Vista Guayaquil se levanta sobre bases sólidas

“Es el pueblo el que decide, es la comunidad la que decide… Son ustedes los que deciden, es el poder popular, es la democracia directa a través de las asambleas populares, a través de la participación, el protagonismo popular”, Hugo Chávez durante el primer Aló Presidente en junio de 2009

Por Ketsy Medina Sifontes • @Ketsycarola / Fotografías Gina González y Jesús Castillo

Desde que empezó la cuarentena, Azurduy Tovar se dio a la tarea de subir semanalmente fotos a su muro de Facebook sobre el trabajo realizado con niños y niñas del nuevo urbanismo en el que habita.

Hicieron marionetas, construyeron el teatrino, aprendieron la técnica del collage, pintaron, jugaron. Pero un día en las fotos aparecieron otros personajes, mujeres y jóvenes de distintas edades cargando carretas, cerniendo tierra, usando picos, palas; algo se cocinaba en Vista Guayaquill, y para allá nos fuimos.

Garantizando un buen futuro

La revolución garantiza la propiedad

“El capitalismo convierte a la propiedad en un privilegio, sólo una minoría es gran propietaria y la gran mayoría es expropiada”.

 Hugo Chávez (2009)

Aló Presidente Teórico

Azurduy forma parte de la generación que ocupó cargos en la administración pública cuando Chávez llamó a conformar las células organizativas para transformar dichos espacios. En el ámbito comunicacional, junto a un gran equipo creativo, hicieron teorías y campañas formativas que incluían murales, cuadernillos y eventos cuya narrativa potenció el Poder Popular.

Después de los consejos comunales aparecieron las comunas, el gobierno de calle, el duelo por la siembra de Chávez, elecciones presidenciales, Nicolás Maduro, las guarimbas, la guerra económica, los apagones, el bloqueo y su trabajo continuó con ímpetu, esmero, amor y creatividad. Azu, como la llaman amorosamente, durante todo este tiempo se atrincheró en el credo de Aquiles Nazoa y los poderes creadores del pueblo.

Luego de años de trabajo la Gran Misión Vivienda Venezuela le adjudicó su hogar en el sector Alta Vista de la parroquia Sucre, lo que la alivió porque era madre soltera y no tenía vivienda propia. Su historia es muy parecida a la de muchos servidores y servidoras del sector gubernamental, que lograron garantizar su derecho a la vivienda.

Cuando la cultura abriga los corazones, la violencia se espanta

La revolución debe ser autocrítica

“Yo hago un llamado a la reflexión, no busquemos explicaciones para tratar de tapar la falla. La revolución debe ser autocrítica”.

Hugo Chávez, 2009

Aló Presidente Teórico

Cuando Azu llegó a Altos de Guayaquil su apartamento estaba en pie, sin embargo, mucho es lo que faltaba por hacer: “Estamos creando desde cero la comunidad, adaptándonos para ver cómo es, le estamos poniendo voluntad y tenemos conciencia de querer hacer las cosas bien”, dijo.

Para Darelys Terán la experiencia fue distinta; mientras aguardaba en casa de su madre, su esposo trabajaba en la modalidad de autoconstrucción, que implicaba la participación en la obra junto a los miembros de unas 31 familias venidas de Petare y seis provenientes de Catia.

“Estamos creando desde cero la comunidad adaptándonos, para ver cómo es, le estamos poniendo voluntad, sobre todo”.
(Azurduy Tovar)

Terán fue parte de las 155 familias que vieron ceder las estructuras del urbanismo El Morro, en Petare, tras presentar fallas en su reciente construcción. Con los ojos aguados cuenta: “Cuando me mudé para acá me pegó mucho y a mi mamá también, porque no es lo mismo, nunca nos habíamos separado; cuando vivía en El Morro iba todos los sábados a su casa, hasta el domingo. Cuando empezó el proceso de reubicación la vida me cambió”.

Al igual que Azurduy, Terán es de las que piensa que lo realmente importante es sobrellevar las dificultades, ser tolerantes y resolver los problemas en comunidad.

Wendy Mijares es otra de las mujeres que participa en el proyecto. Es madre soltera de ocho hijos y antes de construir su apartamento vivía en situación de calle. Esta mujer nacida y criada en la parroquia Sucre vio la oportunidad para que ella y otras 18 familias vulnerables obtuvieran sus viviendas.

Azurduy Tovar piensa en esta realidad y dice: “Somos una comunidad que viene de vivir realidades distintas. Adaptarse a este nuevo urbanismo y empezar desde cero siempre trae fricciones; hemos tenido discusiones, pero hemos logrado meternos en el patrón de lo que significa vivir”, dice a propósito de las medidas de convivencia que se imponen.

Lo importante es las ganas de lograr una comunidad unida

Valores humanistas y liberación material

“Para que haya socialismo se requieren muchas cosas. Primero quiero insistir en esto de la conciencia del deber social. La primera revolución es aquí dentro, en el espíritu”.

Hugo Chávez, 2009

Aló Presidente Teórico

Vista Guayaquil fue construida en dos etapas; a la primera le llaman El Ala Azul y está habitada, en su mayoría, por funcionarios policiales y servidores públicos que recibieron sus viviendas listas; la segunda etapa fue levantada bajo modalidad de autoconstrucción y está  habitada, en gran parte, por mujeres sostenedoras de familia quienes, junto a sus hijos, se encontraban en situación de pobreza.

Hay un muro que divide ambas etapas; las personas entrevistadas comentaron que éste  representa el clasismo y el racismo presente en el nuevo urbanismo. Destaca Wendy: “Lo único que nos une a las dos etapas, entre comillas, es el CLAP, sin embargo, hemos tenido muchos inconvenientes con Maigualida Mijares, la jefa territorial; hemos hablado con José Castellanos, del Movimiento Viviendo Venezolano, pero no hemos podido llegar a acuerdos”.

“Nosotros dijimos ya está bueno de vernos diferentes por pertenecer a sectores distintos”.

 (Wendy Mijares)

La estructura del Comité Multifamiliar de Gestión, en su totalidad, está conformado por los habitantes que poblaron el urbanismo en su primera etapa, por ello “el control de los sellos, la firma y la estructura legal es de uso limitado”, comentó Mijares.

Sin embargo, estas dificultades favorecieron el trabajo de articulación de los habitantes de la segunda etapa, quienes en asamblea ciudadana establecieron una estructura organizativa que les garantizó, además de mantener supervisión de los trabajos que faltan, avanzar en la conformación de comités que tienen que ver con otras áreas.

Wendy Mijares hace referencia a los que habitan en la segunda etapa y dice: “Ya está bueno de vernos diferentes por pertenecer a sectores distintos. En una asamblea dijimos que todas las familias de Vista Guayaquil debemos quitarnos esta tachita para lograr hacer una comunidad organizada, solidaria y unida. Una pared nos divide, pero cuando se construya la Etapa C nosotros no repetiremos lo que hizo la Etapa A, no dejaremos que los muros nos dividan”.

Mucho es el trabajo por hacer, lograr vencer las dificultades

Praxis transformadora y empoderamiento comunal

“Nunca tendrá el pueblo poder económico hasta que no sea dueño de los factores de producción, de los medios de la producción: tierra, maquinaria, tecnología, conocimiento, capital, trabajo”.

Hugo Chávez, 2009

Aló Presidente Teórico

Nathaly Trom cuenta que realizaron la asamblea en enero y desde ese entonces tienen estos meses de organización seria: “Tenemos un método de trabajo y eso nos ha permitido sumar a la convivencia”, refirió.

Actualmente está en proceso de corformación la brigada Ecológica Juvenil, que se encargará de reverdecer las áreas comunes y aprovechar al máximo todos los espacios posibles para la siembra. Parte de las brigadista manejan conocimiento sobre cultivos, aprendizaje que obtuvieron desde la infancia en Barlovento.

Una de las ideas es lograr que este proyecto no sólo beneficie a los habitantes del nuevo urbanismo, sino que pueda servir de espacio socioproductivo para generar fuentes de trabajo e intercambio con otros edificios de la Gran Misión Vivienda Venezuela.

Una brigada con el horizonte puesto en la siembra

ÉPALE 383