El teatro que Caracas se propone reinventar

La flexibilización frente al Coronavirus ha permitido retomar los escenarios. El teatro se esfuerza por volver de las catacumbas, una ardua labor que se enfrenta a la inflación y a las limitaciones de la bioseguridad

                                     Por Marlon Zambrano@marlonzambrano                                        Fotografías Mairelys Gonzalez • @mairelyscg27

Lo que sorprende no es que una niña de 22 años asuma roles de actriz, vestuarista y productora de una agrupación de teatro caraqueña que se mantiene dando la batalla. Lo que asombra es el brillo incandescente de su mirada cuando habla de esperanza. Es más, cuando habla de futuro y mejor aún, cuando habla de triunfar en medio de la adversidad.

Sara Escalona nos espera en una esquina del bulevar de Sabana Grande con un paraguas negro más alto que ella. Es pequeña, delgada, enjuta, y el tapaboca que en teoría debería cubrir solo sus labios y nariz, casi le arropa el rostro entero.

Venía de buscar telas en El Castillo donde los precios se dispararon, una vez más, lo que compromete la confección de los trajes que debe tener listos para el estreno de la obra Ilussia El circo de las sombras, de la agrupación Mascarada Teatro que dirige Alejandro “Wolf” Capote en el marco del festival Teatrorror. Pero no es un mal de morir: todos colaboran para la adquisición de las telas, piezas de licra, tutú, retazos, pantis y lentejuelas que en conjunto pueden ascender a 200 o 300$ que costearán todos en un ventetú piadoso.

Nos sentamos en una terraza posterior del edificio sede de Fedecámaras en el sector El Bosque de Chacao, en cuyo sótano funciona Teatrex y sus 300 butacas, de las cuales solo están operando 140 por medidas de bioseguridad. Sara pide permiso para zafarse de la mascarilla que le sujeta la boca y con ella la lengua y se suelta a describir su épica, que es más o menos la misma de todos los que aman el arte, la creación, la cultura, y se han visto amarrados por este duro año y medio de pandemia.

Ilussia se presenta del 28 al 31 de octubre en distintos horarios, un espectáculo que toma elementos del circo y utiliza como banda sonora a la agrupación española Mago de Oz

_

Su boca, por cierto, es de actriz: movediza, locuaz, enfática, mientras nos describe los tres tatuajes que marcan su cuerpo con la sutileza de pétalos de sal: una corona en su pecho, por encima del corazón, es el homenaje a una amiga que mataron en Mérida; una línea de formas inconexas sobre su brazo es una loquetera adolescente por Harry Potter, a confesión de parte; y un inmenso elefante sobre sus espaldas que corona un lunar natural, es un tributo a la perseverancia que insiste en que el ser humano no puede vivir sin la luna y el sol.

Ilussia: un espectáculo de brujas y hadas con acento circense

Ilussia se presenta del 28 al 31 de octubre en distintos horarios, un espectáculo que toma elementos del circo y utiliza como banda sonora a la agrupación española Mago de Oz con lo que esperan atraer al público cautivo que regresa timorato de las catacumbas del ostracismo, sobre todo chamitos rockeros, emos y otakus que andan en la onda del horror impuesto por las corporaciones del espectáculo que han sabido sacarle provecho a esta era marcada por el pánico, como lo testimonian las series de Netflix Dark y El juego del calamar, y toda la saga zombi que mina el cine y la televisión.

En su segunda edición, el festival Teatrorror enfatiza su propuesta en talleres, charlas, conversatorios, dos obras de teatro infantil y seis de adultos siempre en el marco de géneros como el terror, suspenso y misterio. Su epicentro es Teatrex, únicamente en semanas flexibles y de viernes a domingo, con la desventaja de que la locación está en una ubicación un tanto oculta, lejos de los circuitos más céntricos y comerciales de la ciudad.

Sara dice que triunfar es sentirse feliz con lo que hace

“¿Hasta dónde llegarías por un amor perdido? ¿Estarías dispuesto a ofrecer tu alma para que alguien más regrese del más allá? Artistas venidos directamente de tiempos de brujas y hadas, condenados por anhelar la libertad, cautivarán tus sentidos y atraparán tu alma bajo la carpa del maravilloso circo de las sombras Ilussia” es el mensaje insignia que acompaña la presentación de la obra en su cuenta de Instagram @teatrorror.fest.

Sara encarna a una muñeca de nombre Claudia que consigue el alma de otras personas y a través de ellas vive. Hace teatro desde preescolar, estudia tercer semestre de teatro en Unearte y le apasiona la costura, hace muñequería como su madre, Lérida Ortega, y fabrica su propia ropa.

De su boca cobra sentido el verbo transitivo “reinventar”: “Las personas están buscando la manera de echar hacia adelante. Así como yo me estoy esforzando para poder conseguir algo, los demás también. O sea, hay personas que no tienen en mente irse del país, sea porque no pueden o simplemente no quieren porque tienen una meta, o porque quieren cumplir algo, o porque tienen una familia a la que no quieren
abandonar”.

—¿Tú eres así?

—Sí, yo quiero triunfar aquí.

—¿Y a qué llamas triunfar?

—Sentirme feliz con lo que hago.

La calle como escenario

“En ésta y cualquier ciudad del mundo los artistas no dejamos de imaginar y entrenar para crear, a pesar de las crisis o la pandemia por la que atravesamos. Estos últimos años han sido un golpe muy duro para las personas que trabajamos con público en el área del entretenimiento” resalta Raúl Vielma (Bigote), actor que encarna a la leyenda del rock Freddie Mercury en el montaje Rapsodia Circense, un espectáculo de dirección y producción colectiva del Circo Unido Venezuela que se estuvo presentando hasta septiembre pasado en los espacios de Río Teatro Caribe de San Bernardino.

Raúl Vielma: ¿Bigote o Mercury?       Foto @cacicahondatafotos

Actualmente se mantienen en pausa, al menos en Río Teatro, pero continúan haciendo shows en calles y semáforos para producir nuevos números de circo y canciones, con la esperanza de relanzar su espectáculo entre los meses de noviembre y diciembre si la pandemia lo permite, en vista del aumento de los contagios en la Gran Caracas y la amenaza de radicalización de las medidas de bioseguridad.

Observa con lupa que por ser éste el año bicentenario de la Batalla de Carabobo, ese ha sido el tema que más se ha visto en teatros y redes, también el más promocionado y financiado, mientras el teatro y el circo sufren lo más severo de las restricciones.

“Me parece positivo que los teatros estén reabriendo a pesar de aplicar un aforo limitado por las medidas de bioseguridad, medidas que son estrictas para los espectáculos pero para los mítines políticos o campañas no parecen aplicar. El aforo limitado y el alto costo de materiales para la producción hace más alto el costo de la entrada, prácticamente trabajamos a pérdida o por amor al arte. Estuvimos financiando nuestros espectáculos, haciendo shows en el teleférico Waraira Repano, pero cerró por mantenimiento, ahora estamos en semáforos y en Sabana Grande tratando de hacer dinero para las producciones y sobrevivir” agrega.

Con la pandemia, la gente acumuló muchas ideas guardadas y cuando se propuso este año, la gente las explotó

_

Según “Bigote”, cuyo parecido con el desaparecido vocalista de la agrupación Queen es pasmoso, la intención de su propuesta es “revivir toda esas emociones que causaron y aún causan las canciones de Queen y en lo controversial e histriónico de su
vocalista”.

La idea de homenajear a Mercury surgió hace dos meses, nos cuenta, a raíz de su propio show unipersonal de calle. “Una parte muy importante del espectáculo es el apoyo de Ozshows en el sonido e iluminación”, además del aditivo de cuatro invitados especiales del circo: Luis Omaña, Tomar Vegas, Oriana Flores y Daphne Osuna.

“Entre muchos brillos, baile, plumas, locura y una excelente música, nos consumimos en un sueño de cosas imposibles, pero que para muchos de ustedes que nos acompañaron, fue más que real. Gracias por su presencia. Nos encontraremos pronto en una nueva temporada con más Rapsodia Circense para disfrutar y vivir un montón de sensaciones al mejor estilo @circounidovenezuela” declaran en sus redes.

Rapsodia Circense se vio obligado a hacer una pausa                  Foto @cacicahondatafotos

Las ganas acumuladas

El grupo teatral Mascarada nació hace dos años, rememora su director Alejandro “Wolf” Capote. Les ha tocado transitar la pandemia casi desde su gestación hasta ahora que vuelven a los escenarios tratando de remontar la cuesta, con la segunda edición del festival Teatrorror. “Ha sido obviamente complicado. A diferencia de ese primer año que pudimos agotar la sala completa, con todo súper adornado, este año se ha movido más lentamente la cosa. Se ha complicado pero no se ha detenido. Más bien ha crecido: como a raíz de la pandemia salieron tantos nuevos emprendimientos, estuvo tanto tiempo detenida la gente y a raíz de eso surgieron muchas ideas que se fueron preparando, cuando propusimos este año el festival hubo mayor convocatoria. Conseguimos gente interesada, patrocinios, más propuestas, más diversas e interesantes. Hubo como un segundo aire. Con la pandemia, la gente acumuló muchas ideas guardadas y cuando se propuso este año, la gente las explotó”.

Lento pero seguro, las tablas se reaniman

ÉPALE 433