Caracas-City_1

POR DULCE MEDINA  • @CCSDESDELARAIZ

Cuando hablamos de la ciudad, inevitablemente nos concentramos en su estructura urbana, sus edificios, los espacios públicos, la movilidad y el equipamiento. Ciertamente son elementos que construyen la ciudad, pero no los únicos. Pocas veces hablamos de quienes la habitamos y cómo nuestras acciones también construyen ciudad, para bien o para mal.

Es común escuchar, entre amigos y familiares que han viajado o viven en otros países, cómo, en diferentes ciudades, todo funciona muy bien. Frases tan antipáticas como “es que en tal ciudad la gente sí cruza por el rayado peatonal” o “en tal ciudad sí se respeta el semáforo” y “por tal otra ciudad la gente no tira la basura en la calle”. De seguro ustedes pueden seguir sumando comentarios igual de hipócritas a estos ejemplos, y digo hipócritas porque, en la mayoría de los casos, vienen de personas que solo esperan salir del país para comportarse como gente decente, respetuosa y tolerante.

Nuestra ciudad viene de un maltrato histórico relevante. Su patrimonio fue destruido, sus espacios públicos abandonados, los intereses económicos de grupos políticos y empresariales privaron siempre sobre el desarrollo óptimo de la ciudad y de un hábitat digno para su población. En ese sentido, quienes vivimos en Caracas fuimos condicionados a desarrollar un desarraigo muy fuerte a nuestro terruño. Lógicamente, si no amas el lugar donde vives no lo conoces, no lo entiendes, entonces no lo respetas y no te interesa. Así es que Caracas, además de los problemas que pueda tener en cuanto a sus aspectos propiamente físicos, también carga con la realidad negativa de una población que la maltrata diariamente. Panorama difícil para la capital de la revolución latinoamericana.

Gracias al comandante Chávez y a la Revolución Bolivariana, Caracas está cambiando. En estos últimos años, con voluntad política y una importante inversión, se vienen recuperando parques, plazas, patrimonios y se garantizan actividades deportivas y culturales como la ciclovía, el Festival de Teatro y el Suena Caracas, para reencontrarnos, desarrollar una convivencia armoniosa de paz y empezar a amar nuestra ciudad. No dudo que ya estemos cosechando logros sobre esto, pero aún falta mucho. Si bien todavía tenemos que mejorar en aspectos de equipamiento, servicios y mantenimiento, no es menos cierto que debemos avanzar urgente en una transformación radical de convivencia. Creo que ninguna ciudad, por más hermosa que sea, por más parques y edificios espectaculares que tenga, aguanta el maltrato que recibe Caracas de parte de habitantes y transeúntes. Es por eso que, con estas líneas escritas desde el corazón, queremos invitarlos a Amar Caracas.

TIPS ELEMENTALES DE CONVIVENCIA

  1. Caracas no es un baño gigante, no puede ir orinando sus calles y esquinas.
  2. La basura no se recoge sola y es inviable tener un barredor detrás de cada transeúnte. Coloque la basura en su lugar y a la hora.
  3. Aquí también hay rayados peatonales y semáforos, solo tiene que respetarlos. Rojo: párese, verde: pase, amarillo: tenga precaución.
  4. No fomente la economía informal, es ilegal y ocupa el espacio de todos.
  5. Si conduce autobús, taxi, moto o carro particular, no se meta en bulevares, no se atraviese en cruces, no se pare sobre el rayado peatonal.
  6. En términos generales, respeto y tolerancia.

Inténtelo. No es complicado.

ÉPALE 173

Artículos Relacionados