Abanderados por sus méritos

Por Gerardo Blanco@GerardoBlanco65 /Ilustración Justo Blanco

Portar la bandera del país en el desfile de las naciones en los Juegos Olímpicos es uno de los mayores honores que puede recibir un atleta. En los Juegos Olímpicos de Ámsterdam 1926 se inició esta ceremonia, en la que los países participantes desfilan con un atleta al frente de todos, portando su enseña. No existe una fórmula para seleccionar al abanderado, pero la tradición y la mera lógica indican que esa responsabilidad debe recaer en el atleta con mayores méritos deportivos y ciudadanos a lo largo de su carrera.

En los pasados Juegos Olímpicos de Río de Janeiro vimos desfilar, en el mítico estadio de Maracaná, a figuras legendarias del deporte llevando la bandera de su país. El mayor ganador de medallas en la historia de los Juegos Olímpicos, el tritón Michael Phelps fue el responsable de encabezar a la representación de Estados Unidos, pese a que su comportamiento fuera de la piscina había pasado por momentos de tribulación, al ser suspendido en el 2009 por consumo de marihuana. Rafael Nadal, uno de los mejores tenistas de cualquier época, trece veces ganador del Roland Garros, fue la figura que lideró a España; Mijaín López, cinco veces campeón del mundo en lucha y doble medallista de oro en Beijing 2008 y Londres 2021 fue el abanderado de Cuba; y nuestro medallista dorado en Londres 2012, el espadista Rubén Limardo, comandó a la delegación nacional.

En Venezuela, el artículo 29 de Ley del Deporte atribuye al IND la facultad de “autorizar la representación oficial de la República en competencias internacionales”. La designación y entrega oficial de la bandera del país a la delegación que asiste a los Juegos Olímpicos solo es potestad del IND. El presidente de la república es quien tradicionalmente entrega el pabellón al abanderado en solemne ceremonia.

Para los Juegos de Tokio, el Comité Olímpico Internacional aprobó que cada país tenga un abanderado masculino y otro femenino, a fin de promover la igualdad sexual en el deporte. Por su parte, el COV abrió esta semana su encuesta para que los venezolanos elijan el abanderado de nuestro país. De antemano, los más firmes candidatos a portar la bandera son Yulimar Rojas y Antonio Díaz. La primera es la atleta con más méritos en los últimos años. Medallista de plata en Río 2016, oro en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 y tetracampeona del mundo en salto triple. Doble campeón del mundo y 16 veces medallista dorado continental, Díaz es la quintaesencia del atleta integral. El karate debutará como deporte oficial en Juegos Olímpicos de Tokio, y para Díaz será un evento muy especial. Su primera comparecencia olímpica coincidirá con el anunciado retiro para su ilustre carrera. Más allá de cualquier encuesta demagógica para ganar ascendencia popular con escapulario ajeno, Yulimar y Antonio forman parte de esa auténtica venezolaneidad que siempre merece ir a la vanguardia, bandera en alto.

ÉPALE 413