Bolivar EcuestreEpale301

          POR MARIA EUGENIA ACERO COLOMINE • @ANDESENFRUNGEN                                   ILUSTRACIÓN JUSTO BLANCO

¿De qué color era el caballo blanco de Bolívar? En la escuela decían que era de color marrón, porque había caído en un charco.

Con chistes así hemos crecido las niñas y niños de esta matria buena, hijos(as) de un muchacho que jamás imaginó que su nombre retumbaría tanto, al punto de que 29 países portan la estatua ecuestre, con su correspondida plaza, para honrar a Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios Ponte y Blanco Cejas y Villegas de las Américas de India.

En estos días, en que se celebra en la ciudad de La Victoria, estado Aragua, en la famosa plaza Campo Elías, el alegre baile de La Llora, hay un Simón Bolívar sobre su caballo en dos patas. Dicen las malas lenguas que quien entre a esa plaza después de medianoche no logrará salir del espacio hasta el despunte del alba. Si esta supuesta maldición aconteciera hoy en día, sería preferible quedarse encerrado un rato en la dimensión desconocida que tener que vender el alma para pagar un taxi a casa, o perseguir el Metro antes de que te cierren la santamaría en tus narices. El tributo plástico y urbanístico a nuestro padre inició en Lima. Le siguió Caracas, un 7 de noviembre de 1874, cuando el Ilustre Americano colocó la estatua ecuestre de nuestro padre en la antigua Plaza Mayor de la ciudad, gracias a los buenos oficios de Adamo Tadolini en Múnich. Historiadores aseguran que la develación de esta talla estaba prevista para el 28 de octubre, día de San Simón, pero se retrasó debido al encallamiento en Los Roques del buque Thora.

Debajo de la imagen de mármol, de 4×4 m, hay una cápsula del tiempo con 19 objetos que representan la memoria histórica del Libertador. Entre esos objetos, debidamente resguardados en cajas metálicas, están, entre otras joyas de la memorabilia, el acta de la colocación de la piedra fundamental del monumento y una copia del decreto de 18 de noviembre de 1872, en el que se ordena la construcción de la estatua, firmada por el general Guzmán Blanco. ¿Por qué el Rocinante de nuestro Quijote de carne y hueso está desnudo y relincha en dos patas? Se dice que para confirmar que el prócer fue un triunfador, aun cuando haya muerto de mengua y de diez enfermedades hasta ahora confirmadas, en Santa Marta, incluyendo cáncer y sífilis, además de tuberculosis. Bolívar tuvo muchos caballos, pero se dice que uno de sus preferidos llevaba por nombre Palomo. Tomamos extracto de una crónica. Bolívar llega a Santa Rosa de Viterbo, a principios de noviembre de 1814. Iba a Tunja, actual Colombia, a dar cuenta al Congreso.

Tabernero: “Mi mujer se ha soñado con que ese potro va a servir para un gran general, pero muy grande. Ella dice que lo ha visto en un sueño.

Bolívar: ¿Y cómo lo pinta?… vamos, cuéntame.

Tabernero: Dice que es chiquito y que no es blanco.

Bolívar: ¡Malo!

Simón Bolívar nació en Caracas, donde una vieja mató una vaca. Sigue navegando el orbe a través del tiempo y, en su viaje, la causa libertaria sigue. No en balde muchos(as) nos ruborizamos al afirmar que… ¿vieja? Vieja la Plaza Bolívar y, sin embargo…

ÉPALE 301

Artículos Relacionados