Diciembre: Buscando a Guaicaipuro

                                            Por María Eugenia Colomine@andesenfrungen                                               Fotografías Maxwell Briceño@maxwellb_photoss

La primera vez que supe de él, iba en taxi para la casa. El taxista agarró para Colinas de Bello Monte, y a mi izquierda se divisaba un armatoste gigante. Luego, caminando por la avenida fue que lo pude ver mejor, todo dorado y en posición de combate, acompañado de unas palmeras.

Ciertamente su imagen para el tráfico y se destaca en el paisaje. Guaicaipuro es un concepto parecido al “Gran Espíritu” de los indígenas norteamericanos: no se ve, pero se siente. Es una figura antropomórfica que influye en nosotros, en las plantas, los animales. Se dice que nuestro gran diao es uno de los espíritus que cuida a Venezuela, y yo lo creo.

La virtud de esta escultura de hierro forjado de 21, 5, concebida por el artista Juan Rodríguez, está en recordarnos que nosotros realmente no conocemos el rostro de nuestro primer gran libertador: Guaicaipuro es un concepto que nos hermana en amor patrio, en sentido de pertenencia por nuestras raíces, pero en realidad no lo conocemos como los cuadros de Miranda, Bolívar ni los demás próceres de nuestra independencia. Ahora, le enseña los dientes al enemigo con su hacha mientras sus hijas e hijos transitamos en paz. Él grita fuerte, ¡Ana Karina rote aunicon paparoto itoto manto!

CALENDARIO ÉPALE CCS 2022