Reportaje para la Revista Épale CCS

POR GUSTAVO MÉRIDA •@GUSMERIDA1 / FOTOGRAFÍAS MICHAEL MATA

ÉPALE254-PICHÓN 3Había una vez, hace cinco meses apenas (en medio de unas guarimbas que se nos están olvidando), una señora que se llama Indira quiso tener algo propio, pero con sentimiento. Tenía rato en eso.

Cuando alguien quiere tener algo, lo que sea, y le pone un pero, pero este pero tiene que ver con el sentimiento, con lo espiritual, con la resistencia que tenemos en esta especie de sátira (Carlos Cova dixit) que somos todos, y todas,  pues esa vaina hay que contarla.

Y gozar una bola mientras se hace.

Bárbara Uzcátegui es su hija, una socióloga que aprendió barismo muy bien (“no es el barista el importante: es el caficultor”) y que se sienta en la mesa (chiste malo: en realidad se sentó en la silla) mientras el sol que entra a través de esas paredes inmensas de la Galería de Arte Nacional le llena el cachete izquierdo de esa luz perfecta de cerca de las 4 de la tarde.

Los labios le brillaban. Nos contó que no había Waraira (una limonada en agua de albahaca, Bs. 8.500) porque no había llegado el limón. Los limones, para ser exactos. Sugirió entonces una Sifrina (limonada sonrojada de patilla, Bs. 8.000) y habló del proyecto.

“Buena idea la de dejar los libros sobre la mesa”. Eso es parte del proyecto, pero no lo dijo Bárbara sino Fania Rodrigues, una periodista brasileña que nos explicó muy bien cómo se pronuncia la “r” en su idioma. Y seguimos hablando de su país, porque ella, como cualquier ser humano que tenga sentimiento por la tierra en la que nació y creció, no habla mal de ese pedazo de planeta.

Pero aquí, en este país, viven Claudio Nazoa y Laureano Márquez, por ejemplo. “En Brasil la torta de zanahoria es cubierta con chocolate”. Aquí, la cubierta puede ser de una mezcla secreta con queso crema y limón o esta de Tribu, con una especie de crema de limón. No sé cuál es más sabrosa.

Preguntas superfluas, risas de tarde, silencios sabrosos llenos de dulzura de tortas de zanahorias pasadas y presentes. En la Galería de Arte Nacional (GAN) estar “de repente, frente al mismo lienzo que tuvo el artista en frente” es algo que se puede sentir un día como hoy; irónicamente, los domingos es el día que menos gente va. En la GAN, los miércoles, viejitos que nos leen, de 9 am a 12 m hay teatro para la tercera edad. No todo es cola para comprar pan. Los martes y jueves, de 5 a 6 pm, hay taller de yoga. Y si quien lee ha pensado en responder a esta pregunta: “¿Eres artista?”, la gente de Tribu te invita a que les envíes tu propuesta a tribucafecultural@gmail.com.

ÉPALE254-PICHÓN 5

ÉPALE 254

Artículos Relacionados