En blanco 

Por María Eugenia Acero Colomine • @andesenfrungen / Ilustración Erasmo Sánchez

“El bloqueo del escritor es una excusa falsa e inventada para no hacer tu trabajo”.

Jerry Seinfeld

No más la idea de abordar este texto me generó un fuerte bloqueo, porque llevo varias semanas precisamente experimentando el llamado “Writer’s block”, que no es más que la escasez de inspiración para escribir. Esta falta de ideas, o tal vez esta plenitud de certezas, trae como consecuencia que las letras se frenen, dejándonos al frente la página en blanco como recordatorio silente de los espacios que se han de llenar.

La musa fuera del área de cobertura

La falta de inspiración puede obedecer a diversos factores. Por un lado, las preocupaciones pueden opacar la vena creativa original, distrayéndonos de nuestra capacidad natural de producir contenidos diversos. La depresión también juega un papel determinante en nuestra disposición a escribir: de pronto ya no tenemos ánimos para poner a mover las teclas y sin darnos cuenta nos sumergimos en un letargo peligroso. Cualquiera que sea la razón, cuando una pausa nos abre un alto en la creación y toma más tiempo del estipulado, puede convertirse en un bache muy perjudicial.

Cómo superar el bloqueo del escritor

Haruki Murakami no solo es un novelista excepcional, sino que además se destaca como maratonista en su Japón natal. Con respecto a la escritura, él le pone el mismo empeño y disciplina que aplica para correr por las calles de su ciudad. Respecto a la rigurosa constancia que ejerce con el arte de escribir, Murakami es enfático y afirma que la constancia lleva al escritor a desarrollar la fuerza suficiente como para abrir la puerta de la imaginación y volver intactos a esta realidad 3D.

Si te pasa como a mí en estos días, que tienes a la musa en cuarentena y no se te ocurre nada para poder crear, te comparto por acá algunas recomendaciones:

  1. Nunca te quedes sin ideas: Llevar un diario con ideas de lo que sea sirve para cuando la creatividad escasea. Toma un diario y un bolígrafo y reserva un tiempo fijo cada día. Escribe diez posibles ideas para artículos. Repite todos los días sin falta.
  2. Trázate un esquema antes de escribir: un plan de texto es maravilloso para estructurar tus ideas, y empezar a hilar el mensaje que deseas transmitir. Al momento de desarrollar tu croquis, será mucho más fácil superar cualquier traba.
  3. Simplemente, ¡Empieza! Lo mejor que suelen recomendar los especialistas es lanzarse al agua sin miedo a la muerte. Al principio puede costar, pero poco a poco el caudal natural fluye, y cuando menos imagines, tendrás listo tu texto.

Otra sugerencia que comparto humildemente por acá, es hablar abiertamente sobre cuando uno se tranca para crear. Yo no sabía sobre qué escribir para el Mitos de esta semana, y ha resultado una terapia maravillosa para poder superar la escasez de letras.

ÉPALE 411