Aquiles compromiso entre amor y humor

Por Aracelis García Reyes • @aragar1 / Fotografía Archivo

Hay a quienes les disgusta que hablemos de la poesía comprometida, de aquella que se bate contra las mezquindades, tristezas, pobrezas… sin convertirse en panfleto (aunque no desdecimos de un buen panfleto, que lo hay). De aquellas palabras que logran hacer estremecer el alma de las mujeres y los hombres buenos y que le dan argumentos para tomar posición desde la conciencia del corazón ante las grandes injusticias. No faltará quien diga –Ay si, van a resolver el mundo a fuerza de poesía-, y la verdad es que, quién sabe. Lo que sí es cierto es que un poema es más peligroso que una bala y más sanador que un antibiótico.

Aquiles Nazoa un poeta comprometido

Aquiles Nazoa, quien ejerció como cualquier poeta del pasado, presente y futuro, diversos oficios, demostró a través de su práctica de vida y del resultado de ella en sus escritos, una especial conciencia y compromiso con la realidad propia, ajena y ancha. Fue tomando de su entorno las cosas más sencillas, quizás porque en ellas encontraba la profundidad de ellas mismas. No simple, no ramplonas,
no adornadas.

De empaquetador, corrector, redactor, editor, aprendiz de carpintería, bodeguero, “call center” como se le dice ahora a quien contesta un teléfono y delivery de panes. Fue portero del hotel Majestic, sitio que le sirvió para practicar su inglés y francés, dos idiomas que estudió y que manejaba bastante bien. Hasta llegar al hombre que producía el programa de Tv Las Cosas Más Sencillas y que se convirtió en uno de los escritores más prolíficos de su tiempo.

Perseguido, preso y exiliado del país, no doblegó el lápiz para escribir a mandado de quienes ostentaban el poder político. De una profunda sensibilidad, una lengua rebelde y una conciencia con su tiempo como pocos. Desarrolló un lenguaje humorista para comunicar esa cotidianidad que atropellaba al pueblo, para, “hacer pensar, sin que te des cuenta” como él mismo lo diría. Numerosos son los textos que dan cuenta de su comprometida palabra con los pueblos y sus causas.

Tenemos en Aquiles Nazoa una fuente nuestrovenezolana de quien beber en la poesía, el periodismo, la política, la narrativa, el humorismo y la artesanía, que por cierto nunca se nombra en sus biografías.

ÉPALE 461