Adopción

Por María Eugenia Acero Colomine • @mariacolomine 

Bien es sabido que no todos los niños que vienen al mundo son bien recibidos. De hecho, se podría afirmar que la mayoría de los seres que habitan el planeta fueron la consecuencia de un embarazo no deseado, forzado o producto de la ignorancia. Teniendo en cuenta que la práctica del aborto no solo es ilegal sino costosa y peligrosa en muchos países, no todas las mujeres tienen la posibilidad de interrumpir un embarazo. De ahí que muchos niños y niñas nazcan en ambientes hostiles.

Por lo general, la mayoría de las madres asumen la responsabilidad de sus hijos aun cuando no sean deseados, pero hay situaciones en las que la maternidad se hace prácticamente insostenible. Hay madres víctimas de entornos de profunda violencia que no se encuentran en la capacidad de proveer un lugar sano, y deben proceder a entregar sus niños a instituciones que se hagan cargo. La adopción entonces constituye una alternativa de reubicación del menor abandonado. El fin último de la adopción es proporcionar a las personas adoptadas un hogar y una familia que les provea de amor, cariño, seguridad y una buena educación.

La adopción es una institución de protección mediante la cual se le brinda a un niño, niña o adolescente, apto para ser adoptado o adoptada, la posibilidad de vivir, crecer y desarrollarse en el seno de una familia sustituta, permanente y adecuada, tal como lo establece la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, la Ley Orgánica para la Protección de Niños, Niñas y Adolescentes (LOPPNA) y la Convención de los Derechos del Niño. Es interesante acotar que el origen de la palabra “adoptar” proviene de una palabra latina adoptio, adoptionem, adoptare, este último compuesto a su vez de ad y optare que significa desear.

Existe una efeméride que le rinde tributo al acto de criar a un niño abandonado. El 9 de noviembre es el Día Mundial de la Adopción. Cada año, ese día, se anima a los adoptados a compartir sus historias. También es un día para que los padres adoptivos se pongan en contacto con otros y reflexionen sobre su viaje hacia la adopción.

La adopción en Venezuela

En Venezuela se conoce la adopción desde el Código Civil de 1867. En 1972 se publica la primera Ley Especial y en 1998 se dicta una ley de carácter orgánico que regula todo lo tocante a niños y adolescentes, con un cambio de paradigma en lo que a protección de éstos se refiere. Quienes deseen adoptar, deben dirigirse a la oficina estadal de adopciones, adscrita al IDENA en el estado donde el solicitante tenga su residencia fija y consignar los requisitos necesarios para abrir el expediente administrativo respectivo. También deberán cumplir con todas las evaluaciones correspondientes, a fin de determinar la idoneidad para adoptar.

Aún a lo interno de algunos países jurídicamente se habla de la existencia de dos tipos de adopción, la adopción simple y la adopción plena. Sin embargo, en Venezuela, la adopción solo puede ser plena. De acuerdo a la LOPNNA, la adopción es irrevocable y confiere al adoptado la condición de hijo y al adoptante la condición de padre.

Con la adopción se extingue el parentesco del adoptado con los miembros familiares de su origen, excepto cuando el adoptado sea hijo del cónyuge del adoptante. La adopción también crea parentesco, de forma similar a como se crea con el nacimiento de un hijo. (LOPNNA, Art. 407; 425; 426; 427; 437).

En Venezuela pueden ser solicitantes de adopción las personas mayores de veinticinco años de edad en forma individual (solicitante solo) o conjunta (parejas), independientemente del estado civil, sexo o condición social. Los extranjeros con más de un año de residencia habitual en Venezuela pueden ser solicitantes de adopción.

En la Alcaldía de Caracas, el plan Caracas Protege, y el programa Hogares Amorosos, brindan la posibilidad de facilitar un hogar amoroso y digno a niñas y niños en estado de abandono. El programa apunta al cumplimiento del artículo 75 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, para garantizar el desarrollo de todo niño, niña y adolescente en el seno de una familia, que en caso de no ser la de origen, sea la familia sustituta. La Alcaldía de Caracas cuenta con un equipo multidisciplinario que brinda atención psicológica, médica, legal y social, a cargo de evaluar la idoneidad del solicitante y su postulación para asumir la crianza de un niño o adolescente.

Una alternativa de vida

El tema de la adopción sigue siendo tabú en nuestra sociedad. Sin embargo, es importante tener en cuenta que existe una gran cantidad de niños abandonados y que están creciendo sin un apoyo familiar. De cerca, tuve la oportunidad de vivir la experiencia. Una de mis tías adoptó a una niña de diez años siendo madre soltera. Por cosas del destino, su primer hijo falleció, y le quedó esa niña que hoy en día le dio a su única nieta. Yo ya tengo cuarenta y cinco años, y no se vislumbra pareja estable por el camino. Así que quién quita, y en un futuro me anote en esa.

Previous article

Yo me encargo, mi amor