Caracas bajo la lupa del CECSS

Tan heteróclita que necesita un acercamiento científico, desprejuiciado y festivo, pues viejas y nuevas narrativas desembocan siempre en un laberinto. El Centro de Estudios de Caracas intenta aprehender las miradas de la urbe

Por Marlon Zambrano • @marlonzambrano / Fotografías Alexis Deniz • @denizfotografia

¿Caracas? Muchas cosas: un puñado de indigentes y vendedores ambulantes adueñados del servicio de Metro, quienes deciden cuándo se detiene o arranca un tren; el sentido ecléctico de los sabores en los mercados del centro repletos de migrantes ecuatorianos, bolivianos y peruanos; artistas plásticos formados en la Reverón recuperando sus espacios naturales que son los museos con una reinterpretación de la ciudad luego de dos años de intenso encierro; la sustitución de símbolos y nombres coloniales de los espacios públicos por otros que llevan la insignia del orgullo ancestral; las guacamayas domesticadas en pandemia gracias a la clemencia silvestre de los moradores de la ciudad que ofrecen toda clase de alimentos desde sus apartamentos enrejados.

“… los caraqueños han aprendido a querer a su ciudad aun en los rincones donde es fea y desatinada” advertía con acento sureño el periodista argentino Tomás Eloy Martínez, quien se asombraba de nuestra fascinación por el marroncito, el atardecer entre ardillas y palomas en la plaza Bolívar, las caries de los cerros, el raspado con los colores del arcoíris, el regateo en las quincallas de El Silencio, las flores a María Lionza, los carros montados sobre las aceras, un licor de guayaba fermentado en Catia. “La ciudad es como es, desordenada y absurda, pero si fuera de otro modo, los caraqueños no podrían amarla tanto” decía. Agregaba Adriano González León: “Esta es nuestra ciudad. Loca, arbitraria, llena de ruidos, injusta a veces, agresiva, injuriosa, desabrida y horrenda.

Pero es nuestra ciudad. Sea cual fuere la dimensión de la catástrofe, no podemos abandonarla. Si nos vamos, el cataclismo será mayor”.

Un “equipo de ensueño” que piensa y aborda a Caracas

Derecho a la ciudad

Como se ve, no es fácil definirla pero sí amarla con todo y sus contradicciones, las mismas que intenta dilucidar el Centro de Estudios de Caracas (Ceccs), una ONG dedicada al estudio integral de la ciudad. “Su misión es desarrollar un espacio para la cultura, la creación, la investigación de alto nivel propositivo que a través de sus investigaciones indague en posibles soluciones para garantizar el derecho a la ciudad, que es el derecho de todas y todos los habitantes a habitar, utilizar, ocupar, producir, transformar, gobernar y disfrutar una ciudad justa, inclusiva, segura, productiva, sostenible y democrática” nos explica Mayerlin Carvajal, una de sus cabezas visibles, investigadora con estudios en la Escuela de Historia de la Universidad Central de Venezuela (UCV), activista y creadora digital.

Mayerlin aclara que la iniciativa se gesta como proyecto entre 2019-20 y se constituye legalmente en septiembre de 2021. Agrega: “El centro está conformado por un equipo pluridisciplinario entre los cuales se puede mencionar: Giuliano Salvatore, Oscar Coraspe, Rongny Sotillo, Carlos Foulcaut, Carlos Ortiz, Susy, Félix Oropeza, Coro Venezuela Franquiz, Mota Bafanna, Casimira Monasterios, Ibrahim Cordero, Amílcar Figueroa, Aminta Beleño, Rodrigo Benavides, Sergio Méndez, Juancho Domínguez, Johalfred González, Joana Cadenas, Octavio Sisco, Rummie Quintero, Lilia Tellez, Cristal Barreto, entre otras personalidades destacadas de la cultura venezolana; somos un colectivo de creadorxs, cultorxs, líderes sociales, intelectuales que venimos de esas comunidades de base y que asumimos un compromiso con esta ciudad”, lo que indica que se trata de un ejército del conocimiento que no solo aborda a la ciudad como su objeto de estudio, sino que la transita, la vive, la protagoniza, la padece y claro está, la idolatra como a toda deidad pagana que premia y castiga nuestra fidelidad.

José Gregorio en la vía, una apuesta por lo real maravilloso que se mueve en La ciudad. Foto Daniel Hernández

Luis Felipe Pellicer, fundador del Ceccs y del Centro Nacional de Historia (CNH), ex Director del Archivo General de la Nación y actual Vicerrector Académico de Unearte, es otro de los promotores de esta ONG en la que viene desarrollando desde 2019 una línea de exploración dedicada a las nuevas narrativas que plantea la urbe. Ha desarrollado con ese equipo ideal “un proyecto que estudia integralmente a Caracas desde una óptica desprejuiciada y sin dogmas, donde utilizan recursos alternativos y transmedias, como por ejemplo la viñeta, para narrarnos las pequeñas historias locales con un discurso accesible, amigable para el público en general” indican.

“¿Qué nos interesa a nosotros de Caracas?”, se pregunta Pellicer, y se responde: “El mundo de relaciones e interrelaciones que hay entre los caraqueños y la gente que hace vida en la ciudad, para vivir la vida. Es decir, lo que podría decir un antropólogo: la cultura, que es todo lo que hacen los seres humanos dentro de una comunidad, desde las cosas primarias como la alimentación, hasta la diversión, la religión, etcétera. Nos interesa Caracas como una totalidad diversa y múltiple, y desde ese punto de vista nos articulamos, y nuestra fuente, generalmente, es el mismo pueblo, la misma gente que se ocupa de hacer y resolver la vida, las formas de organización, las luchas de ese pueblo y la búsqueda de un mejor vivir”.

El impacto de lo geek

Tanto así, que el centro se encuentra trabajando en el proyecto expositivo Ciudad en Viñetas, retrospectiva de la narrativa gráfica venezolana del Programa Amigos del Noveno Arte (PANA); además de otras iniciativas como el libro de crónicas urbanas Caracas 20 Historias 22; la muestra fotográfica Callejeras: La Caracas de Juancho Domínguez; José Gregorio Hernández, en la Vía, que es el abordaje en torno a la figura del médico del pueblo dirigido por el filósofo Carlos Ortiz junto a Octavio Sisco, Emmanuel Amodio y fotografías de Daniel Hernández, Diko, Rodrigo Benavides, Willinton Barco, Juancho Domínguez, Lilia Téllez, entre otros; Caracas, rostros de una Ciudad, proyecto fílmico en preproducción dirigido por Giuliano Salvatore que busca visibilizar al pueblo caraqueño del siglo XXI en sus acciones, organizaciones y diversidad; el Plan Integral de investigaciones de Caracas, coordinado por el antropólogo Emmanule Amodio, en curso desde el 2021 a fin de estudiar ampliamente la ciudad.

“Nos interesa Caracas como una totalidad diversa y múltiple”. Foto Carlos Foucault Caracas

Ciudad en Viñetas es, quizás, uno de los aportes insignia del centro en alianza con el colectivo PANA por su particular encanto de atractivo geek. Dice Mayerlin que la muestra se ha convertido “en el espacio de encuentro de una de las narrativas urbanas que había estado oculta en una alcantarilla desde hace casi un siglo”.
Su creador, el comunicador visual Rongny Sotillo, explica que “la exposición Ciudad en Viñetas logró atraer a más de nueve mil personas a las salas del Museo de Bellas Artes y atendimos cerca de dos mil personas en aproximadamente 24 actividades entre talleres coloquios y actividades recreativas y formativas que terminaron convirtiéndose en un público productor potencial, no solamente de contenidos narrativos sino también de expresiones artísticas urbanas que consolidan la presencia del cómic y la narrativa gráfica en la ciudad de Caracas”.

Es la Caracas de las múltiples miradas. Lo que Mayerlin intenta definir como un “pluriverso muy rico”. “Imagínate –nos propone- el prisma desde un urbanista a un recolector de desechos sólidos o un taxista. El recolector de desechos es prácticamente un arqueólogo urbano, sabe mucho de la vida de los pobladores de la ciudad, puede establecer diferencias por zonas, sabe de los gustos, de las intimidades del nivel adquisitivo, etcétera. El taxista es una especie de psicólogo urbano, sabe más que un terapista de pareja de los problemas cotidianos, de las diversiones, de la diversidad de trabajo o modos de ganarse el sustento de mucha gente. Los bármanes, las trabajadoras y trabajadores sexuales, cómo pueden contar la ciudad que viven y ven vivir. La gente en situación de calle, la juventud, los inmigrantes internos y externos.

La exposición Ciudad en Viñetas atrajo a más de nueve mil personas al Museo de Bellas Artes. Foto Giuliano Salvatore @Giuliosalvadio

Todas las narrativas artísticas, creativas y científicas. Todas las narrativas políticas y sociales. No hay ni podrá haber una narrativa hegemónica de una ciudad tan diversa y con tantos contrastes”.

El rastro del Centro de Estudios de Caracas puede seguirse en Instagram como @cec.cs, en twitter: @cec_ccs y en la página web: http://centrodeestudiosdecaracas.org donde pronto se podrán descargar algunas publicaciones. Para proyectos de investigación, donación de material histórico y cualquier contacto, a través del correo centrodeestudiosccs@gmail.com.

ÉPALE CCS N°477