Abril: Los caídos

                                                 Por Marlon Zambrano@marlonzambrano                                                    Fotografía Jacobo Mendez@jacobo.mendez

La historia la dictan los vencedores, dice un viejo adagio. Sorprende cuando la narran los vencidos, como aquellos que se convirtieron en memoria el 11 de abril de 2002 cuando las balas del odio se depositaron sobre sus cuerpos para convertirlos en éter.

El monumento a los caídos en Puente Llaguno, del escultor Carlos Prada, es un aguijón en la conciencia de quienes suben y bajan por la avenida Baralt o atraviesan de este a oeste la ciudad, en un vaivén que recuerda el bailoteo de aquella tarde que desembocó en la masacre para derrocar al gobierno del presidente Chávez, cuando la Policía Metropolitana le disparó a un pueblo que enardecido hinchaba el pecho con dignidad de muralla para proteger Miraflores.Los brazos que se extienden desde su base apuntan al cielo suplicando justicia y esparciendo al infinito la voz de los que siempre estuvieron mudos.

Si bien el documental “Puente Llaguno, claves de una masacre” de Ángel Palacios permite derrumbar casi todas las afirmaciones infundadas que se tejieron interesadamente luego de los hechos, aún se puede ver frente al Parque Cristal, en el otro extremo de la ciudad, una veredita engañosa que cuenta la historia al revés, porque hay gente que como sea quiere vencer.

CALENDARIO ÉPALE CCS 2022