Aguas turbulentas en la natación venezolana

Por Gerardo Blanco@GerardoBlanco65 / Ilustración Justo Blanco

La encarnizada lucha por el control de la Federación Venezolana de Deportes Acuáticos ha alcanzado ribetes gansteriles. El propio presidente de la entidad, Ender Luzardo, denunció el viernes que fue amenazado de muerte a la salida de una reunión que sostuvo con autoridades deportivas en la sede del IND en Montalbán, por un grupo de motorizados que lo instó a retirarse de Feveda.

“Pensaba que iba a ser víctima de un robo, pero no, los motorizados me abordaron en mi auto, dijeron que me olvidara de la federación, porque me darían unos tiros si seguía peleando en el Tribunal Supremo de Justicia”, confirmó en declaraciones para esta columna el máximo directivo de los deportes acuáticos.

Feveda entró en una pugna interminable, luego de la exitosa gestión de Lourdes Goncalves, quien consiguió récord de medallas a lo largo del ciclo cuatrienal que culminó con el mayor número de clasificados de este deporte en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008. Pero la dirigente del año del Círculo de Periodistas Deportivos presentó en 2010 su candidatura para la presidencia del Comité Olímpico Venezolano, retó a los Señores de los Anillos en Venezuela, y a partir de allí comenzó un proceso de inestabilidad dirigencial que se ha extendido hasta 2021.

Las elecciones ganadas por la plancha de Goncalves para el período 2013-2017 fueron impugnadas en el TSJ, y en julio 2016 Luzardo fue electo presidente de la entidad para culminar el período interrumpido de Goncalves, en una lista en la que también figuraba Esteban Álvarez, hijo del presidente del Comité Olímpico, Eduardo Álvarez Camacho.

Esta misma fórmula volvió a ganar las elecciones para el período 2017-2021, pero el proceso también terminó en la Sala Electoral del TSJ, la cual determinó que había que realizar nuevos comicios, y mientras se resolvía el conflicto legal, la directiva de 2016 presidida por el mismo Luzardo, debía seguir al frente cumpliendo funciones administrativas.

“No sé quién puede estar detrás de las amenazas, pero es muy curioso que me ataquen, cuando el TSJ falló a nuestro favor y dejó sin efecto la Asamblea General Extraordinaria de septiembre de 2020 que nombró de manera ilegal una autoridad provisional con el respaldo del Comité Olímpico Venezolano (COV). Todo el mundo en la natación sabe que Eduardo Álvarez quiere que su hijo Esteban sea, a juro, el presidente de Feveda”, aseguró Luzardo.

Como el período de las autoridades de Feveda feneció en agosto de 2021, el TSJ ordenó que el IND y el COV convoquen en un plazo de quince días continuos a la Asamblea General de Feveda para que sus afiliados y delegados designen a la nueva Comisión Electoral que en treinta días, a partir de su nombramiento, debe organizar el proceso electoral para elegir a los nuevos directivos.

ÉPALE 432