CRÓNICA

Por Pedro Delgado / Ilustración Justo Blanco A casa de Rafael Paredes, en el cerro Santa Ana de La Guaira, fue a parar Juanita Delgado, mi madre, casi a finales de 1947. Con un muchacho de la mano y otro en su barriga llegó a pedirle posada a él. sigue leyendo