Annaé Torrealba: Más allá del joropo

La cantautora tiene más de veinte años de trayectoria gracias a que ha sabido construirse su identidad musical, que no se encasilla en el legado directo de su abuelo, Juan Vicente Torrealba. Muestra una ecléctica propuesta que incluye diferentes géneros musicales

Por Mercedes Sanz / Fotografías Archivo

Se le suele vincular con música llanera y, específicamente, con la de su abuelo, Juan Vicente Torrealba. Pero es una voz muy versátil, dulce, sosegada y enérgica a la vez, además de afinada, capaz de interpretar una variedad de ritmos nacionales e internacionales. Por otra parte, es compositora, relacionista pública, animadora de televisión, locutora, por nombrar algunas de sus otras labores profesionales. Es Annaé Torrealba.

Le gusta hablar bastante, es amena y cae bien desde que se presenta. Es de esas personas con quien provoca seguir conversando. Tiene, hasta ahora, cinco álbumes, incluyendo el del año pasado: ‘Campesina’. En esa discografía hay bolero, balada, pop, jazz y diferentes estilos.

—“La familia Torrealba es artística. Hay cineastas, pintores, escultores, músicos. Mi papá, Santana Torrealba, fue cofundador de los Torrealberos”, así comienza la cantautora a explicar de dónde viene esa herencia musical.

—¿DÓNDE NACISTE Y TE CRIASTE?

–Nací en Caracas, y me crié entre Caracas y Calabozo, estado Guárico. Viví las tardes de toro coleados, el llano. Pero soy citadina, lo que pasa es que conozco bien mi país porque he viajado.

—¿TU PRIMER ACERCAMIENTO CON LA MÚSICA FUE LA LLANERA, POR TU ABUELO?

—Mi vocación viene de mi familia y, en especial, mi abuelo. Pero curiosamente empecé a cantar por mi familia materna. Aunque no hay ningún músico profesional, mis tíos maternos eran serenateros y cuando hacían las fiestas en la casa, sacaban los cuatros y guitarras, entonces me decían: “¡Negrita, cántate una!”. Entonces, mis tíos, hasta los más sordos, eran los que me aupaban a cantar y fueron quienes me hicieron enamorar de la música llanera, incluso más allá de los temas de Juan Vicente Torrealba.

—¿CÓMO HA SIDO TU EXPERIENCIA EN EL LLANO?

—A pesar de que no teníamos muchos recursos económicos, mi mamá se encargó de que conociera a Venezuela de punta a punta. Hice turismo en mi país y por eso lo amo, porque lo conozco bien.

—¿RECUERDAS CUÁL FUE TU PRIMERA COMPOSICIÓN? ¿LA LLEGASTE A GRABAR?

—Mi primer tema como compositora y cantautora se llama ‘Juraré’. Es un bolero que escribí a los 17 años. Está incluido en el álbum ‘Tan sólo un poco’, del 2012.

En el álbum ‘Campesina’ hay una versión de ‘Yo vengo a ofrecer mi corazón’, de Fito Páez, en pasaje. Llama la atención porque los intérpretes de música llanera no suelen hacer versiones de temas del pop y rock.

—¿POR QUÉ ADAPTAR ESTA CANCIÓN?

—Porque es una canción que yo le canto a Venezuela. ‘Yo vengo a ofrecer mi corazón’ es un clamor de alguien que no quiere tirar la toalla, no se da por vencido, y piensa que este país es maravilloso y tiene muchas razones para seguir luchando por él. Que son más los motivos para amarlo que para salir corriendo –risas–. Y ‘Yo vengo a ofrecer mi corazón’ es un canto para que Venezuela sepa que yo no creo que todo esté perdido, y que vale la pena dar la vida por este país y desde este país.

—¿QUÉ MÚSICA QUISIERAS HACER?

—Quiero cantar gaitas, estoy loca por cantar salsa, me gusta la salsa. Y me gustaría hacer algo de piano y voz, para explorar más con la voz y mi faceta como compositora. Más desde lo poético que desde lo comercial.

—SI PUEDES ADELANTAR, ¿QUÉ ESTÁS HACIENDO COMO CREADORA EN ESTA ETAPA DE PANDEMIA?

—Estoy trabajando en un nuevo disco. Seguimos teniendo fe en lo que somos y en lo que hacemos porque es una manera de acompañar al público, de decirle que aquí estamos, viviendo lo que mismo que tú, aunque de una forma diferente, porque todos tenemos historias distintas. Somos esa voz de esperanza a través del arte.

Annaé con su abuelo, Juan Vicente Torrealba

ÉPALE 410