¿Dónde están las mujeres?

Caracas se llena de propuestas para el público femenino, escenarios ideales para promover el talento en cualquier disciplina artística o para que vayas a vacilar sola o con tus amigas

Por María Alejandra Martín • @maylaroja / Fotografías Freddy Hernandez • @herblaf

Parece mentira que aún en la escena cultural caraqueña sea necesario fomentar espacios y tarimas para demostrar lo que tenemos por decir en lo artístico. En la actualidad hemos visto florecer grandes propuestas dedicadas al público femenino, para su esparcimiento y oportunidades en la promoción de sus talentos.

Siendo esta sección un espacio enfocado a reflejar la actualidad de Caracas, quisimos mostrar dos experiencias que se están dando ya mismo. El miércoles, “Noche de mal portadas” en la Patana Cultural de Altamira y el “Jueves de Jevas” del Matiné Picatería y Bar, propuestas que llegaron a nuestra ciudad para potenciar la necesidad de las mujeres a expresarse, desestresarse y promover acciones en favor de su protagonismo en las diferentes disciplinas artísticas.

Espacios para potenciar la necesidad de las mujeres a expresarse y desestresarse

Miércoles, noche de las mal portadas

Tirwin, quien se encarga de la producción de La Patana Cultural nos explica de dónde surge la idea: “Probar un espacio dedicado a la mujer. Habitualmente vas a los bares y siempre predominan los hombres. Socialmente no es bien visto una mujer sola en bares o que un grupo de mujeres pueda sentarse a tomarse algo y estar tranquilas sin que los hombres estén acosándolas. Además de aquellos que creen que el hecho de que una mujer esté sentada en un bar es una invitación o un letrero que indica disponibilidad de encuentro sexual. Entonces nosotros y nosotras buscando un espacio seguro creamos ‘Noche de mal portadas’ como sátira al machismo que cataloga a aquella que va a un bar como una mal portada. Una noche de chicas donde ellas puedan venir tranquilamente después de la oficina, de la casa o porque le dio la gana de salir a distraerse con formación y recreación cultural. Es una noche en un espacio para también debatir lo que aqueja a las mujeres; preguntas jocosas sobre temas de esta población que la sociedad censura, hablar de sexo abiertamente o todo aquello no se les permite hablar. Aquí una mujer puede expresarse como le dé la gana, cumplir con el código de vestimenta que le parezca, bailar como quiera, puede sugerir y siempre se trata de desarrollar un espacio seguro para la conversa. Aunado a esto, se completa el equipo con el desarrollo y promoción de artistas de género femenino, una host que motiva la interacción del público encargada de estas dinámicas generadoras, la disc-jockey (Dj) residente Bambi Shaker y agrupaciones en vivo que sean representadas por mujeres. Todo gira en torno a ellas, le damos una temática adicional con nuestros mesoneros que ese día se visten de gala y resguardan al público asistente. La música está seleccionada con intención. Este proyecto se inició hace dos meses, es nuevo y no está cerrado a nada. La idea es que participen las que quieran expresarse en las tarimas y un público que esté pendiente de vacilar. Es para todo público, pero como eje central abarca la mujer y los valores que la representan”.

La mujer caraqueña valora y pide estos espacios para el esparcimiento y la proyección de sus talentos

_

Algunas asistentes y artistas nos dieron diversas opiniones, pero lo interesante es resaltar las necesidades latentes en el público femenino. La mujer caraqueña valora y pide estos espacios para el esparcimiento y la proyección de sus talentos, en el marco de una industria cultural que no las favorece.

Manuela comenta: “Creemos que estos espacios son necesarios porque las mujeres queremos, merecemos y necesitamos poder salir a encontrarnos y divertirnos sin los riesgos de que eso desemboque, como suele pasar, en una situación de violencia con hombres que tienen una forma de divertirse que no es respetuosa, ni sana”.

Bambi es una conocida Dj de Caracas, hoy vuelve al escenario de Altamira con este proyecto: “Hay que impulsar esto, después de la pandemia las cosas se apagaron un poco y buscar que las chicas tengan un espacio donde interactuar, hemos visto cómo la gente se ha sumado y es muy interesante ver sus reacciones, justamente este espacio que busca incentivar el talento de las venezolanas, cual sea que esté vinculado a lo artístico. Una noche para el humor, baile, propuestas musicales en vivo lideradas por chicas”.

La música, conector universal por excelencia

Veneno, otra concurrente comenta: “En otros locales no es igual, aquí puedes ser tú, puedo decir lo que quiera, no pararle a cómo estás vestida y peinada, ¿sabes? Si quiero me vengo en short. Un sitio donde puedas estar desenfadada, venir sexy o de repente sin arreglar. Siendo un local no tan grande genera una intimidad con el público. Se crea un ambiente en donde la mujer puede expresarse, con sensación de complicidad con las otras. El local garantiza que el público que asiste se va a comportar, lo que no se ve en otros espacios”.

Ese día la experiencia fue increíble, la host Lola preguntó por papelitos anónimos, ¿cuál era el fetiche sexual que más desagradaba a las asistentes?, los acompañantes un poco incómodos comenzaron a escuchar respuestas íntimas que los dejaron sorprendidos, acerca de lo que les gusta y no a las mujeres. Esto es una demostración anónima de lo que la mujer piensa y una sentada de rabo para el público masculino. Lo que evidencia que aún existe un silencio femenino ante una sociedad machista.

Lola y su rol como host, es quien modera el show y las dinámicas para que las mujeres se sientan en confianza. “Lo que puede considerarse tabú es sometido a discusión con la improvisación de chistes y reflexionar sobre lo que vivimos. En varias partes es difícil calar como mujer y considero que este espacio es valioso para la promoción artística de los talentos femeninos venezolanos, un lugar donde la mujer es protagonista. El arte es nuestra manera de drenar lo que nos pasa”.

La idea es que participen y se expresen en estos espacios de intercambio

Los jueves de jevas

Desde hace algunos meses se activaron los “Jueves de Jevas” en el segundo kiosquito del Eje del Buen Vivir, en la transitada Bellas Artes. Matiné Picatería y Bar ofrece un espacio exclusivo de promoción de los nuevos talentos musicales femeninos. Desde hace meses, se han presentado a la Dj de cumbia psicodélica La Kuriaki, se ha presentado Belén Villaroel, la voz de Mar y una sesión de vinilos a cargo de Dj Alfinger. Recientemente se realizó el lanzamiento del disco de la negra del rap en Caracas, Afreeka, La negritud.

La mujer necesita espacios para hacer, vivir, y respirar arte, transformando la cultura en función de ganar paridad

_

En el bautizo de esta obra musical, fue una oportunidad perfecta para presenciar la mística con que las mujeres venezolanas le meten a las artes musicales. Un hermoso material íntimo muy diferente del rap de hombres.Basta solo respirar su primer disco de ocho temas que te invitan a la reflexión y al estremecimiento neuronal y a la introspección, con la hermosa musicalización de las pistas de la talentosa Dj Tania Gargano. La noche se abrió en sentires, con las palabras de bienvenida de la legendaria Apolonia, una presentación que creímos pequeña y que terminó siendo un gentío orgulloso y estremecido con el quehacer de las voces femeninas.

Se presentó la Nena Pgs, con su verbo vibrante y explosivo, líricas reaccionarias que hicieron subir el puño a más de veinte, como bien lo presentó Afreeka.

Oportunidad perfecta para presenciar la mística de las mujeres cantautoras

Este fue un evento en donde hubo de todo, géneros en verbo de mujer a los cuales no están acostumbrados los seguidores del hip hop. Con cuatro, voz y gañote dio paso al canto de Barlovia, hija de la ciudad quien enamoró al público con sus temas de amor y dolor, con su voz arrasadora y con la complejidad y valentía de quien expresa sus sentimientos por otra mujer.

Este fue un espacio perfecto para promover el talento de las caraqueñas, en cualquiera de sus expresiones artísticas. La intención es que en estos jueves confluya la fotografía, artes escénicas, plásticas, danza y propuestas musicales abanderadas por las nenas.

Necesarias son las tarimas que promuevan el pensamiento femenino, que sigan sonando las voces de las que por años no tuvieron cabida, y en contra de aquellas y aquellos que desestiman los valores de abrir caminos para el género. Ser mejores mujeres entre nosotras, la mujer necesita espacios para hacer, vivir, y respirar arte, transformando la cultura en función de ganar paridad en la escena artística de una Caracas, que también es mujer y que solo se construye, juntas y guerreando.

Espacios que promuevan lo que pensamos, que sigan sonando las voces

ÉPALE 471