ LO QUE ES BUENO PA’L PAVO…?

Además, si de encuestas se trata, pues siete de cada diez colombianos tiene una opinión negativa sobre el presidente Juan Manuel Santos y su gobierno. 85% cree que no está haciendo nada por el empleo. La percepción sobre la economía es catastrófica. Los colombianos están preocupados por sus trabajos (escasos y mal pagados), por un sistema de salud insuficiente, por la falta de una educación de calidad y para todos, por los lacerantes casos de corrupción.

“Nuestros jóvenes no encuentran empleos dignos y acordes a su capacitación. Las mujeres siguen cobrando menos que los hombres por el mismo trabajo y no acceden a puestos de responsabilidad. De esto es de lo que tenemos que empezar a hablar todos los políticos. Las élites que nos gobiernan tienen secuestrada la política desde hace décadas y prefieren hablar de lo que ocurre en otros países, en un intento cada vez más fracasado de desviar la atención de los gravísimos problemas que tenemos aquí”, expresa Piedad.

Hoy, esta mujer del turbante colorido, la Negra, la colombiana controvertida y polémica, la expresión de una minoría étnica, nos pide que miremos a nuestra hermana Colombia desde sus ojos de Piedad: “El eje izquierda-derecha ya no sirve para explicar los problemas de la Colombia de hoy. En mayo de 2018 tendremos una cita electoral muy importante, pero lo fundamental será a partir del día después”. Amanecerá y veremos.

ÉPALE 249

Artículos Relacionados