Williams Rada: El General de la trompeta

Swing Latino

Con destreza, disciplina y mucho talento, este mirandino marca la diferencia al momento de dar el toque melódico que tanto embellece la música afrolatino-caribeña

Por Natchaieving Méndez  ⁄  Fotografías Archivo

Cuando llegó Williams José Rada Matos al lugar donde nos encontrábamos, y en el que se realizaba un ensayo en el que él participaría, todos los presentes cambiaron su actitud. No sólo por su gran tamaño, muy propio de los curieperos, sino por la humildad, camaradería y el respeto que infundía. Así también ocurrió cuando, ya en su puesto, tomó la trompeta y comenzó a tocar las primeras notas de una guaracha que tocaría junto a la orquesta de Porfi Baloa en los días próximos.

Precisión, seriedad y mucho talento, así se mostró Rada y, como buen militar, también el respeto ante lo que hacía y a quienes disfrutábamos de su ejecución en el instrumento de viento. Sin embargo, no faltó la jocosidad y el bochinche que los venezolanos llevamos en la sangre, sobre todo si proviene de tierras barloventeñas, mirandinas.

La imponencia física y su talento, difícilmete, pasan desapercibidas

A tres días de iniciarse 1980 llegó Williams Rada a este mundo. Su andar en la música siempre estuvo presente por ser hijo de músico. Su padre, Pedro Jesús Rada (†), fue quien le dio su formación musical base y su hermano, Rodolfo Rada, le enseñó la ejecución del instrumento.

“Arranqué a tocar trompeta en la Escuela de Música Pablo Antonio Rada, en Curiepe, Barlovento, y ya a los 14 (años) me mudo a Caracas, donde estudio en el conservatorio Simón Bolívar, en El Paraíso. Seguí viendo clases con mi hermano Rodolfo y fue allí, a los 17 años, que comencé a tocar con una orquesta que se llamaba José Gregorio Machado y su Orquesta. En ese tiempo, al primer artista que acompañé fue a Hildemaro”, recordó.

Luego, en 1998, cuando apenas cumplía la mayoría de edad, acompañó a Roberto Lugo con Luis Perico Ortiz. Fue entonces cuando Rada decidió entrar a la Escuela de Músicos del Ejército y, al graduarse, trabajó durante un tiempo en Maracay, Aragua. Actualmente, el trompetista está activo en la orquesta de la Guardia Nacional Bolivariana y en las agrupaciones y grabaciones que solicitan de su participación.

Durante sus años en la música este mirandino ha compartido escenario con grandes maestros y músicos como Víctor Gámez, Porfi Baloa, Mauricio Marín, Memo Arroyaves, José “Puma” Reina, por mencionar algunos de una larga lista, que se le escapa de la memoria cuando se le pregunta al respecto.

Una de las experiencias que atesora este mirandino fue cuando, en 2006, acompañó a Richie Ray y Bobby Cruz. “Fue en la Feria de Mamporal (municipio Buroz, Miranda), con la orquesta de Edward Anton. El momento en el que me llamaron para ese trabajo fue de gran alegría; ¡imagínate!, yo escuchando esa música por radio desde hace tiempo, yo nunca pensé que iba a acompañar a esos maestros. Me llamó el maestro Edward Anton y tuve la experiencia de conocerlos en vivo (…) Antes de tocar oramos primero. Ellos dieron sus palabras, después ensayamos. Fue un choque para mí”, relata con emoción.

Para Rada, en la salsa venezolana existe una generación de relevo que está dando grandes pasos y que viene aprendiendo de quienes han marcado una huella importante en los diferentes géneros de música afrocaribeña. “Hay músicos que venimos aprendiendo de quienes han pasado y venimos viendo lo que es la parte musical; nosotros (las nuevas generaciones) vamos aprendiendo de ellos y vamos caminando sobre la marcha”, destacó.

Desde la visión de este trompetista, más allá del talento y la destreza con la que se ejecuta un instrumento musical, lo más importante para un músico es el respeto. “Eso se lo gana uno como persona: como tú trates te van a tratar, como tú seas van a ser contigo; no importa que tan buen músico seas, que tan líder seas, cuán perfecta sea tu doctrina, cómo tú te entregues a tu música: lo importante es tu personalidad. Si tratas eres una buena persona; si tratas bien y enseñas bien, vas a ser tratado igual”, recalcó.

Entre los próximos proyectos de Rada está el lanzamiento de su producción De mi pueblo a la ciudad, un sencillo en el que participa talento venezolano como Marcial Istúriz, Memo Arroyave, Mauricio Marín, Gonzalo Díaz, Víctor Gámez, Rodrigo Mendoza, Wilmer Lozano y muchos más. Una producción que reúne a grandes talentos y que le da la garantía de un éxito seguro. Más na… ¡Saravá!

ÉPALE 365