Familia Negra: Música contra la discriminación

Desde La  Vega, un proyecto musical y social viene desarrollándose desde hace veinte años llevando letras de conciencia e integración con ritmos de hip hop, rap, reggae y música tradicional venezolana

Por María Eugenia Acero Colomine • @andesenfrungen

De nuestras comunidades populares es incontable la cantidad de talento que emana en todas sus manifestaciones creativas y artísticas. La música es la que mayor resonancia ha tenido en los diferentes barrios y localidades, desarrollándose en toda clase de géneros. Un ejemplo de la burbujeante creatividad de nuestras comunidades es la changa tuki y la salsa baúl. Los ritmos provenientes de otros países también han sido adoptados con bastante éxito en nuestras tierras, y así, tenemos que existen numerosos juglares que se destacan en el rock, el rap, el hip hop y el reggae.

La Revolución Bolivariana abrió un camino de oportunidades para muchas y muchos cultores. De esta manera han podido surgir numerosos artistas originales y con sello propio, que no solo proponen ideas novedosas en el campo creativo, sino que además llevan mensajes sociales y de conciencia.

Familia Negra trabaja con niños fusionando rap, hip hop, reggae con tambores venezolanos

Familia Negra

El grupo Familia Negra es uno de estos ejemplos. Esta agrupación tiene más de veinte años en escena. Sus ideales están basados en la cultura de raíces afro con un contenido contestatario, revolucionario, espiritual y pedagógico.

Las letras están fundamentadas filosóficamente en la corriente crítica y humanista; en el vivir y sentir de la realidad socio-cultural, en la espiritualidad, reflexión y el crecimiento personal y colectivo, presentando poesías callejeras como canción necesaria en estos tiempos de cambio, en donde los procesos de toma de conciencia de los pueblos latinoamericanos se reflejan por las conquistas de condiciones de igualdad, paz, solidaridad y la emancipación.

«Con nuestros talleres, todos nuestros muchachos se encaminaron hacia el mundo de la cultura y la creatividad», Ricardo Scott.

_

Familia  Negra nace de la iniciativa de Luis García (Black 7) y Alberto Muller  (Actúan La Praxis), luego se integran Marcos Arrieta (Mark), Ricardo Scott (Afro  Scott) y Simón Urquiola (Negro Primero / Cristalino Roots) para formar esta agrupación con un estilo urbano (hip hop) donde se presentan los cuatro elementos de la cultura callejera como lo son el MCs, Graffitti, Dj´s y B. Boys. Luego se hacen varios trabajos musicales con grupos  tales como: Onice, F3B, Legislan Clan, Black Ghetto, Grupo Autóctono de La Vega, Son Cimarrón, Black  Jack, Only 3,  Tyburcio, Raul Mota Bafana Cedeño (Bajista), Julio Rojas Colmillo (Guitarra y Bajo), Jhalfa Omega, Regata Jazz Cuarteto, fusionando el reggae, dancehall, salsa, tambor, remix & blues entre otros.

Este grupo no solo se destaca por su propuesta original y sensible a la realidad social, sino que sus músicos han ido más allá de la creación, dando un importante aporte social a las comunidades a través de talleres y diversas actividades de integración para niños y jóvenes.

Para conocer más sobre esta legendaria agrupación, conversamos con Ricardo Scott y Simón Urquiola, quienes constituyen la alineación actual de Familia Negra.

Cristalino Roots “La canción Angelitos Negros me llegó al alma”

Más que un grupo, una familia

Familia Negra está a la espera publicar su primer disco

Simón Urquiola (Cristalino Roots), nos comparte su experiencia en el grupo: “Yo empecé en el año 2000 por un compañero de clases que era punketo y patinetero. Él insistió en que me metiera a patinetero, roquero o rapero. Yo veía a los basquetbolistas en Caricuao, y decidí ser rapero. Empecé a escribir canciones. Luego en 2003 conocí a Familia Negra, y comencé a cantar con ellos. Eso fue como si me firmaran para las grandes ligas. Veía que tenían un gran nivel. La canción ‘Angelitos negros’ me llegó al alma: habla del racismo y de la lucha del pueblo negro, el maltrato, la esclavitud, basada en el poema de Andrés Eloy Blanco. En esa época mi nombre artístico era Negro Primero. Compusimos todo tipo de canciones con temática afro y rastafari: música con ideología. Nos inspiramos en la vieja escuela. Uno de nuestros maestros fue Chucho García del movimiento afro. Era la red afrodescendiente y afrojuvenil de William Ochoa en el Autóctono de la Vega. Él fue dándole más conciencia al grupo. Antes de él la temática no era tan consciente ni tan espiritual. Empezamos a estudiar sobre la historia afro: Mandela, Martin Luther King, Malcolm X, y todos esos líderes revolucionarios que fueron íconos en la lucha. De eso se encarga nuestro grupo como tal: historia, espiritualidad, conciencia. Somos representantes de la diáspora africana. Los africanos nos dejaron varias herencias: el conuco, la espiritualidad, los dones, la medicina natural, los valores. En el pueblo de mi mamá, cuando una madre no podía amamantar, se lo daba a otra madre que se encargaba. El pueblo negro siempre ha sido muy solidario. En Venezuela se ha perdido eso por la transculturización y todas las cosas que han llevado al venezolano a volverse egoísta.

Es importante mencionar que estamos esperando por sacar nuestro disco, que se llama ‘Raíces Ancestrales’. Ese material ya está en el CENDIS y estamos a la espera de esa data para poder seguir adelante. Son casi veinte años de lucha y de trabajo para la Revolución”.

Un proyecto musical y social

Ricardo Scott es fundador del grupo, y agrega: “Los miembros fundadores de Familia Negra pasamos en algún momento por discriminación. Eso no lo comprendíamos. A medida que fuimos entendiendo el racismo, cuando formamos el grupo decidimos llamarlo Familia Negra. En ese momento ya teníamos información en torno a los movimientos en Estados Unidos que estaban vinculados con la música. La película de Malcolm X nos inspiró y nos llevó a cuestionarnos sobre el racismo en Venezuela. “

“Familia Negra viene de un grupo anterior que se llamaba Cerro Negro. En esa agrupación había unos doce músicos. Originalmente éramos cinco miembros. Ahora estamos Simón y yo. Nuestras temáticas abordan la discriminación y buscan la reflexión. Cuando estuvimos en la Red Afro Venezolana empezamos a incluir referentes como José Leonardo Chirinos, Malcolm X, de una manera más trabajada. Hacemos hip hop, fusión de ritmos afrovenezolanos y reggae. Con el tiempo celebramos eventos contra la guerra, por la causa Palestina, etcétera. William Ochoa fue un guía de los movimientos de hip hop de La Vega”.

Somos representantes de la diáspora africana en Venezuela”.

Cristalino Roots

_

“El maestro William Ochoa nos motivó a acercar a los chamos a nuestra música. Así, empezamos a desarrollar ese trabajo. Luego, Fundarte crea un plan de convivencia y empezamos a dictar talleres en La Vega. A partir de ahí hemos estado en distintos sectores de La Vega y en otros estados y comunidades. Hace unos cinco años estuvimos con la embajada de Sudáfrica en Zulia y Aragua con casi mil niños en total. Fuimos un equipo de recreadores y de circo. Hemos hecho talleres en el Museo Arturo Michelena. Pronto empezaremos con un grupo de La Vega llamado “Mochileando”. Ellos llevan niños a rutas turísticas, y les hablan sobre historia, ecología, conservación y valores a través de rutas y paseos. Nosotros les enseñamos percusión con el cuerpo, y les llevamos música”.

“En veinte años hemos llegado a combinar rap con música tradicional, recopilando un gran aprendizaje  con las presentaciones en Festivales Mundiales de Poesía, labores comunitarias en varias de nuestras parroquias, eventos en otros estados del país y en países como: Alemania, Suecia y Dinamarca (2008), con el Sindicato Matalúrgico Juvenil de Alemania y en octubre de ese mismo año nos presentamos en más de seis ciudades de Canadá con el Frente Norman Bathune”.

Desde hace veinte años, Familia Negra imparte talleres musicales y de recreación

Un bastión de cultura en La Vega

La parroquia La Vega es mucho más que bandas delictivas e historias de crimen e inseguridad. Familia Negra es una muestra tangible de la voluntad social y espiritual de sus habitantes para llevar conciencia a través de música espiritual y talleres en los que impulsan y apoyan a sus niños y jóvenes para que emprendan un camino de arte y de cultura para erradicar la discriminación.

Ricardo Scott: fundador del grupo

ÉPALE 421