ÉPALE252-MÚSICA

EL JOROPO LLEGÓ POR LA RUTA DEL LLANO. SIN EMBARGO, MUCHOS DE SUS APASIONADOS ADEPTOS, COMO JUAN MONTOYA, LE SIGUEN LOS PASOS POR INFINITOS CAMINOS

POR ANA CECILIA LOYO • @ANACECILIALOYO ⁄ FOTOGRAFÍAS ENRIQUE HERNÁNDEZ

ÉPALE252-MÚSICA 3Esta ciudad es un conjuro de cosas maravillosas, hasta el mismo caos hace que la vida sea un baile. Caracas, la de puertas abiertas, abraza al que llega y se impregna de su savia.

¡Pero si el joropo es solo del llano! Gritan los transeúntes envueltos en su ignorancia. Existen más de siete tipos de joropo en Venezuela (llanero, central, oriental, guayanés, andino, golpe larense, urbano y jorconiao), nos comenta Juan Montoya, quien desde hace 20 años creó la Fundación Escuela de Baile de Joropo Sabanero Los Pioneros del Llano, ejerciendo su propia metodología de enseñanza.

ÉPALE252-MÚSICA 2

Juan Montoya, abanderado del joropo

Juan Montoya, oriundo de Palmarito y criado en Guasdualito, estado Apure, decide llevar esta escuela por Venezuela y crear lo que es hoy: La Ruta del Joropo.

—¿CÓMO NACE LA IDEA?

—Esto es un sueño, una meta cumplida y nació de la necesidad de ganar espacios para el encuentro. Luego de creada la fundación, me fui por toda Venezuela a enseñar y aprender también de otras formas del género y dije: en el mundo debe sonar el joropo, nuestro joropo.

—¿QUÉ BUSCA LA RUTA DEL JOROPO? ¿A DÓNDE QUIERE LLEGAR?

—Que nos conozcamos, que el joropo esté en el mundo a nivel de la salsa, de la ranchera, del merengue dominicano, de cualquier género musical; y sin menospreciar a las demás manifestaciones tradicionales, porque sabemos que Venezuela tiene una riqueza no solo en su gente sino en sus tradiciones, el joropo abarca el movimiento dancístico, musical y artístico.

—¿QUÉ HACE FALTA PARADIFUNDIR ESTA SONORIDAD AL RESTO DEL MUNDO?

—Que demos un paso más allá, porque si bien decimos que los valores se enseñan en casa, igual seguimos padeciendo del desarraigo cultural. Si están apostando a la cultura y las tradiciones, vamos a aportar nosotros los cultores; y los que tienen en sus manos un cargo donde puedan generar políticas para esto, vamos a hacerlo porque no solo el joropo lo necesita, sino todas las manifestaciones.

Ahora que estamos llevando las riendas de La Ruta del Joropo, hemos encontrado instituciones del Estado que ni siquiera saben qué es el joropo. ¡Eso no se debe permitir! Que un venezolano no sepa qué es el joropo, no sepa qué es el tambor, no sepa qué es el tamunangue, no sepa qué es el calipso. ¿Cómo puedes defender algo que no conoces?

En esta nueva vuelta, La Ruta del Joropo inició en los espacios del Teatro Teresa Carreño

En esta nueva vuelta, La Ruta del Joropo inició en los espacios del Teatro Teresa Carreño

—VENEZUELA ES UN JOROPO GRACIAS A SUS CULTORES. ¿SE SIENTEN REIVINDICADOS?

—Somos un todo, debemos tener un fondo económico para las necesidades de nuestros cultores y poder apelar a ese fondo cuando necesitemos y no tener que ir tocando puertas a ver si se dignan a ayudarnos, ese es un clamor que se viene pidiendo. La ruta también está sirviendo para conocer nuestras necesidades y para acompañarnos en la búsqueda de posibles soluciones. Con nuestra trinchera nosotros podemos ser autosustentables; podemos formar propuestas, proyectos y es lo que estamos haciendo. Queremos que La Ruta del Joropo se siembre, porque La Ruta llegó para quedarse.

Esta ruta se celebró del 26 al 28 de octubre de 2017 en los espacios del Teatro Teresa Carreño, homenajeando a nuestros cultores del joropo. Con brillo en sus ojos, entusiasta y agradecido por todo el apoyo (Teatro Teresa Carreño, Bandes, CNE, IAEM, Casa de la Diversidad Cultural, Compañía Nacional de Danza, músicos, entre otros), Juan Montoya se despidió invitando a seguir creando y creyendo en Venezuela y que La Ruta del Joropo se siga haciendo para reconocernos como pueblo.

ÉPALE 252

Artículos Relacionados