El puente de la victoria hacia Carabobo

Por Eliseo Mora Yovera • Red de Historia de Yaracuy / Ilustración Erasmo Sánchez

La Campaña de Carabobo es un desencadenante para coronar el triunfo sobre el decadente imperio español y tiene su apoteosis con la batalla del mismo nombre. Además, el Libertador saldó cuenta con la derrota acaecida el 28 de mayo de 1814.

La ubicación geoestratégica de Yaracuy, es puente de norte a sur, las serpenteantes montañas y los llanos centrales era y es un sistema defensivo natural; mientras que del oeste al este abre paso al occidente con la costa (Morón, Puerto Cabello última plaza en manos realistas).

Por las razones enunciadas anteriormente, en lo atinente a la Batalla de Carabobo, existen algunas cartas donde se resaltan las vinculaciones del lar yaracuyano con Coro, como se evidencia en la carta del general realista Manuel Lorenzo a Miguel de la Torre desde San Felipe, el 28 mayo de 1821: “Las Circunstancias del día y ocurrencias de Coro de que di conocimiento al Señor Comandante General de la 5ª División, me han hecho ocupar este punto de San Felipe…”

Una semana más tarde, el 4 de junio, nuevamente el general Manuel Lorenzo, se comunica con de la Torre y le manifiesta la vinculación del territorio yaracuyano con Cojedes y Coro:

“Desearía mi general tuviesen efectos mis deseos, respecto al indio Reyes Vargas; este por consiguiente es batido y destruido, tal vez para siempre moviéndose la fuerza de San Carlos que le digo en mi oficio; y reforzándome a mí con las tropas de Montalbán, he de ser quien lo haga y las de San Carlos recibirlos en su retirada…De Coro por la vía de Aroa nada se ha podido saber y despacharé un posta hoy o mañana y de lo que resulte daré a VS. Pronto conocimiento igualmente al de Puerto Cabello…”

Finalizada la Batalla de Carabobo, algunas regiones del Yaracuy de hoy se convirtieron en refugio de los realistas derrotados, donde se produjo una persecución en caliente, de allí, el Libertador designa al coronel Las Héras al mando de tres batallones para la caza y destrucción de los reductos en Nirgua y San Felipe, como lo indican Santana Arturo, Woodberry (Otros), (1921:277):

“Aquella misma tarde… tomadas para la destrucción de las pequeñas partidas que pudieron escapar en distintas direcciones. Ya desde Tocuyito había despachado al Coronel Las Héras con tres batallones hacia Nirgua y San Felipe…”

Hoy las yaracuyanas y yaracuyanos libramos la campaña al lado de la clase trabajadora, cada uno, desde su trinchera y con el arsenal patriota para derrotar al imperio yanqui. Si marchamos en unidad y en compañía del pueblo como hacedor de historia, saldremos triunfantes, de lo contrario, no se esperará un siglo para el regreso de Simón Bolívar, como dice el poeta Neruda, sino menos tiempo, porque este pueblo heroico y libertario no está dispuesto a dejarse arrebatar su redención. El sujeto histórico es el pueblo. La historia por escribirse se aquilata para el combate y la liberación, jamás postrada a la burguesía.

ÉPALE 415