ÉPALE253- VAGINOPLÁSTIA

LOS EXPERTOS DICEN QUE RASURARSE COMPLETAMENTE EL VELLO GENITAL HA DEJADO AL DESCUBIERTO ASPECTOS QUE ANTES NO ERAN TAN EVIDENTES PARA LA MUJER Y HAN GENERADO UN ALZA EN LA REALIZACIÓN DE “CIRUGÍAS ÍNTIMAS”: ¿CÓMO ES ESO? ¿SERÁ CIERTO?

POR JESSICA DOS SANTOS JARDIM • @JESSIDOSSANTOS

EL ENCUENTRO

Hace unos meses necesitaba hacerme unos exámenes de sangre, pero los reactivos no aparecían y, de ruleteo en ruleteo, terminé en un laboratorio ubicado en el piso uno de una famosa clínica en el este de la ciudad.

Para mi sorpresa, al ir subiendo las escaleras empecé a vislumbrar, justo al lado del laboratorio, unos coloridos afiches donde se promocionaban desde “rejuvenecimiento vaginal” hasta “blanqueamiento anal”.

Al bajar la mirada, estaban las puertas de dos o tres consultorios y unos banquitos color beige donde esperaban ansiosas, o relajadamente, casi una decena de mujeres. ¿Esperar qué? La cirugía íntima femenina consiste en una serie de procedimientos médicos y quirúrgicos que tienen como objetivo mejorar el aspecto y/o la funcionalidad de los genitales.

Los procedimientos van desde la reducción o aumento de los labios menores (labioplastica), el “abultamiento” del pubis (lipoescultura), la reconstrucción del himen (volver a ser “virgen”) hasta el rejuvenecimiento vaginal (restablecer las dimensiones del canal).

Esta tendencia ha llegado en años recientes a estratos insospechados. Por ejemplo: en Estados Unidos está creciendo el número de menores de 18 años que se someten a estas cirugías: 222 jóvenes lo hicieron en el año 2014, 400 en 2015 y 560 en 2016; un aumento de 152% en apenas dos años.

Al respecto, la Sociedad de Cirugía Plástica Estética de Estados Unidos ha mostrado su supuesta preocupación: “La labioplastia está aumentando entre estas pacientes y actualmente representa 5,2% de todas las operaciones estéticas realizadas a menores de 18 años, pese a estar todavía en edad de desarrollo”.

Sin embargo, la Sociedad Española de Cirugía Estética (SECE) aclara que el perfil mayoritario de la mujer que demanda este tipo de intervenciones oscila entre 20 y 40 años de edad, normalmente solteras. ¿Por qué lo hacen? ¿Se ha transformado esto en el nuevo boom?

¿NECESIDAD O MODA?

Las empresas suelen publicitar esta cirugía como una forma de ayudar a las mujeres a recuperar su autoestima, en especial después de los cambios causados por el embarazo y el parto. Sin embargo, hay mujeres, que aún no han dado a luz y que son muy jóvenes, sometiéndose a estas operaciones.

¿Qué ha cambiado en la sociedad para que cada vez más y más mujeres se interesen por este tipo de cirugía? Hay quien culpa, de fondo, a la pornografía y al hecho de que ahora las mujeres, en especial las más jóvenes, se depilen completamente el vello púbico, dejando su zona genital mucho más expuesta visualmente. “Rasurarse completamente el vello genital ha dejado al descubierto aspectos que antes no eran tan evidentes para la mujer, y esta es la principal causa por la que este tipo de tratamientos quirúrgicos están en alza. Estas cirugías son motivadas más por razones estéticas que de salud”, agrega la Sociedad de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad (Semal).

Este organismo explica que las imágenes de vaginas que las jóvenes pueden encontrar en internet a menudo están retocadas y no representan la variedad normal de forma, color, tamaño y asimetría que existe.

¿La variedad normal? Pues sí. El boom ha sido lo suficientemente significativo como para que el Colegio de Obstetras y Ginecólogos de Estados Unidos emitiera el año pasado una guía explicativa para los doctores que lidian con estas demandas.

En el documento se exhorta a los cirujanos a “buscar alternativas no quirúrgicas, informar asertivamente sobre la variedad normal, de forma y tamaño, de los labios vaginales y valorar la madurez física y emocional de las pacientes antes de referirlas a una operación”.

ÉPALE253- MIRADAS-VAGINOPLASTIA INFO

¿PASA EN VENEZUELA?

Pasa; y, además, lo último en tecnología láser para la zona íntima de la mujer ya está disponible en varios centros privados del país.

“El rejuvenecimiento vaginal es un término anglosajón de mercadeo para identificar un conjunto de cirugías vaginales. El nombre lo popularizó David Matlock, médico estadounidense, radicado en Los Ángeles, creador y propietario intelectual de estas técnicas de rejuvenecimiento vaginal láser y diseño vaginal láser”, explica Jorge Gaviria, ginecólogo y especialista en cirugía genital láser, en su portal web.

Incluso, en el año 2015 la Sociedad de Ginecología y Obstetricia de Venezuela adoptó el término (¿eufemismo?) de comestoginecología para referirse a las intervenciones genitales femeninas.

Además, el organismo explica que en Venezuela los órganos genitales femeninos que más “remodelaciones” viven son la piel, los labios menores y mayores, el clítoris, el monte de Venus (o región púbica), el periné, el introito vaginal, el himen, la vagina y el ano.

Quienes van a quirófano incluyen la ninfoplastia o labioplastia, el relleno de labios mayores por transferencia de grasa, la himenoplastia o reconstrucción del himen, perineoplastia; incontinencias, corrección de prolapsos y de cicatrices poco estéticas. En el consultorio se hace el tensado vaginal láser; el blanqueamiento vulvar, perineal, púbico y anal; la depilación y el resurfacing láser (para disminuir cicatrices o pigmentación).

Los médicos venezolanos coinciden en que gran parte de las cirugías se las hacen mujeres que no han dado a luz, muy jóvenes, y en su mayoría buscan reducirse el tamaño de los labios, incluso “porque se salen cuando se ponen traje de baño”.

También en el Hospital Universitario de Caracas existe la consulta en Estética Genital. Pero, aún se está bastante lejos de la masificación de estas técnicas en los centros públicos del país.

Además, hace unos años el Centro de Atención Médico Integral de la Universidad de Los Andes (Camiula), en el estado Mérida, fue el espacio de encuentro de especialistas en cirugía ginecológica, específicamente en el área del rejuvenecimiento vaginal con la técnica láser.

EL DOMINIO BLANCO

El blanqueamiento anal y vaginal es la otra intervención estética más extendida. Nació en el mundo del porno. Sin embargo, cuando la modelo estadounidense Paris Hilton confesó haberse sometido a uno de estos tratamientos se terminó de popularizar la idea.

La moda está triunfando, sobre todo en Estados Unidos y Brasil. Pero también ha cogido vuelo en Colombia y Venezuela.

Los anuncios expresan que cuando se habla de “blanqueamiento” no se trata de obtener un auténtico blanco, sino más bien “un tono rosado acorde con el tipo de piel”. Encontrar el racismo que rodea esta afirmación es bastante sencillo.

Pero, bueno, para el blanqueamiento anal se emplea el láser durante 4 o 5 sesiones o se aplica ácido glicólico entre 4 y 10 sesiones, con espacio de 15 días entre una y otra. A su vez, se utiliza una crema que contenga hidroquinona como ingrediente activo.

ÉPALE253- MIRADAS-VAGINOPLASTIA INFO 2Además del blanqueamiento anal existe el vaginal. La cavidad vaginal suele oscurecerse por el hierro que contiene la sangre de las menstruaciones, y para aclararla usan ácido glicólico con ácido tricloacético.

La finalidad de ambos es meramente estética. ¿Algo más antinatura que esto?

NO TAN ROSA

La cirugía estética de vagina es un procedimiento que no amerita de mucho tiempo en el quirófano. En algunos casos no requiere más de 1 o, a lo sumo, 2 horas. Los resultados se aprecian al transcurrir dos o tres semanas, cuando las heridas cicatrizan por completo. Y la paciente no suele requerir el retiro de las suturas pues, por lo general, los puntos usados en una operación vaginal son del tipo reabsorbible.

Sin embargo, todas las intervenciones tienen sus riesgos y la búsqueda de la supuesta “vagina perfecta” no es la excepción. Entre ellos destaca el sangrado, la infección, las cicatrices en el tejido y la reducción de la sensibilidad genital.

Además, la operación podría aumentar los problemas sexuales ya que podrían dañarse los nervios de la zona vaginal, afectando así a la sensibilidad y la satisfacción sexual.

Para ñapa, este tipo de cirugía posee un alto costo. En Alemania, el valor promedio es de unos 2.200 USD; Argentina, 1.044 USD; Austria, 2.520 USD; Bolivia 850 USD; Brasil, 1.000 USD; Suiza, alrededor de 4.093 USD.  Ciertamente la variación es considerable dependiendo del continente y del país.

En Venezuela oscila entre 3.500 y 8.000 dólares, y en algunos casos no incluye honorarios médicos o costos extras por anestesia. Y, por supuesto, no aplica para los seguros médicos. Aun así: el deseo de obtener una vagina a la carta no se detiene.

ÉPALE 253

Artículos Relacionados