Bolero a la vida

Por Humberto Márquez / Ilustración Erasmo Sánchez

Omara siempre nos sorprende, cada nueva producción supera la anterior, ahora viene, hace un par de semanas ya, cantando con una joven compositora guatemalteca, coautora junto a Santiago Larramendi de ‘Bolero a la vida’, coproducido por su hijo Ariel Jiménez Portuondo, como una canción inspirada en un bolero clásico que declara su amor incondicional a la vida: “Con mi sombra he aprendido a andar/ a dar pasos y a tambalear/ hoy tenemos que celebrar/ eres mi universo, amiga y felicidad/ Más que nada has sabido dar/ amaneces mi despertar/ mis secretos los guardas también/ mi aire, mi respiro/ eres todo a la vez/ Vida te traigo un bolero/ porque me has querido y te quiero…”

A vuelo de pájaro vemos muchos cantos a la vida, pero humanizada en un amor, aquella “perdón, vida de mi vida”, la ‘Vida consentida’ que cantaba Lino Borges, ‘La vida no vale nada’ de José Alfredo, la de Beny Moré ‘¡Oh Vida!’ con su Banda Gigante: “¡oh vida! vivir la feliz noche, en que los dos supimos nuestro amor”, la vida en rosa que cantaba Bola de Nieve en el francés de Edit Piaf ‘La vie en rose’, Arsenio Rodríguez en ‘La vida es un sueño’ o vuelta carnaval con Celia Cruz, y así unas cuantas vidas más… Sin embargo, esas de Arsenio y Celia, si van directo a la vida, como Violeta Parra en la voz de Mercedes Sosa, “Gracias a la vida que me ha dado tanto”.

Gaby Moreno y Santiago Llaramendi rebosan la lírica: “Sé que a veces cuesta entender/ que no siempre va todo bien/ tocas fondo y vuelves a empezar/ hay que acomodarse a tu sabio vaivén/ Vida te traigo un bolero/ porque me has querido y te quiero/ vida eres mía y de nadie/ vida hay tiempo y espacio… queda tanto por vivir”

Lo bonito del asunto, es que si cualquiera se descuida, muy bien podría colarse, ”un mi vida”, para halagar a un amor de pareja: “Vida traigo este bolero/ porque me has querido y te quiero/ si nos vemos de nuevo/ cantaré para ti/ cantaré con desvelo/ ay vida, eres mía y de nadie/ mi universo, ya tenerte es mi suerte/ dime que otra cosa te debo/ que en mi alma te llevo/ Y siempre te voy a amar”.

ÉPALE 417

Previous article

Boleros de La Noche (Y) 3

Next article

Padre mío