Doce años en primera plana

Una idea original que revolucionó a  la prensa caraqueña con un contenido fresco, militante  y de gran profesionalismo arriba a la adolescencia. Celebramos un nuevo aniversario de Ciudad CCS

                              Por María Eugenia Acero Colomine@andesenfrungen                                   Fotografía Mairelys González@mairelyscg27

Ciudad CCS llegó humildemente a ocupar un lugar muy especial dentro de la guerrilla comunicacional para dar la batalla con la verdad para posicionar la voz de la Revolución Bolivariana y del pueblo de a pie que no tenía centimetraje en las trasnacionales mediáticas de la derecha. Y sin hacer mucha bulla, todos estos años ha venido contando la historia contemporánea de Caracas, Venezuela y el Mundo. El compromiso del equipo de la Fundación para la Comunicación Popular CCS ha rendido frutos en forma no solo de trabajos magistrales, sino también de honrosos reconocimientos por parte de colegas e instituciones.

En esta ocasión quisimos conocer el testimonio de algunas y algunos guerreros que dan la batalla en la Fundación para la Comunicación Popular CCS.

Un compromiso con la verdad

Mercedes Chacín es quien lleva el timón del proyecto editorial Ciudad CCS. También fue la madre de la revista Épale CCS, que dirigió por varios años, y además es fundadora de la Escuela de Comunicación Popular Yanira Albornoz. Si bien Meche ya tenía rato desarrollando una prolífica carrera como periodista y docente, en la Fundación para la Comunicación CCS ha tenido la oportunidad de demostrar todo su esplendor como comunicadora y creadora.

“Cuando ganó la alcaldesa Érika Farías, yo era directora de Épale, y en enero de 2018, ella me pidió asumir la dirección de Ciudad CCS y yo encantada por la oportunidad. Ese primer año fue bien complicado, porque empezó la renunciadera: la gente empezó a renunciar, porque los profesionales de la comunicación empezaron a resentir el tema de los salarios, y era un tema muy difícil. Nos fuimos quedando un grupo de personas importantes. Eso aunado al problema del papel. Nos vimos obligados por la falta de personal a ser semanario. Se quedó un grupo que realmente admiro que se hayan quedado levantando el diario y luego el semanario. Me sentí bien cuando me designaron directora. Me sentí comprometida a poner lo mejor todos estos años para mantener ese medio de comunicación que nació en medio de una guerra comunicacional terrible. En 2009 solo había la voz de los medios privados. Ciudad CCS ha sido la experiencia más hermosa que he vivido como periodista y como patriota”.

“El apagón para mí fue un verdadero desafío. Trabajar sin poder comunicarnos fue un reto en equipo. Creo que si vuelve a pasar, estaremos allí como ese día, haciendo lo posible por llevar nuestra información al pueblo de Caracas”.

“El reto más importante del periodismo es hacer periodismo: es buscar la verdad, investigar”

Mercedes Chacín

_

“El hecho de ser presidenta de la Fundación para la Comunicación Popular CCS me hace tener dos vidas. En una vida debo estar pendiente de números, de dinero, de que se hagan las cosas rápido; a veces no se puede porque no hay el suficiente músculo humano o financiero para hacer lo que uno quiere hacer. En un día normal estoy pendiente todo el tiempo de ver qué pasa: la página Web, a cargo de Jesús Arteaga”.

“Uno de los momentos más fuertes fue el nacimiento de la Escuela de Comunicación Popular Yanira Albornoz, que es una experiencia de amor y un compromiso con el periodismo y con la verdad. Yo he tenido la suerte de emprender proyectos, entre los que se encuentran los 21 libros digitales que hemos publicado, en medio de muchas dificultades pero con la convicción de que es importante dejar un registro de nuestra historia, de la gente de Caracas, que es lo que nos alimenta. Si alguien quiere leer a la crónica caraqueña debe consultar la revista Épale y a Ciudad CCS”

“Sin duda, el reto más importante del periodismo es hacer periodismo. Es buscar la verdad, trabajar para encontrar la verdad, es investigar, es ser consciente de que en estos momentos en el mundo la comunicación es lo que más está afectando las mentes de las personas, porque están afectadas por una información que es inventada. En Venezuela somos conocedores de esa realidad. Nunca hemos ocultado que tenemos problemas, pero tampoco hemos callado cuando debemos decir a viva voz que no vivimos en una dictadura, que estamos bloqueados y que mucho de lo que nos pasa tiene que ver con ese bloqueo. Cuando tenemos que decir a viva voz que el presidente de la República Bolivariana de Venezuela se llama Nicolás Maduro y no se llama de otra forma; cuando tenemos que decir a viva voz, y escribirlo y gritarlo, que estamos en este país porque creemos en él y porque estamos seguros de que podemos salir adelante y que estamos comprometidos en esa búsqueda y en esa misión de difundir nuestra verdad (porque somos nosotros los que estamos viviéndola) de lo que es Venezuela en este momento. Creo que eso es lo más importante.”

Manteniendo el compromiso y la esencia subversiva, sigue apuntando esta arma comunicacional             Foto Bernardo Suarez

Mi embarazo lo pasé como pregonera

Birmania Quevedo es una presencia obligada en las instalaciones de la Fundación. Su sonrisa siempre diligente y su actitud cariñosa y amable siempre nos apoyan a todos en cualquier inconveniente. Quisimos conocer a Birmania, y su testimonio es constancia de superación personal y desarrollo.

La magia de ser pregonera nunca se perdió: la gente me ayudaba muchísimo con mis niñas y me esperaba con alegría”

Birmania Quevedo

_

“Cumplí nueve años el 16 de julio. Soy asistente de Recursos Humanos. Lo más bonito que he recibido, son las ayudas que me han dado en cuanto a crecimiento personal y laboral. Lo más fuerte fue el primer cambio cuando era pregonera que nos empezaron a ubicar. Fue un momento de temor, porque no tenía conocimiento de las otras áreas. Decidí aceptarlo a todo riesgo, pero fue una buena decisión.  Me ha ido muy bien, y he aprendido mucho. He estado en varias áreas: estuve en Administración, de ahí me pasaron a Recursos Humanos. Luego, fui asistente de Gustavo Mérida, y nuevamente estoy en RRHH, donde ya llevo dos años.

Mi experiencia como pregonera fue una de las mejores. Nomás llegar y ver esa multitud de gente esperándote, fue muy hermoso. Estuve en Capitolio, en Parque Carabobo. Mi embarazo lo pasé como pregonera, y el cariño que recibí de los lectores fue especial. Mi hija tiene hoy en día a muchos abuelos que la adoptaron en mis tiempos de pregonera”.

“Un día normal en Ciudad CCS estoy siempre ocupada. Siempre trabajando por el personal”.

El esfuerzo y la dedicación la ascendieron a otras tareas importantes

“No debería ser atípico que las mujeres escriban de deporte”

Siempre va identificando a nuevos talentos atletas

Sayrubi Alayón es una joven atleta, militante animalista y apasionada de la estética que ha podido desarrollar su vocación periodística en la fuente de deporte. Esta joven deportista y periodista también ha tenido experiencia en idiomas modernos.

“Desde octubre de 2018 trabajo en Ciudad CCS. Como prueba de admisión, el señor Juan Cermeño me puso a escribir justamente sobre Yulimar. Me acababa de graduar, y me asusté bastante. Yo nunca había entrado a una sala de redacción. A la semana entré con esta gente maravillosa: Cermeño, Harold, Cuevas y Julio, que me han tratado demasiado bien. Son mis maestros”.

Lo más bonito que me ha pasado en Ciudad CCS es haber entrado a Deportes, soy la única mujer en la fuente. Mi experiencia siendo la única mujer en esta área deportiva ha sido maravillosa. Nunca me he sentido inferior. A veces hay gente que se extraña de verme en esta área, pero yo me enorgullezco. Siempre supe que era esto lo que quería.

“Desde que entré por primera vez a la redacción hasta ahora, mi cotidianidad en el periódico ha cambiado del cielo a la tierra. Antes yo podía llegar a las 2 de la tarde y salía a las 2 de la madrugada. Luego, la dinámica se puso menos pesada. Eso lo extraño, porque esa cotidianidad es muy sabrosa aunque uno se cansaba mucho. Con la pandemia ahora trabajamos desde casa, aunque hemos agarrado un poco el ritmo últimamente. Actualmente estoy trabajando en especiales sobre los juegos comunales Caribe Caracas. De ahí pueden salir muchísimos chamos que nos representen en futuras competiciones, y sería muy gratificante saber que estos niños que uno cubre puedan traernos en el futuro una medalla olímpica”.

La verdad como bandera

El periodismo cultural en caracas lo ha seducido

José Antonio (Cheo) Valero es un joven músico que ha llevado su amor por la música y la cultura al punto de convertir su militancia en una forma de vida. No solo es un duro ejecutando metal pesado, sino que además pertenece a Corazón Rockero y es cultor en FundaCuriepe. También es un apasionado de las letras y de la tradición venezolana.

“En octubre cumplo tres años en la redacción del semanario Ciudad CCS. Hasta ahora, desempeño la función de periodista en la sección de Ciudad y Cultura. Las     pautas tanto de Ciudad como de Cultura para mí han sido majestuosas. Aprendo de quien entrevisto. Lo más fuerte que he vivido, es que en tiempo de pandemia, todo se ha convertido en un reto, pero de igual modo seguimos en la vanguardia. Nuestra sección de cultura nos da extraordinarias vivencias con personajes que son íconos y que llevan la batuta en nuestras expresiones ancestrales, religiosas y musicales. Mi experiencia en Ciudad CCS dentro del periodismo es inigualable. Es una escuela donde aprendemos de todos, un ambiente laboral donde todas y todos nos apreciamos como una gran familia”.

“Para mí, un día normal en Ciudad CCS es mantenerse en actividad, pendientes y atentos siempre a los aconteceres. Aparte de lo laboral, implica también compartir con nuestros compañeros de trabajo, lo cual ha sido siempre ameno y empático. Escribir es mi pasión, aparte de la música y la poesía”.

 

ÉPALE 425