Gloria Rojas y su técnica abstracta y figurativa

Nunca es tarde para retomar lo que nos apasiona. Conozcamos a una mujer tenaz que se forjó su camino en las artes plásticas

Por María Alejandra Martín • @maylaroja / Fotografía Michael Mata • @realmonto

No existe camino al que no se pueda volver, movido por la pasión. Aunque de niña tomó el rumbo de la academia y el estudio por la Geografía, Gloria Rojas retorna a las artes que hacían latir su corazón.

Con más de treinta años en las técnicas plásticas del grabado, visitamos su exposición Reinvención del espacio, producto de la pandemia, que trajo creatividad ante el aislamiento y deja poderosos testimonios plásticos de una época moderna que nos arropa, pero de la cual se pueden sacar cosas lindas. El arte acompañado del estudio sociológico termina siendo una ventana del momento que se vive, y de las características de un gentilicio o de la caracterización de un sector.

Gloria Rojas Mujer Tenaz nacida en Valencia pero quien con pocos años de existencia se muda a la ciudad de Caracas, suelo amado por la artista.

—¿Cómo descubriste tu interés por las artes plásticas?

—Mi interés por las artes plásticas ha sido desde siempre. Desde muy pequeña me han gustado las manualidades y el dibujo, continúe con ese trabajo en bachillerato teniendo la intención de estudiar en la Escuela Cristóbal Rojas. En su momento mi mamá me dijo que no, que sacara mi bachillerato y luego así poder escoger con mayor madurez lo que podía estudiar.

Terminé estudiando Geografía, una carrera hermosísima de la cual me gradué, obtuve mis reconocimientos, tuve buenos cargos en planificación, sin embargo, siempre hacía dibujos, manualidades y pinturas. Tras mi divorcio y una dura situación económica como lo fue el viernes negro, decidí ir por otro camino lejos de la administración pública. Me metí en los cursos libres de la Cristóbal Rojas a dibujar, lo cual me atrapó, me hizo sentir muy feliz y reencontrarme con el arte en mi vida. Luego mis cursos con Gilberto Ramírez, Edgard Sánchez y en el Centro de Enseñanzas Gráficas (CEGRA) donde hice grabado, litografía, serigrafía etcétera.

—¿Cómo fue tu formación académica o autodidacta?

—Mi formación académica esencialmente después de la Escuela de Geografía inicia en los cursos libres de la Cristóbal, luego con mis profesores en el CEGRA Alirio Palacios, Luis Adrián León, Carúpano, Nerio Moreno, Edgard Sánchez y Marianella Ramos. Después de los cursos libres de la Cristóbal Rojas vino el CEGRA y mi participación en los salones oficiales; soy aceptada varias veces en el Michelena, en el salón Aragua y en las bienales de dibujo y pintura.

Expongo en Santo Domingo y en salones oficiales dentro y fuera del país, me voy a vivir a Puerto Rico dos años estudiando dibujo, grabado, pintura e historia del arte. Me regreso a Venezuela y trabajo en mis investigaciones particulares, me vuelvo  responsable del taller de grabado de la Universidad  Simón Rodríguez, luego continué mis estudios en la Escuela de Artes de la UCV hasta séptimo semestre y simultáneamente en el postgrado de la Maestría en Arte de la Universidad Libertador, graduándome en el 2004. Seguí trabajando en la investigación no solo plástica sino también de autores de las técnicas.

—¿Cómo describes tu técnica plástica?

—En principio soy dibujante, es lo que más me apasiona, luego soy grabadora con experiencia de más de treinta años en técnicas como la litografía, xilografía y después de hacer la exposición del 2017 La piel de las sombras en el Museo Carlos Cruz Diez en donde casi  todo era en técnica gráfica, decido pintar. Es en esta etapa en donde me preocupo por el trabajo del color etcétera. Esta es una técnica que yo utilizo muy influenciada por las artes gráficas, porque el color es plano, no se acerca a lo realista y hay una ambivalencia abstracta y figurativa.

—¿De qué va Reinvención del espacio?

—Este trabajo se llama así, Reinvención del espacio, porque surge en pandemia- imaginando nuevas cosas, nuevos colores, inicialmente con sus elementos eminentemente sociológicos que me inspiraron por la transcendencia que es “el carrito” que denota un tiempo y espacio en el que la autora está desarrollando la obra, después de hacer el carrito más realista ya me dedico a otra fase de los elementos estéticos plásticos: el color, la línea y el punto.

—¿Cuál es la importancia del artista plástico para la ciudad?

—El artista es una referencia de la época en la que vive y el mensaje que da es percibido por un gran público, la masa. En ese sentido deberíamos ser cuidadosos cuando queremos a través de la obra elaborar un discurso. Yo considero que este trabajo a pesar de ser hecho en pandemia, época dura para la humanidad donde todos hemos perdido algo o alguien, es un tiempo histórico donde también hemos ganado cosas, en la tierra, en la preservación del ambiente, hemos tenido un poco más de conciencia, en reconocernos los unos a los otros, de hecho en pintura la obra no es triste, tiene unos colores hermosos, brillantes, buscar dar sensaciones de vitalidad, alegría y plenitud.

—¿Cuáles crees que son las limitaciones actuales en el desarrollo de las técnicas plásticas en el país?

—Dentro de las limitaciones considero fundamentales el precio tan elevado de los materiales de arte y la poca versatilidad de espacios que se dediquen a la comercialización de obras de arte.

—¿Qué se viene en tus próximos proyectos?

—Los proyectos siempre están allí, no se puede dejar de pensar en una nueva forma, un nuevo proyecto, de hecho, ya estamos desarrollando una exposición en los espacios culturales del hotel Altamira Suite en donde participaremos con 23 obras, 9 pinturas y 12 grabados, siempre investigando e imaginando nuevas formas de hacer.

ÉPALE 466