CaminArte denuncia los estragos del sistema contra la naturaleza

La muestra artística de Carlos Servando nos presenta paisajes imaginarios en los que se advierte el deterioro del ecosistema por parte de la mano humana

                            Por María Eugenia Acero Colomine • @mariacolomine                                   Fotografías Michael Mata • @realmonto

El arte no solo es un instrumento que expone la belleza y el asco del alma humana. En muchas ocasiones, los fenómenos sociales se convierten en la inspiración para que la creación se manifieste en sus diversas maneras. Cuando esto sucede, el arte se erige en arma de transformación social, que no solo evoca sensaciones y paisajes imaginarios, sino que también presiona para que la sociedad sea más humana.

Sobre la base de esta premisa, el creador visual, gestor cultural, docente, poeta, dramaturgo y artista activista interdisciplinario Carlos Servando, concibió el proyecto artístico CaminArte transfiguración ecológica: una exposición 27 fotografías digitales y una instalación.

“Esta metodología de caminar pausado observando me permitió apropiarme de un medio de expresión contemporáneo”.

_

Fueron realizadas, como dice el título CaminArte, con una metodología de caminar y ver cómo se suceden los paisajes y la alteración dramática del clima, la contaminación, la pérdida de la diversidad, que conlleva a un encuentro a través de la obra artística con las otras personas en la apreciación de la huella ecológica que dejan los seres humanos en el planeta por los patrones de consumo de recursos y la producción de desechos, el daño que están causando al planeta, a nuestro hogar.

Fotos digitales que ofrecen paisajes que chocan por su crudeza

¿Naturaleza muerta?

En esta muestra se pueden apreciar paisajes imaginarios, tomados a partir de fragmentos de la cotidianidad. En ellos se contrasta el deterioro de las formas con la intervención de la naturaleza, como una especie de recordatorio de que la naturaleza siempre va a prevalecer a pesar de la destrucción humana.

Con el chocante contraste de estas fotografías y la instalación, Carlos Servando nos lleva a la reflexión sobre la imperiosa necesidad de repensar nuestras dinámicas cotidianas para poder preservar nuestros ecosistemas. Este proyecto responde a la necesidad ética del artista con la sociedad: mantenerse atento a las necesidades espirituales contemporáneas.

Para abordar su lenguaje artístico visual, a través de los años Carlos Servando se ha valido de un conjunto de técnicas y disciplinas artísticas que van desde las artes plásticas tradicionales como el dibujo, pintura, cerámica y escultura; hasta tendencias más novedosas y poco convencionales como el arte urbano, performance, instalaciones, videoarte y fotografía.

Habla el creador

Carlos Servando es poeta, realizador audiovisual, docente y dramaturgo

Conversamos con el creador Carlos Servando, quien compartió con nosotros diversas reflexiones en torno a su obra:

“Desde mis comienzos en la trayectoria expositiva de mi trabajo creativo a mediados de los años ochenta, la línea de investigación ha estado siempre inscrita en la reflexión sobre el ser humano y su cosmópolis humana”.

“Cada uno de mis trabajos artísticos y el conjunto de todos ellos, son una experiencia estética, que es el producto de la percepción de la realidad, desde una simbólica que trasciende la simple materialidad para convertirse en una forma de expresión o comunicación. Un lenguaje artístico visual por el cual se expresa una idea, un contenido que conlleva a una reflexión en un marco discursivo como exploración de la sensibilidad de un momento vivencial”. “Como creador activista interdisciplinario, en mi trayectoria artística y en la búsqueda de un lenguaje visual para comunicar un sentimiento me he valido de diferentes medios de expresión artísticos para abordar mi trabajo creativo, desde los tradicionales de las artes plásticas como el dibujo, la pintura, la escultura y la cerámica hasta los poco convencionales como el arte urbano, performance, instalaciones y fotografía. En esta exposición CaminArte, transfiguración ecológica me sumerjo en el maravilloso mundo de la fotografía digital para captar un momento, un instante, una luz, que nos ayude a advertir sobre la crisis climática y el recalentamiento global. Las encuestas reflejan que de cada diez personas, seis subestiman los cambios de los patrones climáticos”.

Desde mis comienzos en mi trayectoria expositiva, la línea de investigación de mi trabajo creativo ha estado siempre inscrita  en la reflexión sobre el ser humano y su cosmópolis humana

_

En sus obras la naturaleza nos hace una advertencia

“La exposición CaminArte, transfiguración ecológica ha representado para mi algo muy importante en mi trayectoria artística, porque germina cuando se inicia la pandemia y nos cambia la manera de vivir a todos, para mí la panadería fue un detente en la carrera de la vida, un caminar calmado para ver y reflexionar y nace como metodología, el caminar pausado por espacios abiertos y allí estaba como siempre la que está presente en todos, mis trabajos artísticos, la naturaleza, el ambiente, pudiendo observar su transformación, cómo el ser humano ha cambiado su  forma de modo tal que no permite que se nos revele su verdadera esencia, su naturaleza y cultura”.

“Esta metodología de caminar pausado observando me permitió apropiarme de un medio de expresión contemporáneo, la fotografía digital, pudiendo a través de esta expresión representar un sentimiento, una idea, un momento, una experiencia transformadora, una acción que nos lleve a concienciar sobre una problemática que se nos revela ante nuestros ojos, con intensas sequías en zonas del planeta e inmensas inundaciones en otras partes del mundo, con el derretimiento de los glaciares, y qué intereses económicos mezquinos trasnacionales basados en la maximización de los beneficios monetarios, no quieren que conozcamos; el deterioro global y la crisis ambiental, alegando que no son realistas, invisibilizando la problemática con sus globales y poderosos medios de comunicación, redes sociales, provocado la desinformación sobre la superación de los límites del planeta en cuanto a su capacidad de carga y la función de actuar como sumideros de residuos, provocando que se desvíe la atención mundial a problemáticas primitivas como guerras fronterizas altamente rentables económicamente, debilitando o descartando avances en políticas para detener el deterioro de los ecosistemas naturales y humanos”.

“Como artista creativo una vez finalizada esta exposición, retomaré como siempre la  investigación de expresiones artísticas o materiales que me permitan comunicar una idea, un pensamiento, una reflexión a las otras personas, en este momento estoy explorando las esencias primarias del trópico, tenemos paisajes maravillosos, una flora y una fauna únicas y esplendorosas, no tenemos que mirar para ningún lado, tenemos que vernos a nosotros mismo y ver nuestra grandeza”.

Sus paisajes imaginarios muestran escenarios decadentes

Entorno maestro

En el ámbito curatorial, Carmen Hernández, investigadora en arte latinoamericano, indicó: “Para este artista interdisciplinario el arte representa una forma de conocimiento individual y colectivo, por eso, el título de esta exposición representa una metodología y un objetivo. CaminArte como visión de mundo invita a asumir un tiempo más pausado y reflexivo derivado de nuestra propia vivencia corporal como parte del contexto. Caminar de manera poética por el paisaje, dejando que el cuerpo perciba las sensaciones producidas por todo aquello que nos rodea, puede convertirse en una experiencia capaz de descubrir la diversidad y así recuperar una mirada más plural y empática. No estamos solos, pues formamos parte de ese tejido social que debe cuidar esa armonía natural que nos conforma. Así, la meta a alcanzar es una transfiguración ecológica que comienza por identificarnos como parte del entorno, reformulando la mirada para reconocer los encuentros fortuitos de elementos naturales y urbanos, donde puede aparecer la huella humana, a veces amorosa, pero también agresiva. La transfiguración de lo ecológico va más allá de los preceptos científicos o economicistas, porque implica establecer una conciencia vivencial del contexto

Madre natura

La invitación es para adentrarnos en este universo de realidades naturales que exhortan al cuidado del medio ambiente y a bajar la intensidad de la ola desarrollista para el bien de la humanidad y del mundo entero.  Esta impactante exposición está abierta al público en el Museo Alejandro Otero de la Rinconada hasta el mes de septiembre. La entrada es gratuita.

Exhortan al cuidado del medio ambiente y a bajar la intensidad de la ola desarrollista

ÉPALE 470